Inicio » , , , » ¿Celebrar o reflexionar? esa es la cuestión en el Día Mundial de la Alimentación

¿Celebrar o reflexionar? esa es la cuestión en el Día Mundial de la Alimentación

Escrito por Nutrición a las seis el martes, 16 de octubre de 2012 | 18:10:00

Para el día de hoy, hemos preparado este post especial que, aunque yo lo tenía pensado incluir en próximas semanas, he pensado que lo mejor es que formase parte del Día mundial de la Alimentación para poder festejar o mejor dicho, para reflexionar en este día con todos los que nos leéis.
Hace unos días, para ser exactos, el día 9 de octubre, la FAO (Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura), el FIDA (Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola) y el PMA (Programa Mundial de Alimentos) sacaron un informe sobre la subnutrición crónica que existe en el mundo, y quiero detallar en este post algunos puntos de ese informe.
Actualmente, en el mundo hay 870 millones de personas que sufren de subnutrición, lo que supone que 1 de cada 8 pasa hambre, y esta situación lleva consigo la muerte de 10.000 niños al día. La gran mayoría de las personas que pasa hambre viven en países en desarrollo, 852 millones según los datos de la FAO, que es alrededor del 15% de la población de esos países, pero la subnutrición también llega al primer mundo o países desarrollados, con cifras de 16 millones de personas. Aunque en dos décadas, desde 1990-92 hasta 2010-12, el total de personas hambrientas en el mundo ha disminuido en 132 millones, aún queda un largo camino por recorrer.
Y al hablar de desnutrición, subnutrición, hambre… todos pensamos en África. Es verdad que en África aumenta el número de personas con hambre cada día; aun así, es Asia la que está a la cabeza en número de personas.
Por regiones, en Asia y en el Pacífico disminuyó de 739 a 563 millones de personas debido principalmente al progreso socioeconómico de muchos países, y a pesar del crecimiento de la población, la prevalencia de subnutrición se redujo. En el Caribe y Sudamérica también ha habido un progreso, pasando de 65 a 49 millones de personas hambrientas, y la prevalencia de desnutrición también se redujo.
En cambio, en África, el número de personas hambrientas aumentó en estos 20 años, pasando de 175 a 239 millones, con casi 20 millones sumados en los últimos cuatro años.
Pero el hambre, como he dicho anteriormente, también llega al mundo desarrollado, con la crisis que campeamos día a día, con la economía al borde del abismo y creciendo el número de parados cada vez más, el hambre llega a todos, pasando de los años 2004-2006 hasta el 2010-2012 de 13 a 16 millones y en aumento; esperemos no llegar a los datos de los años 1990-1992 de 20 millones.
Pensamos en el hambre y lo relacionamos con países del tercer mundo, pero es algo que nos afecta a todos, lo podemos encontrar en cualquier lado, y hasta alguien que conozcamos lo puede sufrir en este mundo desarrollado en el que vivimos. 
Pero para terminar, me gustaría reflexionar sobre el día que nos acontece hoy, el Día Mundial de la Alimentación. Tal y como vemos en los datos, ¿lo deberíamos celebrar? Mientras que 870 millones de personas siguen padeciendo hambre, el mundo se enfrenta cada vez más a un doble lastre de la malnutrición, la subnutrición crónica y la carencia de micronutrientes coexisten con la obesidad, el sobrepeso y las enfermedades no transmisibles asociadas (que afectan a más de 1.400 millones de personas en el mundo). O mejor se debería celebrar por todo lo grande, el día en el que termine la lacra del hambre.
Como dato aclaratorio,
  • La subnutrición se produce cuando la ingestión de alimentos no cubre las necesidades de energía básica de manera continua. Lo podemos considerar como Hambre Crónica.
  • La desnutrición es el estado patológico resultante de una dieta deficiente de uno o varios nutrientes esenciales o de una mala asimilación de los alimentos.
  • La malnutrición es el estado patológico resultante de una dieta desequilibrada con uno o varios nutrientes en déficit o exceso.
Para entender mejor estos términos, un niño africano no tiene por qué padecer malnutrición, pero sí desnutrición e incluso subnutrición, ya que no tiene casi para comer y tiene déficit de nutrientes esenciales y de energía. Un niño malnutrido por ejemplo sería un niño obeso, por el exceso del consumo de grasas.
Con esto me despido hasta el próximo post, saludos. 

Con este post Nutrición a las 6 está con el Día Mundial de la Alimentación 
Realizado por Jorge Ibarra Morato 

COMPARTIR

1 comentarios :

  1. Gracias por aclararnos estos términos. Es muy interesante, sobre todo hoy día de la alimentación en el mundo.
    Animo chicos!!!!!

    ResponderEliminar