Paella de quinoa con verduras

Escrito por Nutrición a las seis el viernes, 17 de junio de 2016 | 6:00:00

¡Buenos días! Última receta del mes, este año nos cogemos las vacaciones un poco antes. Hoy os traemos una receta vegetal, de la cual uno de sus ingredientes es la cebolleta. Creo que es frecuente la pregunta “¿es lo mismo la cebolla que la cebolleta?”. Hoy os lo contamos.
La cebolleta, también conocida como cebolleta francesa, es una planta perenne que no forma bulbos (a diferencia de la cebolla), perteneciente al género Aliium, al que pertenecen hortalizas como la cebolla, puerro y cebollino. De hecho, la cebolleta se asemeja bastante al puerro en aspecto; de forma alargada y de poco grosor, con hojas y tallos alargados y prácticamente huecos. Por otra parte, el sabor de la cebolleta es mucho más dulce que el de la cebolla.
Se dice que la utilización de la cebolleta viene de tiempos prehistóricos. Algunos sugieren que el origen es Siberia y apareció en Europa a finales de la Edad Media, aunque en China viene utilizándose desde hace más de 2000 años. 
La cebolleta es fuente de nutrientes como fibra, yodo, vitamina C y flavonoides y otras sustancias no nutritivas como los compuestos azufrados, que si recordáis son sustancias volátiles responsables de ese sabor característico del género Aliium.
La cebolleta es una hortaliza con escaso aporte calórico, ya que casi el 90% de su contenido es agua. Por esta razón, el contenido en hidratos de carbono y proteínas es mínimo, y en grasas despreciable. 
Lo más interesante de la cebolleta es su contenido en fibra, vitaminas y minerales, que hacen de ella un gran regulador del organismo. Hablando concretamente de los minerales, cabe destacar el contenido en yodo y en menores cantidades potasio, magnesio y hierro. Gracias al contenido alto contenido de agua y moderado en potasio, hacen de la cebolleta un eficaz diurético y mantenedor del ritmo cardíaco y presión arterial. En cuanto al contenido vitamínico, cabe destacar la presencia de ácido fólico, vitamina B3 y B6, sin embargo más importante es su aporte de vitamina C ya que una ración de cebolleta cubre el 20% de las IR de vitamina C. Asimismo abundan otros antioxidantes como los flavonoides.
Conociendo un poco más las propiedades de la cebolleta pasamos a la cocina para elaborar una rica Paella de quinoa con verduras
Ingredientes para 5 personas
  • 2 vasos de quinoa blanca
  • 1 L de agua o caldo de verduras
  • 8-10 judías verdes tiernas
  • 5 espárragos trigueros

  • 2 alcachofas frescas
  • 1 cebolleta
  • 2 dientes de ajo
  • Un par de ramitas de perejil
  • Aceite de oliva virgen extra
  • 1 cucharadita pequeña de cúrcuma
  • Sal marina
Preparación
Deshojamos las alcachofas hasta dejar los corazones, luego las cortamos en cuartos y ponemos a cocer en agua durante 20 min. Retiramos del fuego y reservamos.
Mientras, machamos en el mortero el ajo junto con el perejil, la cúrcuma y un poco de aceite, añadimos un chorrito de agua y reservamos.
En una olla amplia o en la paellera, sofreímos la cebolleta, después añadimos los espárragos y las judías cortados en trocitos de 3-4 cm. Removemos y sofreímos otros 4-5 min. Añadimos la quinoa y removemos.
Luego, añadimos el agua o el caldo de verduras y dejamos cocer. Cuando empiece a hervir, añadimos el machado uniformemente y colocamos los cuartos de alcachofa. Dejamos a fuego medio 15-20 min, hasta que la quinoa haya roto la cascarilla. Corregimos de sal y retiramos poniendo la tapa para que termine de hacerse con el calor residual. Si sobrase mucha agua le damos un golpe de calor más intenso para que evapore.
Servimos con un chorrito de limón y listo para degustar. Esperamos que os guste esta receta.
¡Feliz fin de semana!
Realizado por Cristina Vallespín Escalada y Tamara Valencia Dueñas
Fuentes


COMPARTIR

0 comentarios :

Publicar un comentario