Calcio y articulaciones

Escrito por Nutrición a las seis el lunes, 4 de febrero de 2013 | 6:00:00

El calcio es el mineral más abundante del organismo, supone alrededor del 3% del peso corporal y un 99% del mismo se encuentra almacenado en los huesos.
Forma parte de muchas de las funciones que nuestro organismo realiza, interviene en los procesos de entrada de nutrientes en las células, es el responsable de la situación de reposo celular así como de la activación de las mismas, etc. Su función más conocida es la denominada estructural, el calcio se almacena formando el tejido óseo tan importante para mantenernos y permitir los movimientos.
Este mineral se suele ingerir en forma de complejos que luego en el proceso de absorción mediante una serie de enzimas generalmente se ioniza, quedando en forma soluble. Existen complejos de menor tamaño como el oxalato cálcico o el carbonato cálcico que no necesitan ser procesados y se absorben directamente. Su absorción se ve favorecida por la vitamina D, sintetizada a partir de la luz solar mediante los receptores situados en la piel (se recomienda la exposición diaria al sol durante al menos media hora para mantener unos buenos niveles de dicha vitamina) y el ácido clorhídrico presente en el estómago.
Existen ciertos componentes, presentes en los alimentos, como el ácido oxálico, que dificultan su absorción y otros que la impiden al ir asociado el calcio a estos (oxalatos y fitatos presentes en alimentos de origen vegetal como las espinacas). También ciertos diuréticos y antiácidos impiden su absorción.
Entre sus beneficios encontramos que es un buen modulador del sistema nervioso, interviene en la transmisión de los impulsos nerviosos; ayuda a controlar la tensión arterial, mantiene el buen estado de nuestros huesos y dientes y, existen estudios, que avalan su papel en la prevención de cáncer.
Por otro lado carencias en este mineral pueden causar insomnio, calambres musculares, uñas quebradizas, arritmias… y déficits más severos pueden dar lugar a raquitismo en niños y osteoporosis en adultos.
Ya sabemos qué es el calcio pero… ¿Qué tiene que ver este mineral con las enfermedades articulares?
Un exceso de calcio en el organismo hace que este se acumule en zonas muy variables, lo más común es su acumulación en los riñones puesto que son órganos encargados de filtrar y mantener el organismo a punto, libre de tóxicos, de ahí que el exceso de calcio se pueda acumular en esa zona. 
Las articulaciones son también puntos muy comunes en los que se puede acumular este mineral dando lugar a calcificaciones que causan estos procesos de inflamación y cursan con dolores muy agudos.
Hay que tener cuidado con los suplementos de calcio, el calcio de dichos suplementos no siempre se absorbe y se almacena en la zona para la que se pretendía al recetar el complemento; es un mineral que puede acumularse con facilidad y en estos casos el principal afectado puede ser el sistema cardiovascular, se va depositando en las venas y arterias siendo así un riesgo, puede dar lugar a formación de trombos e infartos. El año pasado salió una noticia acerca de un estudio relacionado con el calcio y el riesgo de infarto.
Como conclusión, decir que el calcio siempre mejor ser consumido desde una dieta normal y equilibrada puesto que irá asociado a elementos que nos van a ayudar a su correcta absorción y almacenamiento.
Con esto me despido, nos vemos en el próximo post. :)
Realizado por Tamara Valencia Dueñas

COMPARTIR

0 comentarios :

Publicar un comentario