Inicio » , , , , » Elige bien a tu comensal... hoy con Ascaris lumbricoides

Elige bien a tu comensal... hoy con Ascaris lumbricoides

Escrito por Nutrición a las seis el lunes, 6 de junio de 2016 | 6:00:00

¡Buenos días! Nueva entrega de nuestra sección “Elige bien a tu comensal”, última antes del verano. Hoy me gustaría hablar de un parásito muy relacionado con la edad infantil, ascaris lumbricoides.

¿Qué es el Ascaris?
Se trata de un nematodo, es decir, un gusano cilíndrico alargado, no segmentado y con sexos separados, siendo la hembra de mayor tamaño que el macho. Ascaris lumbricoides es el nematodo más grande que parasita el tubo digestivo.

Ciclo biológico
La hembra fecundada que habita el intestino delgado del hospedador, suelta huevos no embrionados, que pueden ser fértiles o infértiles. Estos huevos son expulsados a través de las heces al exterior.
En condiciones favorables de humedad y temperatura, el huevo fértil desarrolla a lo largo de 14 días aproximadamente el estadio larvario 1 y 2, es decir, la forma infectiva. Estos huevos, al ser ingeridos por el hombre, alcanzan el yeyuno y eclosionan. En este momento penetran la pared intestinal y por vía porta llegan al hígado, donde permanecen 3-5 días creciendo. De ahí, continúan su migración hasta los alveolos en los pulmones, donde se transforman en el estadio larvario 4.
A continuación, ascienden por los bronquiolos, bronquios y tráquea, donde son deglutidos y pasan al estómago, continuando hasta el intestino delgado. Una vez alcanzan el intestino delgado, se convierten en larvas del quinto estadio y se terminan de desarrollar hasta alcanzar la madurez sexual.
Si una hembra es fecundada de nuevo, 10 días más tarde vuelve a soltar los huevos, los cuales son eliminados por vía fecal, comenzando de nuevo el ciclo.
Epidemiología y mecanismo de transmisión
Se trata de un parásito cosmopolita, distribuido sobre todo en zonas tropicales y subtropicales. La enfermedad por ascaris se presenta en cualquier rango de edad, sin embargo, se da más frecuentemente en niños.
La transmisión tiene lugar por la ingestión de los huevos infectivos a través de aguas y alimentos contaminados o por contaminación cruzada de una persona contaminada.
Control y prevención
El mejor tratamiento es la prevención. A este nivel, las medidas que se deben tomar son a nivel ambiental evitando el uso de agua residual para el riego de huertas, uso de materia fecal humana para abono y desarrollar infraestructuras higiénico-sanitarias como la construcción de letrinas adecuadas para así evitar los hábitos de defecación al aire libre.
Hay otras medidas que se deben tomar con respecto a la población, sobre todo educación sanitaria, entre las que se incluyen la higiene personal (lavado de manos y uñas) e higiene alimentaria. Además, a los niños hay que enseñarles a no comerse la tierra cuando están jugando.
Tras conocer un poco más sobre este parásito me despido hasta el próximo día. ¡Feliz día! :) 

Realizado por Cristina Vallespín Escalada

COMPARTIR

0 comentarios :

Publicar un comentario