Inicio » , , , » Nutrición para peques - La artritis juvenil

Nutrición para peques - La artritis juvenil

Escrito por Nutrición a las seis el miércoles, 7 de octubre de 2015 | 6:00:00

¡Buenos días! Octubre es el mes de la artritis, y por ello nuestro “nutrición para peques” de este mes va a estar relacionado con esta patología. Todos pensamos en la artritis como una enfermedad de adultos, pero los más peques también la pueden sufrir.
La artritis es una inflamación de las articulaciones que causa dolor, rigidez, hinchazón y disminución de movilidad. Cuando hablamos de artritis juvenil, nos referimos a la artritis o a una enfermedad relacionada con la artritis que ocurre antes de los 16 años.
La artritis también afecta a los niños como un síntoma de otras enfermedades, entre las que se encuentran enfermedades en la columna vertebral, la piel, el tracto gastrointestinal y otros órganos.
Se desconoce la causa de la mayoría de las formas de artritis juvenil. Además, no existe evidencia de que las comidas, toxinas, alergias o carencia de vitaminas jueguen un papel en el desarrollo de esta enfermedad. Las investigaciones actuales indican que puede haber una predisposición genética.
Los niños y adolescentes que padecen esta afección presentan un dolor y una rigidez articular que puede cambiar de un día a otro y de la noche a la mañana.
Generalmente la artritis idiopática juvenil sólo provoca problemas de escasa importancia pero en algunos casos puede provocar graves lesiones articulares o limitar el crecimiento. Aunque la artritis idiopática juvenil afecta mayoritariamente a las articulaciones, también puede afectar otros órganos, como los ojos, el hígado, el corazón y los pulmones.
Por lo que se puede considerar como una afección crónica, que puede durar meses o años. Aunque en ocasiones, los síntomas desaparecen por sí solos. De hecho, muchos adolescentes con artritis idiopática juvenil, a la larga, inician un período de remisión total sin ninguna lesión articular o solo con escasas lesiones articulares de carácter permanente.
Hay hasta siete tipos de artritis idiopática juvenil:
  • La artritis idiopática juvenil sistémica afecta a todo el cuerpo. Los niños que la padecen pueden tener episodios de fiebre alta, especialmente al anochecer, que van seguidos de bajadas repentinas de la temperatura corporal hasta alcanzar la normalidad. Al principio del episodio de fiebre, la persona puede encontrarse francamente mal, ponerse pálida o desarrollar erupciones, que pueden desaparecer súbitamente y reaparecer al poco tiempo. La persona también puede presentar ganglios linfáticos inflamados. A la larga, muchas de las articulaciones del cuerpo quedan afectadas por la hinchazón, el dolor y la rigidez.
  • La oligoartritis afecta a cuatro o menos articulaciones. El niño nota dolor, rigidez o hinchazón, a menudo en las rodillas y las muñecas. En ocasiones, puede llegar a cursar con inflamación del iris.
  • La artritis poliarticular asociada a factor reumatoide negativo es un tipo de artritis idiopática juvenil que afecta más a las chicas que a los chicos. Se presenta, a diferencia de la oligoartritis, con hinchazón o dolor en cinco o más articulaciones. Esta enfermedad suele afectar a articulaciones de tamaño reducido, como las de las manos, así como a articulaciones que soportan mucho peso, como las rodillas, las caderas, los tobillos, los pies y el cuello. También puede cursar con febrícula o fiebre de carácter leve, así como con bultitos o nódulos en las áreas del cuerpo que se someten a presiones cuando la persona se sienta o se acuesta.
  • La artritis poliarticular asociada a factor reumatoide positivo es el tipo de artritis idiopática juvenil que más se parece a la artritis que padecen las personas adultas. Se trata de uno de los tipos menos frecuentes de artritis idiopática juvenil y se asocia a mayor riesgo de daño articular.
  • La artritis soriásica ocurre cuando una persona presenta soriasis y artritis al mismo tiempo.
  • La artritis asociada a entesitis suele afectar a las extremidades inferiores y a la columna vertebral. Este tipo de artritis también engloba la espondilitis anquilosante juvenil, que cursa con inflamación de las articulaciones de la zona lumbar. La artritis que acompaña a las enfermedades inflamatorias intestinales (como la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa) también cae dentro de esta categoría de artritis idiopática juvenil.
  • La artritis indiferenciada es el término que utilizan los médicos para referirse a aquellas artritis que no encajan en ninguna de las categorías anteriores o bien encajan en más de una.
En cuanto a las recomendaciones nutricionales, no cambian mucho de las de los adultos, seguir una alimentación adecuada puede mejorar la salud.
El tratamiento nutricional consiste en controlar la inflamación y otros problemas comunes derivados, como alergias o malabsorción intestinal, derivados de enfermedades inflamatorias intestinales.
Para la inflamación, el mejor aliado son los antiinflamatorios naturales, como los omega 3 presentes, como ya hemos dicho en numerosas ocasiones, en pescados de aguas frías (pescados azules) como el salmón o en el aceite, sobre todo de lino.
También se recomiendan alimentos ricos en carotenos, como la zanahoria o el brócoli. Además de vitaminas A, C, E, D, B12 y minerales como el zinc y el selenio, magnesio o manganeso.
Después de dar un poco más de visibilidad a esta enfermedad, que en un principio vemos que afecta a los adultos, los peques de la casa también la pueden sufrir, ya que la carga genética es un componente fuerte para su debut, así como enfermedades autoinmunes, no olvidemos que la artritis es un proceso autoinmune del cuerpo.
Nosotros nos vemos en el próximo post, mientras tanto ¡ser felices!
Realizado por Jorge Ibarra Morato

COMPARTIR

0 comentarios :

Publicar un comentario