Nutrición para peques - Un zumo NO sustituye una fruta

Escrito por Nutrición a las seis el miércoles, 10 de abril de 2013 | 6:00:00

¡¡Muy buenos días!! Después de un mes, llega de nuevo nuestro “Nutrición para peques”, una de las secciones mensuales más queridas de “Nutrición a las 6”. Hoy vamos a hablar de la preocupación de muchos padres a la reticencia de los niños a tomar fruta, y la típica frase “no toma fruta, pero le doy un zumo”. Cada vez es más común ver niños en los recreos, o incluso en las meriendas, con su brick de zumo.
La fruta aporta muchas vitaminas necesarias para que nuestro organismo funcione correctamente, es fuente de fibra, etc. pero este tipo de zumos nunca va a sustituir una pieza de fruta por mucho que pensemos que el zumo, al ser de fruta, es saludable y beneficioso para nuestro organismo. Estos bricks contienen agua en gran cantidad mezclada con concentrados de zumos de fruta, más azúcar. Es mucho más fácil darle un zumo al niño que una pieza de fruta en muchas ocasiones, pero no es equiparable.
Es verdad que muchos niños, sobre todo cuando se empieza en la introducción de nuevos alimentos, rechazan algunas frutas por su sabor ácido ya que los bebes prefieren sabores dulces, ¿y quién no?, pero debemos, con el tiempo, acostumbrarlos a probar diferentes sabores y jugar con ellos. Una buena táctica es jugar con los 4 sabores (salado, dulce, ácido y amargo) para que se acostumbren a ellos, y las mezclas que se pueden hacer entre ellos; un servidor recuerda cuando iba a preescolar el juego de los sabores, te tapaban los ojos y tenías que probar y adivinar de que sabor se trataba. Jugando se aprende mucho, y con los niños es importante en edades tempranas a través de juegos ir enseñándoles a probar diferentes alimentos, texturas, colores…
 En el caso de la fruta, se pueden mezclar diferentes frutas y hacer de la fruta un postre o una merienda divertida e ideal. Además la fruta tiene un valor añadido y es el color, juguemos con los colores y hagamos un plato divertido para el niño. Por ejemplo, con un plátano y un kiwi podemos hacer una palmera, se pueden también hacer macedonias juntando diferentes colores o juntar frutas con yogur…
Pero una cosa no quita la otra, y como he dicho anteriormente, un zumo no sustituye una fruta y no se salvan de “esta caza de brujas” los zumos preparados en casa. Podemos pensar que al ser más natural y hecho en casa resulta más sano, la respuesta es sencilla sí y no. Al ser natural sí es cierto que no va a tener gran cantidad de agua añadida como los zumos que se comercializan y no se le añade tanto azúcar, aquí ganamos puntos a favor, pero perdemos sobre todo el contenido de fibra así como aquellos nutrientes que quedan en la pulpa, ya que únicamente consumimos el líquido o jugo que sale al exprimir o licuar la fruta. La fibra sobre todo se encuentra en la piel o cáscara, partes que no llegamos a consumir al tomarnos el zumo.
Es importante señalar que los azúcares que contiene la fruta, sobre todo fructosa, son saludables siempre que estén acompañados de la fibra, ya que la absorción de la fibra se realiza lentamente y, por tanto, no vemos picos hiperglucémicos. Aunque los zumos van muy bien para las personas que padecen diabetes ante una bajada de la glucemia, el zumo hace que suba muy rápido el azúcar en sangre al contener azúcares sencillos.
Además, por ese contenido en fibra la fruta en una pieza si hablamos de frutas grandes, o en raciones en el caso de las pequeñas, nos van a saciar más que un simple zumo. También debemos tener en cuenta que para hacer un zumo gastamos aproximadamente en el caso de la naranja como mínimo 3 piezas, por lo consiguiente, estamos aumentando el azúcar por tres y ese zumo no nos va a saciar tanto como 1 sola naranja.
La legislación europea sacada hace un año aproximadamente, nos diferencia muy bien a que pertenece el calificativo zumo y el calificativo néctar.
El zumo no contendrá azúcar ni edulcorantes, es decir, sin azúcares añadidos. También se incluyen en este apartado los zumos concentrados, lo único que se hace es disminuir la cantidad de agua que poseen. Además las mezclas de dos zumos tendrán y deben llevar el nombre del producto que refleje el contenido. Hasta que apareció esta legislación, por ejemplo, un zumo con el 90% de zumo de uva y 10% de manzana se podía etiquetar como zumo de manzana, con la legislación actual debe aparece zumo de uva y manzana.
En cambio, los néctares son los únicos que pueden llevar endulzantes añadidos y está vetada la mención 'sin azúcares añadidos'. Los néctares se producen con purés de frutas y agua y sí pueden contener azúcar añadido o edulcorantes. Para evitar confusión, la etiqueta 'sin azúcar añadido' no se permite en los néctares que contengan edulcorantes artificiales, como la sacarina.
Para terminar, quiero recalcar que un zumo no es malo siempre que en la alimentación del niño se incluyan otras piezas de fruta a lo largo del día, y siempre sin abusar, sobre todo de aquellos zumos concentrados, y lo más importante, ya sabemos que un zumo nunca puede sustituir una fruta.
¡¡Un saludo!! Y nos vemos el viernes :)
Realizado por Jorge Ibarra Morato

COMPARTIR

6 comentarios :

  1. La fruta, esa gran olvidada! La preferida de casi todos los niños es el plátano. Los padres deberíamos hacer mas incapie en que tomen fruta de todo tipo. Pero como siempre el factor tiempo es el que rige nuestras vidas y vamos a lo cómodo, abrir un de zumo de frutas o plátano (por aquello que es más fácil de pelar). Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si, tienes toda la razón, vivimos en un mundo cómodo donde se busca el camino fácil para muchas cosas y por desgracia también entra en ese saco la educación y alimentación de los más pequeños.
      Gracias por seguirnos día a día.
      Un saludo.

      Eliminar
  2. Cuando mis hijos eran pequeños y no querian fruta, me inventaba juegos, concursos y todo lo que se me ocurria y al final se comian la fruta. Hay que dedicar un poco de tiempo y paciencia. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por contarnos esta anécdota.

      Como vemos, con juegos, incentivamos y enseñamos a los niños a comer de todo, como bien dices teniendo paciencia y con dedicación.

      Un saludo de nutrición a las 6.

      Eliminar
  3. Los beneficios de la fruta son incuestionables..y que a muchos niños les da por saco tener que comérsela ni os cuento..
    Yo tengo la suerte de tener dos crías que les encantan la fruta y la verdura, pero esto es un auténtico drama en muchas familias. Y además, en muchas casas consideran que un zumo de brik es casi igual que uno hecho con naranjas en casa. Hemos de ser muy cuidadosos con los mensajes, por que será mil veces mejor que se tomen un zumo a que tiren de brik. Es decir, como primer paso para la introducción de las frutas está bien usarlo, en especial por que es muy fácil implicar al enano en su elaboración y se puede aprovechar ese momento para ir dándoles a probar la fruta entera antes de meterla en la licuadora.
    Está fenomenal esta entrada, ójala nos dejasen ir a los colegios..
    Besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se aconseja picotear mientras se elaboran las comidas, pero en este caso es una buena táctica a favor, que nos parece estupenda a seguir. Como hemos dicho jugando los niños terminan aprendiendo los buenos hábitos alimentarios :)

      Muchas gracias por leernos. Besos del equipo de Nutrición a las 6.

      Eliminar