Inicio » , , , , , » Nutrición en las diferentes etapas de la vida VII - La mujer embarazada I

Nutrición en las diferentes etapas de la vida VII - La mujer embarazada I

Escrito por Nutrición a las seis el lunes, 17 de junio de 2013 | 6:00:00


Hola a todos. Empezamos la semana con nuestra sección de etapas de la vida. Después de hablar de los adolescentes, es hora de pasar al siguiente nivel y hablar de la mujer embarazada. ¿Comenzamos?
¿Qué es el embarazo?
El embarazo es el período que comprende desde la fecundación de un óvulo hasta el parto, siendo su duración de aproximadamente 266 días. Después de la concepción, el organismo de la madre pone en marcha una serie de procesos de adaptación para proporcionar al feto un entorno adecuado que asegure su crecimiento y desarrollo. Entre estos procesos de adaptación cabe destacar la síntesis de muchos tejidos nuevos, como un aumento de tamaño de las glándulas mamarias, el engrosamiento del tejido uterino, el aumento del tejido adiposo, etc.
Adaptaciones fisiológicas del embarazo
Para poder asumir las necesidades nutritivas, el organismo de la futura mamá desarrolla un mecanismo compensador, en el que hay cambios:
  • Digestivos. Se produce una digestión más lenta debido a que hay una disminución del peristaltismo intestinal para que los alimentos estén más tiempo en el tracto digestivo y así asegurar la mayor absorción de los nutrientes (como por ejemplo el hierro). Por otra parte, hay un aumento de la absorción de agua en el colon que, junto con la menor motilidad intestinal, pueden ser los causantes del estreñimiento de muchas gestantes.
  • Cardiovasculares. Hay un aumento del gasto cardíaco sobre todo a partir del segundo trimestre y medida que pasan los meses, existiendo un pico máximo en la vigésimo octava semana. Este hecho se debe, principalmente, a la adaptación a la existencia de un nuevo lecho vascular que es la placenta. A pesar del aumento cardíaco, hay una disminución de la presión arterial que se debe a la menor resistencia periférica tanto por el desarrollo de la placenta como por la acción relajante sobre el músculo liso vascular de la progesterona.
  • Renales. Hay una modificación en la motilidad urinaria que se traduce en un aumento del filtrado glomerular en el riñón. También aumentan la progesterona y renina, que producen retención de iones y de agua generando un aumento del volumen extracelular.
  • Respiratorios. Se produce un aumento progresivo del consumo de oxígeno, aumentándose en un 40% el volumen minuto ventilatorio.
  • Endocrinos. Son muchos los cambios endocrinos que tienen lugar durante el embarazo y no quiero entretenerme en ellos; sin embargo, destacaré que todos ellos hacen posible una serie de adaptaciones destinadas a asegurar el éxito de la gestación, preservando la integridad materna. Las hormonas propias del embarazo, como la progesterona, favorecen el depósito adiposo y preparan las mamas para una futura lactancia, además de al propio organismo para el momento del parto.
  • Metabólicos. Al inicio del embarazo se reduce el metabolismo basal, aunque con el transcurso de los meses va aumentando debido al anabolismo. Así, al principio se produce una reserva de grasa (momento característico de los dos primeros trimestres que es anabólico), que la mujer utilizará cuando la demanda del feto aumente según avanza el embarazo, normalmente en el tercer trimestre cuando tiene lugar el catabolismo de ese tejido adiposo. Estas adaptaciones metabólicas se ven favorecidas por el hiperinsulinismo y a la aumentada sensibilidad a la insulina que tiene lugar durante la primera fase del embarazo. El aumento del nivel de insulina favorece la síntesis de glucógeno, grasa y proteína. Esta síntesis es esencial para la segunda fase gestacional, en la que el feto va a demandar grandes cantidades de glucosa, ácidos grasos y aminoácidos. Así, tiene lugar una resistencia a la insulina que va a favorecer que estos tres nutrientes vayan al feto.
Evolución ponderal en la gestación
En una gestación normal, durante las 40 semanas se aumenta el peso aproximadamente 12 kg., en cambio, si durante la gestación hay carencias sólo se aumentará de peso 6kg. Sin embargo, la ganancia de peso va a depender del peso previo de la madre. Las mujeres más delgadas deberán ganar más peso y las obesas menos. Del mismo modo, mujeres con una talla más baja deberían ganar menos peso (mantenerse en el peso inferior del rango). En general, la mujer gestante debería mantenerse en el rango de pesos normales, puesto que por encima o por debajo de esa normalidad aumentan las complicaciones.
IMC
Ganancia de peso total (kg)
Ganancia primer trimestre (kg)
Ganancia segundo y tercer trimestre (kg)
Infrapeso
12.5-18
2.3
0.49
Peso normal
11.5-16
1.6
0.44
Sobrepeso
7-11.5
0.9
0.3
Obesidad
6

El aumento de peso se distribuye de la siguiente manera: menos de la mitad del aumento total corresponde al feto, la placenta y el líquido amniótico; el resto forma parte de los tejidos reproductores de la madre, líquido, sangre y grasa corporal.
Una ganancia de peso inferior a 1 kg al mes, requiere una evaluación de las causas y un tratamiento nutricional, intentando aumentar la ingesta calórica.
Problemas clínicos durante el embarazo
  • Náuseas y vómitos
Tienen lugar en los primeros meses del embarazo y especialmente durante la mañana. Se deben a los cambios fisiológicos y hormonales, aunque no hoy estudios suficientemente concluyentes a este respecto.
Debido a que los síntomas suelen desaparecer al mediodía, puede ser aconsejable concentrar la ingesta a partir de ese momento. Aunque cada persona es un mundo, y también puede darse el caso que se sientan náuseas y vómitos por la mañana, pero al tomar una pequeña ingestión antes de levantarse se pasan. En general, para minimizar los síntomas suele aconsejarse evitar comidas copiosas, grasas y muy condimentadas, escogiendo realizar comidas frecuentes, eligiendo hidratos de carbono complejos y asegurando una buena hidratación.
Es posible que estos síntomas duren durante todo el embarazo, incluso hay casos severos en los que aparecen deshidrataciones importantes y, por tanto, desequilibrios electrolíticos que hacen necesario la hospitalización de la madre.
  • Acidez o pirosis
Ocurren con mayor frecuencia al inicio y al final del embarazo, como consecuencia de un reflejo gastroesofágico por la presión que ejerce el útero en el abdomen.
Para evitar o al menos minimizar los síntomas se recomienda como en el caso anterior, comidas frecuentes y pequeñas, evitando los condimentos picantes y algunas especia, así como grasas y bebidas con gas. En este caso, es favorable adoptar medidas posturales que eviten esa presión en el abdomen como puede ser elevar el cabecero de la cama.
  • Estreñimiento y hemorroides
Como ya he comentado previamente, puede deberse al enlentecimiento de la motilidad intestinal y al aumento de la absorción de agua en el colon.
Para intentar evitarlo es aconsejable realizar ejercicio físico moderado, estar bien hidratadas y elegir alimentos que aumenten la motilidad como frutas, verduras, cereales integrales y fibra.
  • Edemas y calambres en las piernas

Sobre todo tiene lugar en el segundo y tercer trimestre, debido a cambios en la circulación venosa y a la presión en los músculos, nervios y vasos sanguíneos.

  • Diabetes mellitus (gestacional)

Se debe a las adaptaciones metabólicas, que ya he mencionado antes, al aumento de la glucosa e insulina durante las últimas 20 semanas.

  • Hipertensión inducida por el embarazo (eclampsia)
Es frecuente en embarazadas jóvenes, primerizas, que esperan gemelos o que tengan un historial previo de hipertensión o diabetes.

La preeclampsia se caracteriza por una elevada presión sanguínea, un edema generalizado y albuminuria (proteínas en orina). La eclampsia es la forma severa de la enfermedad en la que tienen lugar convulsiones que incluso pueden conducir al coma.
Por hoy me despido. Ya adelanto que el próximo mes me centraré en la alimentación en sí de la mujer embarazada, de las necesidades calóricas y de distintos nutrientes así como de la necesidad de seguir haciendo ejercicio físico, aunque menos intenso.
¡Un saludo!
Realizado por Cristina Vallespín Escalada







COMPARTIR

0 comentarios :

Publicar un comentario