Inicio » , , » Vitamina D, la vitamina del sol

Vitamina D, la vitamina del sol

Escrito por Nutrición a las seis el miércoles, 6 de marzo de 2013 | 6:00:00


¡Buenos días! Siguiendo el hilo de posts anteriores sobre el calcio, hoy quería hablaros sobre una vitamina muy importante en el metabolismo de este mineral, la vitamina D.
La vitamina D, más concretamente su conversión en hormona D3, es junto con la parathormona y calcitonina, responasble de la regulación de los niveles de calcio
Existen dos tipos de vitamina D, la vitamina D2 y D3:
  • La vitamina D2, la obtenemos de la alimentación, generalmente alimentos de origen animal.
  • La vitamina D3, se obtiene de la síntesis en la piel gracias a la influencia de la radiación solar.
La vitamina D3 es la más importante de las dos ya que supone la mayor parte del aporte vitamínico necesario para el organismo. Ésta se sintetiza en la dermis por la radiación solar y gracias a la ayuda del colesterol (aquí tenemos una nueva propiedad del colesterol que prueba que no todo lo relacionado con este es malo) se almacena en el tejido adiposo y en el hígado donde permanece hasta que es necesario.
Como ya hemos dicho, la vitamina D ayuda en el metabolismo del calcio, es decir, ayuda en el fortalecimiento de los huesos fijando el calcio procedente de los alimentos en los huesos, impidiendo así que éste se acumule en músculos y nervios. Pero esta vitamina no sólo se encarga de participar en el metabolismo del calcio, además, a nivel intestinal, se encarga también de la absorción de fósforo, ayuda en la producción de hormonas, en el mantenimiento del buen estado de venas y arterias y del sistema nervioso, adecuada actividad muscular y cardíaca y para eliminar plomo del organismo.
Otras propiedades de importancia son el papel que tiene en la prevención del cáncer, especialmente de pecho y próstata, e incluso en personas enfermas la suplementación con esta vitamina les ayuda en su mejoría; fortalece el sistema inmunitario participando en la prevención de enfermedades de origen infeccioso; y por supuesto ayuda en el mantenimiento del buen estado de la piel.
Con respecto a las fuentes alimentarias destacan los pescados, especialmente los pescados azules o sus aceites (salmón, atún, arenques, caballa, etc.), otros pescados como el lenguado o productos derivados del pescado como el caviar, mariscos como las almejas o las ostras, y por supuesto el aceite de hígado de bacalao es el alimento con mayor contenido en vitamina D. Otros alimentos con vitamina D en su composición serían los huevos de gallina ya que otros tipos de huevos no la contienen (huevo de pata, ganso…).
El caso de la leche y sus derivados, cabe destacar que la leche de cabra y humana son las únicas con contenido en esta vitamina mientras que los quesos frescos carecen de ella; sin embargo, los quesos grasos (parmesanos, camembert...) si que poseen esta vitamina y por supuesto, otras leches vitaminadas (ya que se le añade). Los alimentos de origen vegetal carecen de esta vitamina.
Ya conocemos un poco más sobre la vitamina D pero, ¿qué pasa cuando se presentan carencias de la misma?
Al existir carencias de esta vitamina puede ocurrir que se desarrollen enfermedades tipo raquitismo, en el caso de los niños, y osteoporosis en el caso de los adultos. La osteoporosis consistente en una descalcificación de los huesos y como consecuencia estos se vuelven frágiles y se originan fracturas. Este problema de descalcificación también puede producir una pérdida de la capacidad auditiva debido a la erosión de los huesos del oído.
A este problema podría asociarse también problemas de tipo articular debido a que no hay elementos que intervengan en el correcto depósito de calcio y, por lo tanto, este tienda a acumularse en las articulaciones produciendo, sobre todo, inflamación.
En el caso de los dientes, estos se ven influenciados tanto por la descalcificación como por las infecciones bacterianas causantes de caries o llagas, e incluso puede derivar en su caída.
Pueden producirse problemas de falta de visión, problemas nerviosos (tipo irritabilidad, depresión, pesimismo, etc.) e incluso miopatías o problemas musculares del tipo debilidad muscular, dolores, dificultad de movimientos, etc.
Todos estos problemas derivados del déficit de vitamina D tienen como causas principales:
  • La síntesis insuficiente de esta por falta de exposición solar.
  • En edades avanzadas existe un déficit de síntesis por el confinamiento en las casas y centros geriátricos, que por problemas de movilidad o enfermedades varias cada vez cuesta más salir a la calle.
  • Enfermedades de tipo hepático o gastrointestinal, derivan en un aporte insuficiente de esta.
  • Aumento de los requerimientos nutricionales (embarazadas, lactantes, etc.)
  • Aumento de las pérdidas por problemas de riñón.
La suplementación en estos casos estaría aconsejada. Estos suplementos pueden ir en ampollas con calcifediol recetadas por un facultativo, en otros casos suelen ir combinados con otras vitaminas y minerales como por ejemplo el calcio. Aún así existe el riesgo de toxicidad por exceso de vitamina; una exposición prolongada a dosis altas de esta vitamina puede ocasionar problemas gastrointestinales, dolores de cabeza, cansancio, falta de apetito, descalcificaciones óseas y acumulación de calcio en el tejido muscular.
En el caso de exposición solar, no podría haber dicha toxicidad ya que el organismo es capaz de sintetizar las cantidades que necesita y, cuando alcanza unos niveles adecuados, deja de sintetizarla.
Por lo tanto, la mejor recomendación para el adecuado aporte de esta vitamina es tomar el sol, con 15 minutos es más que suficiente, siempre y cuando las condiciones ambientales lo permitan y siempre por la mañana antes de mediodía, entre las 8 y las 12 en el verano o por la tarde hacia las 7 cuando el riesgo de quemaduras y problemas de piel es menor. En algunas enfermedades la exposición solar está desaconsejada para obtener la vitamina D; por lo que se usan suplementos, pero éstos siempre pautados y vigilados por un médico.
Con esto me despido, nos vemos en el siguiente post.
Realizado por Tamara Valencia Dueñas

COMPARTIR

2 comentarios :

  1. Nunca se en que alimentos hay la vitamina d, y mi dieta la necesito,gracias por la información.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!

      Gracias, nos alegra ser de ayuda :D

      Un saludo.

      Eliminar