Inicio » , , , » Nutrición en las diferentes etapas de la vida III – Niño preescolar

Nutrición en las diferentes etapas de la vida III – Niño preescolar

Escrito por Nutrición a las seis el lunes, 25 de febrero de 2013 | 6:00:00


¡Buenos días! ¿Qué tal el fin de semana? Nosotros empezamos la semana con nuestra sección mensual de “Nutrición en las diferentes etapas de la vida” y seguimos con los niños. Hoy voy a hablar del niño preescolar de edades comprendidas entre 1 añito y 3. 
Esta edad infantil es el momento más importante para inculcar a nuestros hijos unos buenos hábitos de vida que les acompañarán durante el resto de su vida y es lo que enseñarán, a su vez, a sus hijos.
Una vez pasado el primer año, en el cual se introducen un montón de alimentos en la dieta del pequeño, comienza una nueva etapa en la que se van introduciendo poco a poco aquellos alimentos con una textura un poco más dura que le obligue a aprender a masticar bien y, por tanto, a comer alimentos troceados. Aunque esto depende en gran medida en el carácter del niño y en su capacidad de aprendizaje, alrededor de los 18-24 meses ya debería ser capaz de tomar esos alimentos troceados, como pueden ser galletas, queso, jamón de york, etc.
El niño entre los 4 y los 18 meses se adapta a comer desde sólo la leche materna a una comida similar a la del adulto aunque de menor tamaño. Por tanto, es un período en el que más cambios alimenticios se realizarán con respecto al resto de su vida.
Esta época es una época bastante difícil puesto que los niños sufren de un cambio negativo en el apetito y en el interés por los alimentos. Es común que haya un rechazo hacia los nuevos alimentos debido a una actitud de temor frente a lo desconocido. No hay que preocuparse, al niño no le pasa nada y no tiene ninguna alteración, es un proceso normal del proceso madurativo. Son capaces de reconocer, diferenciar y elegir entre los distintos alimentos según la comida del día tal y como hacemos los adultos. Esto se debe al proceso de observación e imitación, el niño tiende a comer lo que ve comer a los adultos que le rodean y a sus propios compañeros. Por eso es importante que se acostumbre a realizar las comidas en familia o con otros niños, en el caso de que coman en la guardería, en un buen ambiente y relajado evitando distracciones como la televisión, la radio o tebeos. Hay que dedicarle el tiempo necesario a cada comida para que el niño aprenda a comer disfrutando. Los alimentos no deben percibirse como un premio o un castigo.
No se deben aplicar normas nutricionales rígidas ni obligar al niño a comer un alimento si no quiere ni se le debe reñir; lo que se debe hacer es ofrecer otras alternativas (incluyendo el alimento en cuestión) y estimularle a probar nuevos alimentos con diferentes sabores, textura y colores para que él elija. A base de ofrecerle el alimento que en un principio rechaza, al final acabará probándolo y aceptándolo (más aún si ve que el resto de personas que lo rodean lo ingiere). Es muy importante no premiar o recompensar a los niños con alimentos ya que habría un riesgo de sobrealimentación y de elección de alimentos con menor valor nutricional, como bollería, azúcares, etc. En este punto, destacar que los niños presentan una gran variabilidad en la ingesta calórica de una comida a otra, de forma que un importante ingreso energético en una comida va a ser compensado por un bajo ingreso energético en la siguiente, siendo finalmente la ingesta energética total diaria normal.
A pesar de esto, se deben tener unos horarios y una distribución dietética evitando ingestas entre horas, además, debemos evitar las “comidas eternas” en las que el niño está delante del plato durante horas sin apenas probarlo. Hay que ser paciente pero no por esto poner a prueba la paciencia de los padres que acaba generando un ambiente negativo y muy tenso. Las calorías totales diarias se deben repartir: 20% en el desayuno, 10% en la media mañana, 30% en la comida, 15% en la merienda y 25% en la cena; es decir, deben realizar 5 comidas diarias con cuidado en la hora de la merienda. Ésta no debe ser a una hora tardía ni debe ser muy abundante puesto que en modo contrario el niño a la hora de la cena no querría tomar nada y a media noche se moriría de hambre.
Recordar la importancia de un desayuno completo y equilibrado.
A los tres años, la madurez de la mayoría de órganos y sistemas es similar al adulto. Por otra parte, al contrario que en la etapa anterior, los niños en edad preescolar tienen unas necesidades calóricas menores por una desaceleración en el crecimiento (crecen aproximadamente 12 cm en el segundo año, 8-9 cm en el tercer y 5-7 a partir de esta edad), pero hay un aumento en las necesidades proteicas ya que hay un gran crecimiento de músculos y otros tejidos. De este modo, se puede decir que necesitan unas 1.300 Kcal/día (dependiendo, por supuesto, de la actividad física del niño), y necesitan un aporte de proteínas de alto valor biológico combinando las proteínas de carnes, pescados, huevos y lácteos.
Y ya para despedirme, quiero recalcar que cada niño es diferente y tiene sus propios gustos, los cuales hay que tener en muchísima consideración y ser respetados. Se come para desarrollarse y crecer, y esto lo puede conseguir cada niño con un modo diferente de comer.
Saludos a todos :)
Realizado por Cristina Vallespín Escalada

COMPARTIR

2 comentarios :

  1. Hola tu blog está excelente, me encantaría enlazarte en mis sitios webs de Salud y Belleza. Por mi parte te pediría un enlace hacia mis web y asi beneficiar ambas con mas visitas.

    me respondes a munekitacat@gmail.com
    besoss
    Emilia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Hola Emilia!!

      Nos alegra que te guste nuestro blog, no tenemos ningún problema para que nos enlaces en tu lista. Pero no hemos podido encontrar tu blog.

      Nos lo puedes remitir a nuestra dirección de correo electrónico que está en el apartado de contacta con nosotros.

      Un saludo muy grande.

      El equipo de Nutrición a las 6.

      Eliminar