Hidratos de carbono, la gasolina del organismo

Escrito por Nutrición a las seis el miércoles, 10 de julio de 2013 | 6:00:00



¡Buenos días! Hoy vamos a hablar de un macronutriente muy importante y que se tiende a reducir considerablemente e incluso suprimir de la dieta cuando se quiere bajar de peso; hablamos de los hidratos de carbono, carbohidratos o glúcidos.
Químicamente se definen como un grupo de compuestos orgánicos formados por hidrógeno, oxígeno y carbono. Generalmente, los encontramos en el reino vegetal, no obstante, en el mundo animal existen ciertos alimentos que también contienen una cantidad significativa de este macronutriente (huevos y leche).
Como ya sabemos, los hidratos de carbono tienen como función principal dar energía y también almacenarla. No obstante, es un grupo importante de compuestos por lo que, en función del tipo de carbohidratos que tratemos, las funciones pueden variar, es decir, en el caso de la celulosa tiene una función estructural dentro de las células vegetales, formando parte de la pared celular.
¿Qué tipos de hidratos de carbono existen?
Principalmente encontramos dos grupos en función del número de azúcares de su composición.
  • Hidratos de carbono simples: en este grupo encontramos los monosacáridos compuestos por una única molécula de azúcar (glucosa, fructosa y galactosa), y los disacáridos (maltosa, sacarosa y lactosa) que consisten en la unión de varias moléculas de azúcar, por ejemplo, en el caso de la maltosa se forma por la unión de dos moléculas de glucosa.
  • Hidratos de carbono compuestos: formados por la unión de diversos monosacáridos o disacáridos. En este grupo encontramos los polisacáridos y los oligosacáridos.
Los hidratos de carbono compuestos, partiendo de polisacáridos y oligosacáridos, están subdivididos en varios tipos.
Entre los polisacáridos destacan el almidón y la celulosa, compuestos de reserva y estructurales respectivamente, ambos pertenecientes a las plantas, ya que el compuesto de reserva por excelencia en animales es el glucógeno, aunque éste se pierde al manipular y cocinar los alimentos, ya que es hidrosoluble.
  • El almidón está formado por amilosa y amilopectina, para su transformación en azúcares más simples el organismo recurre a la amilasa, una enzima que se encuentra en la saliva y el páncreas. Alimentos que destacan por su contenido en almidón son los tubérculos como la patata.
  • La celulosa está formada por moléculas de glucosa y, como hemos dicho antes, es el componente estructural por excelencia del reino vegetal, no es un compuesto que el ser humano pueda digerir pero es un tipo de fibra importante para mantener un buen tránsito intestinal.
  • Otros polisacáridos son las pectinas, la hemicelulosa y los mucílagos, estos últimos son un ejemplo de cómo los macronutrientes pueden colaborar entre sí para diversas funciones, en este caso tenemos una unión de carbohidratos con proteínas, con esto protegen las células de las plantas además de ser una sustancia que permite el almacenamiento de agua y sustancias de reserva.
Con respecto a los oligosacáridos, son hidratos de carbono complejos formados por la unión de entre tres y nueve monosacáridos. Entre los oligosacáridos destacan:
  • Rafinosa, es un trisacárido formado por la unión de glucosa, fructosa y galactosa, presente en ciertas legumbres, espárragos y coles; es la responsable de la aparición de flatulencias tras la ingesta de estos alimentos; esto se produce por la acción de la enzima α-galactosidasa producto derivado de la acción descomponedora de ciertas bacterias del intestino, dando como resultado la producción de gases.
  • Oligofructosa, como su propio nombre indica, deriva de la unión de varias moléculas de fructosa.
  • Estaquiosa, es un tetrasacárido formado por dos moléculas de galactosa, una de glucosa y otra de fructosa. Aparece en numerosos vegetales, sobre todo en las legumbres. También trae problemas de flatulencias ya que no se descompone completamente en el intestino.
  • Acarbosa, es otro tetrasacárido. Éste se extrae de la bacteria Actinoplanes utahensis. Es utilizado para el tratamiento de la diabetes, este componente inhibe las enzimas que descomponen los hidratos de carbono complejos en glucosa, especialmente la acción de la enzima alpha-glucosidasa. Tiene ciertos inconvenientes y es que puede interferir en el buen funcionamiento del hígado.
Otro tipo de hidratos de carbono, algo distintos de los descritos antes (simples y complejos) son los polialcoholes.
Los polialcoholes son el resultado de la hidrogenación de azúcares, un proceso industrial que da como resultado alcoholes de azúcares como el sorbitol, manitol, dulcitol, lactitol, xilitol e inositol. A pesar de obtenerse industrialmente en su mayoría, el sorbitol y el inositol son excepciones ya que sí se encuentran en diversos alimentos, sobre todo de origen vegetal.
¿Cómo digerimos los hidratos de carbono?
El objetivo final del metabolismo de los carbohidratos es la conversión de todos los hidratos de carbono en glucosa, de ahí el organismo obtiene la energía necesaria para realizar el resto de  las funciones.
Además de energía, los carbohidratos son necesarios para obtener glucógeno que se almacena en forma de reserva energética en el hígado y para obtener grasa que queda depositada debajo de la piel o como protectora de los órganos.
El proceso se inicia en la boca, en ese momento se produce la acción de la saliva sobre los mismos empezando el proceso de disgregación. De la boca el alimento pasa al estómago, donde actúan los ácidos estomacales continuando así  con el proceso de disgregación.
Posteriormente, llega al intestino donde los hidratos de carbono deberán ser transformados por la acción de enzimas en azúcares simples.
Las principales enzimas que intervienen en el proceso son:
  • Amilasa. Descompone el almidón, el glucógeno y la dextrina en maltosa.
  • Maltasa. Descompone la maltosa en glucosa.
  • Sacarasa. Transforma la sacarosa en glucosa y fructosa.
  • Lactasa. Descompone la lactosa en glucosa y galactosa.
La glucosa y la fructosa no son atacadas por enzimas y se absorben junto con la galactosa a través de los capilares del intestino, donde son conducidos al hígado para ser almacenados y transformados en glucógeno, hasta que el organismo necesita esa glucosa.
El incorrecto metabolismo de los hidratos de carbono puede ser responsable de algunas enfermedades metabólicas. Entre ellas, la obesidad, un metabolismo demasiado lento, junto con otros factores como el sedentarismo, una dieta inadecuada o el estrés, son las causas más comunes de este problema.
Los hidratos de carbono simples, a excepción de los que se encuentran en las frutas, suponen un riesgo para la salud consumidos en exceso, ya que no requieren de un proceso tan complicado de disgregación para ser absorbidos, por lo que entran directamente a la sangre. Esto provoca unos picos de glucosa en sangre importantes que obligan al cuerpo a actuar mediante la secreción de insulina. Estos picos mantenidos en el tiempo provocan un fallo en la producción de insulina con los problemas metabólicos que ello conlleva, una de las principales complicaciones es la diabetes.
Los hidratos de carbono complejos, por el contrario, se absorben más lentamente por lo que se controla mejor el nivel de glucosa en sangre evitando todos los problemas que he mencionado anteriormente.
Por último, es muy importante la función que los hidratos de carbono tienen en el cerebro.  Para poder desarrollar sus funciones, el cerebro necesita energía y su única fuente energética es la glucosa, sin ella podríamos desarrollar trastornos y afecciones cerebrales importantes.
Con esto me despido hasta el próximo post :)
Realizado por Tamara Valencia Dueñas

COMPARTIR

2 comentarios :

  1. Muy bien....dame glucosa que quiero pensar...

    ;-))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Patricia,

      Razón por la cual con las dietas cetogénicas podemos llegar a afectar al cerebro, ya que sólo se "alimenta" de glucosa.

      Un saludo ;)

      El Equipo de Nutrición a las 6.

      Eliminar