Inicio » , , , » El ácido úrico, un elemento oculto

El ácido úrico, un elemento oculto

Escrito por Nutrición a las seis el miércoles, 12 de junio de 2013 | 6:00:00



¡Buenos días! Hoy, siguiendo el hilo del post del lunes, hablaremos de un elemento que si se acumula en nuestro organismo da lugar a la gota, hablo del ácido úrico.
El ácido úrico es un elemento procedente de la degradación del ADN y ARN celular que constantemente tiene lugar en el organismo. El ADN y ARN están compuestos por nucleótidos que tras una serie de reacciones en última instancia da como producto final purinas, las cuales tras metabolizarse producen ácido úrico.
Gracias al riñón, el órgano encargado de su eliminación, mantenemos unos niveles adecuados evitando que se acumule.
Una de las principales razones por las que se produce una acumulación excesiva de ácido úrico en nuestro organismo es por una alimentación demasiado rica en purinas, sustancias presentes en las nucleoproteínas de ciertos alimentos generalmente de origen animal, aunque las proteínas de origen vegetal, a pesar de ser en menor medida, no están exentas de estas sustancias y por supuesto no todas las purinas se transforman en ácido úrico.
Otros factores de riesgo de acumulación de ácido úrico son las purinas de origen endógeno. Sí, nosotros también producimos purinas, sobretodo en períodos de ayuno en los que no se ingieren alimentos, el cuerpo recurre a las proteínas como fuente de energía y por tanto con la consecuente producción de purinas aumentando así su concentración en sangre.
Existe una tercera vía en la que las responsables no son las proteínas sino el azúcar que se compone de sacarosa que nuestro cuerpo desglosa en glucosa y fructosa, en este proceso el cuerpo genera ribosa 5-fosfato elemento también presente en el metabolismo de las purinas, por lo que puede dar lugar a la formación de ácido úrico.
¿Qué ocurre cuando se acumula ácido úrico en el organismo?
Lo primero nos encontramos con una hiperuricemia, que puede detectarse fácilmente en un análisis observando la concentración de ácido úrico, hablamos de hiperuricemia cuando los valores superan los 7mg/dl en mujeres y 7,5 mg/dl en hombres.
Un exceso de ácido úrico en sangre además tiene como consecuencia una variación importante en el pH de la sangre, pasando de un pH neutro a un pH más ácido produciendo así daño en los tejidos y otros problemas asociados. Entre ellos tenemos la famosa “gota” de la que ya hemos hablado.
Existen una serie de enfermedades relacionadas o asociadas a este problema, generalmente de tipo circulatorio:
  • Enfermedades cardiovasculares como la hipertensión, problemas con taquicardias, etc.
  • Dislipemias, ya que por lo general alimentos ricos en purinas también contienen importantes niveles de colesterol. También alimentos ricos en azúcares influyen en la aparición de dislipemias así como en la formación de ácido úrico como hemos dicho anteriormente.
  • Enfermedades relacionadas con la resistencia a la insulina que deriva en diabetes mellitus, esta resistencia a la insulina deriva en un aumento de reabsorción de uratos aumentando su concentración en sangre, además también se ve influenciada por el aumento de la concentración de glucosa en sangre.
  • Enfermedades renales por acúmulo de ácido úrico, dando lugar a piedras en el riñón y como consecuencia, insuficiencia renal aguda o crónica. Es importante un adecuado aporte hídrico para asegurar el correcto funcionamiento de los riñones, sino la eliminación de sustancias tóxicas y de desecho no se realizaría correctamente dando lugar, como he dicho antes, a fallos renales agudos y/o crónicos. El fallo renal también puede ser secundario a la ingesta de ciertos fármacos como diuréticos, antirretrovirales, laxantes, etc. Todos estos problemas y fallos en las funciones de los riñones pueden ser causantes de la concentración excesiva de ácido úrico.
  • Existen otras enfermedades como el hipertiroidismo o intoxicaciones por metales como el plomo.
En dietas de adelgazamiento en los que el aporte de hidratos de carbono es escaso, e incluso nulo, y especialmente en casos de sobrepeso y obesidad junto con un exceso de ácido úrico en sangre hay que tener especial cuidado en normalizar los niveles de ácido úrico en sangre, ya que como he mencionado el ácido úrico tiende a acidificar la sangre y en estas dietas de adelgazamiento suele aparecer un fenómeno del que ya hemos hablado, la cetosis, la presencia de cuerpos cetónicos en sangre también tienen la capacidad de acidificar la sangre agravando el problema. Por lo tanto, tras equilibrar los niveles de ácido úrico se debería planificar y cuadrar la dieta teniendo en cuenta dos objetivos: bajar de peso y basificar el pH de la sangre.
Los síntomas de un exceso de concentración de ácido úrico suelen ser escasos, fiebre con sudoración y escalofríos, taquicardias y artritis gotosa en casos extremos. No obstante, por lo general es un problema asintomático.
Con esto me despido. Nos vemos en el próximo post. :)
Realizado por Tamara Valencia Dueñas

COMPARTIR

2 comentarios :

  1. lo as esplicado diferente a la mayoria de las paginas que hablan sobre el acido urico (gota). FELICIADES!!
    me agustado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola,

      ¡¡Muchas gracias!! Esa es la intención y la línea editorial de Nutrición a las 6, explicar de la forma más sencilla posible cualquier tema relacionado con la alimentación, nutrición y dietética.

      Un saludo :)

      Eliminar