Inicio » , , , , , , » Nutrición para peques - El verano, los niños y la fruta

Nutrición para peques - El verano, los niños y la fruta

Escrito por Nutrición a las seis el miércoles, 3 de julio de 2013 | 6:00:00


¡Buenos días! Hoy en nuestro “Nutrición para peques” quería hablar del verano y los niños.
Ha llegado el verano y que mejor momento que este para conocer nuevos sabores y variedades de frutas. Desde el inicio de la primavera hemos ido observando un aumento del color y la variedad de alimentos en el mercado, y es que estamos en plena temporada de un montón de frutas. Por esto, aprovechemos y pasemos un rato divertido con nuestros hijos descubriendo nuevos sabores.
Existen multitud de formas de comer frutas, desde una macedonia hasta compotas pasando por unas divertidas brochetas.
El verano es una época de calor, en la que nos apetecen cosas cuanto más frías mejor para intentar pasar lo mejor posible ese calor por lo tanto qué opciones tenemos… fruta y calor lo mejor… ¡un helado! También son buenas opciones zumos fresquitos o granizados.
Lo importante es mantener una adecuada hidratación, los niños son muy susceptibles en esta época del año a sufrir deshidrataciones ya que poseen un porcentaje de agua corporal mayor que un adulto. A lo largo de la vida las personas vamos perdiendo ese porcentaje de agua corporal tan alto (pudiendo descender hasta un 50% en la edad adulta), de ahí que en verano tanto los niños por su gran cantidad de agua como los ancianos por su porcentaje considerablemente más bajo, son grupos que tienen riesgo a sufrir deshidrataciones.
Por lo general los niños no suelen estarse quietos ni cinco minutos y menos en verano con el buen tiempo y con tanta variedad de actividades a su disposición; cualquier excusa es buena, la piscina, el parque, los amigos, ir a campamentos… con tanta diversión no son capaces de decidir cuándo es el momento de beber, a esto se le añade el calor, que hace que nos deshidratemos más rápidamente.
La piscina complica un poco más el asunto, y es que en el agua se pasan una cantidad de tiempo considerable, no existe sensación de sudar y aún menos de tener sed.
Una buena hidratación asegura un buen rendimiento en cualquier actividad que realicen gracias a que el agua asegura una correcta lubricación de articulaciones, tendones y, por supuesto, de mucosas. Actúa como termorregulador ayudando a controlar la sensación de calor.
¿Cómo detectamos una posible deshidratación?
Generalmente la diarrea y los vómitos son signos claros de una posible deshidratación sobre todo en los más pequeños, otras señales son la ausencia de lágrimas en el llanto, boca seca igual que la piel parece agrietada, se produce una disminución de la orina.
Por esto, ahí deben estar padres y cuidadores para asegurarse de mantener a los niños bien hidratados, el problema está en que no siempre aceptan el agua como bebida, suele ser su último recurso y ahí es donde debemos intentar combinar con otras opciones, antes he citado los helados pero también disponemos de una gran variedad de frutas acuosas que aunque no permiten una hidratación como la del agua, lo cierto es que se aproxima bastante. Entre los protagonistas en esta época encontramos a la sandía o al melón, son las estrellas del verano y prácticamente un 90% de su composición es agua.
También encontramos polos y granizados, ambos poseen una base de agua a la que añadimos el zumo o puré de frutas, siempre preferir hacerlos en casa para evitar los refrescos (con o sin gas) que contienen una gran cantidad de aditivos y propiedades nutritivas más bien escasas.
Por lo tanto, sin desplazar el agua, que es fundamental, exploremos todas las opciones que el verano y las frutas del mismo nos traen, zumos, helados, granizados… ¿Qué mejor forma de acabar una barbacoa que con una brocheta de frutas? Una brocheta llena de antioxidantes que ayudaran a minimizar los daños que pueden causar ciertos componentes que se forman en estas barbacoas, pero eso…es otra historia que os contaremos en otra ocasión.
Y con esto me despido, nos vemos en el siguiente post. :)
Realizado por Tamara Valencia Dueñas

COMPARTIR

2 comentarios :

  1. Los niños no siempre les gustan frutas, el hecho de realizar licuados permite a los niños de tener las vitaminas y sabores de las frutas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es otra opción muy buena que se puede hacer de cara al verano :)

      ¡¡Un saludo!!

      Eliminar