Inicio » , , , » El agua - H2O, la importancia de una buena hidratación

El agua - H2O, la importancia de una buena hidratación

Escrito por Nutrición a las seis el lunes, 26 de noviembre de 2012 | 6:00:00


Hola a todos. Un lunes más aquí estamos, hoy toca hablar de algo que nos es muy esencial y nos rodea por todos sitios.
¿Qué es el agua?
El agua es principalmente un líquido incoloro e inodoro. Es imprescindible para la vida, tanto humana, como animal y vegetal y, para los humanos, deberíamos empezar a tomarla como un nutriente más (como pueden ser las vitaminas, minerales, proteínas, grasas y carbohidratos) debido a esa necesidad que tenemos de ella, NO podemos vivir sin ella. Se sabe que podemos resistir hasta 50 días sin comer pero sin beber no sobreviviríamos más de una semana.
Supongo que os estaréis preguntando, ¿a qué se debe esto?
Esto se debe a que nuestro organismo está compuesto principalmente de agua, constituyendo del 50 al 70% del peso corporal, según la etapa de la vida ya que en bebés puede llegar a ser de 80% y va disminuyendo a lo largo de la vida. Está distribuida ampliamente por todo el organismo, repartida principalmente en 3 compartimentos: plasma (7,5% del agua corporal), agua intersticial (37,5%) y agua intracelular (55%).
Además de esta razón, hay otra igual de importante: el agua es el medio en el que se transportan los nutrientes, oxígeno y hormonas, en el que ocurren reacciones metabólicas y donde se hace la transferencia de energía. Más detalladamente, realiza estas funciones:
  • En ella se disuelven los líquidos corporales, sangre, linfa, orina...
  • Es el medio en el que se realiza la digestión de los alimentos.
  • Transporta los nutrientes degradados al interior de las células para que éstas los utilicen y, también, participa en las reacciones metabólicas dentro de las células.
  • Cuando las células han utilizado los nutrientes, los productos de desecho que se liberan son transportados gracias al agua hacia los riñones y pulmones para ser eliminados.
  • Es la encargada de mantener nuestra temperatura corporal estable entre los 36 y 37oC a través de la sudoración.
  • También se encarga de mantener constante la presión osmótica en el cuerpo, es decir, el correcto equilibrio entre el agua y electrolitos como el sodio, potasio, cloro, etc.
  • Por último tiene un efecto amotiguador-protector de ciertas estructuras y órganos como la médula o el cerebro, y se encarga de la lubricación de articulaciones y otros tejidos.
Después de daros a conocer las múltiples funciones del agua en nuestro cuerpo y su importancia repasaremos qué cantidad de agua hay que tomar diariamente para no deshidratarnos.
Para eso se debe establecer el equilibrio entre la ingesta y la pérdida diaria, siempre en condiciones normales. Cabe destacar que no sólo ingerimos agua cuando bebemos, sino que los propios alimentos y otras bebidas nos la aportan y también la oxidación de ciertos nutrientes. Alimentos muy ricos en agua son la leche, frutas y verduras, helados, batidos, refrescos, infusiones, sopas… Sin embargo, no todos estos alimentos nos hidratan igual; los helados, batidos o refrescos suelen contener mucho azúcar en su composición, por lo que no deberían ser el primer recurso para mantenernos hidratados. 
Y ¿cómo la perdemos? Pues mediante la sudoración para mantener la temperatura corporal y también por la orina, las heces y mediante la respiración eliminando sustancias tóxicas para el organismo.
Como todos estos valores de ingesta y pérdida es un poco complicado determinarlos exactamente, lo que se hace es estimar un valor de agua determinado que una persona en condiciones normales debería ingerir para evitar problemas, siendo este valor unos dos litros o dos litros y medio. Sin embargo, hay que tener en cuenta las circunstancias de cada individuo puesto que las necesidades diarias pueden variar en función de:
  • La temperatura ambiente: en climas muy húmedos o calurosos se tiende a perder más agua debido a la sudoración, sobre todo, por lo que las necesidades se ven ligeramente aumentadas.
  • Enfermedades: problemas intestinales como vómitos o diarreas o procesos febriles se debe aumentar la ingesta.
  • Actividad física: depende de la intensidad y duración así como el medio ambiente.
Es importante que no bebamos sólo cuando tengamos sed (esto se aplica sobremanera en personas mayores puesto que por la edad pierden la percepción de sed, y en los niños que la sensación de sed no llega a estar aún bien desarrollada); la sensación de sed aparece cuando se ha perdido ya un 1% de agua, a partir de una pérdida del 2% se reduce el rendimiento y la resistencia, y con pérdidas del 5% en adelante pueden aparecer síntomas como aceleración del ritmo cardíaco, apatía, vómitos y espasmos musculares. Por lo que se debe repartir la ingesta a lo largo del día puesto que tener la sensación de sed significa que ya nos estamos empezando a deshidratar.
Por último quiero contaros que beber una cantidad elevada de líquido EN CONDICIONES FISIOLÓGICAS NORMALES no supone ningún problema puesto que se elimina fácilmente. No obstante, si bebemos más agua de la necesaria se denomina potomanía, si se mantiene durante un largo periodo de tiempo se puede alterar el buen funcionamiento de los riñones, la composición de la sangre y el equilibrio de electrolitos y fluidos dentro del organismo. El exceso de líquidos puede ocasionar que se diluyan los electrolitos, como el sodio y el potasio, con un desequilibrio en sangre. La disminución del sodio da lugar a hiponatremia, que conlleva un mal funcionamiento del cerebro, los músculos y el metabolismo, dando lugar a nauseas, cefalea, letargia, convulsiones y coma.
Sin embargo, hay ciertas patologías que se debe controlar cuidadosamente la cantidad de líquido que se ingiere y por tanto, esos valores a los que antes me he referido que es complicado establecer se deben calcular, es decir, que se debe saber cuánta agua se bebe, qué cantidad de agua nos aporta cada alimento, etc.
Sin más me despido hasta el próximo día. Saludos.
Realizado por Cristina Vallespín Escalada

COMPARTIR

2 comentarios :

  1. Me parece muy interesante, sobre todo porque en general las personas tienden a beber poca agua ya que dicen que no tienen sed, sobre todo en invierno.
    EEB

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Elena por seguirnos día a día, y te gusten nuestros artículos.

      Saludos. :)

      Eliminar