Mero en salsa verde con almendra

Escrito por Nutrición a las seis el viernes, 13 de marzo de 2015 | 6:00:00


¡Buenos días! Terminamos la semana con un pescado como protagonista de nuestra receta de hoy, hablamos del mero.
El mero (Epinephelus marginatus) pertenece a la familia de los Serránidos, del orden Perciformes. Es un pez de cuerpo ovalado con los lados aplanados de color oscuro, verde-marrón. La parte inferior es más clara, más amarillenta. Durante mucho tiempo ha sido el objetivo de los pescadores submarinos por su gran tamaño, pero en la actualidad es una especie protegida.
Suele vivir aislado en un territorio fijo, de zonas rocosas, en el que dispone de numerosos escondites para desaparecer al sentirse amenazado, siendo su hábitat natural aguas tropicales y templadas, como las costas de Brasil y las Bermudas (en el océano Atlántico), aguas del mar Mediterráneo y también en el Pacífico.
Además de la especie de mero más conocida y que habita en el océano Atlántico y mar Mediterráneo (Epinephelus guaza), podemos encontrar otras especies como:
  • Mero australiano (Epinephelus lanceolatus). Uno de los meros de mayor calibre, hasta 3,5 metros.
  • Mero de Nassau (Epinephelus striatus). Uno de los meros más consumidos en los Estados Unidos.
  • Mero pinto o cherna americana (Epine-phelus morio). Se considera uno de los meros con mejores cualidades a nivel gastronómico.
  • Mero negro (Epinephelus nigritus). 
  • Mero guasa o mero gigante (Epinephelus itajara). 
  • Mero moteado o cherna cabrilla (Epine-phelus analogus). Se reconoce por su coloración, caracterizada por manchas y barras oscuras sobre un cuerpo de color marrón-rojizo.
El mero es un pescado de carácter magro ya que no contiene mucha grasa, no obstante de esa grasa la cuarta parte está compuesta por ácidos grasos omega 3, que contribuyen a disminuir los niveles de colesterol y triglicéridos plasmáticos, y aumentan la fluidez de la sangre, previniendo así la formación de coágulos o trombos.
El mero, como la mayoría de los pescados, se caracteriza por su contenido proteico de alto valor biológico ya que contiene todos los aminoácidos esenciales.
Del contenido en minerales, vuelven a destacar los aportes de potasio y fósforo, y también es importante su contenido en selenio. El potasio es necesario para el buen funcionamiento del sistema nervioso y muscular, mantiene el equilibrio del agua dentro y fuera de la célula, junto con el sodio. El fósforo está presente en huesos y dientes, interviene también en el sistema nervioso y muscular.
Entre las vitaminas destacan las del grupo B, con una significación especial en el caso de la vitamina B12, de la que la porción comestible de una ración de mero cubre el 120% de las cantidades de ingestas diarias recomendadas. También destaca el aporte de niacina y, en menor medida, habiendo otros alimentos con mayor contenido, tiamina, vitamina B6 y riboflavina, las cuales son vitaminas importantes a nivel del sistema nervioso.
Por tanto se podría decir que el mero, dentro de una alimentación equilibrada, refuerza el sistema nervioso y, gracias a su composición mineral, ayuda al correcto funcionamiento muscular.
Ya conocemos un poco más este rico alimento y llegó la hora de pasar a la cocina y hacer un rico… Mero en salsa verde con almendra al estilo Nutrición a las 6
Ingredientes para 4 personas
  • 500 gr de mero
  • ½ cebolla
  • Zumo de ½ limón
  • 2 cucharadas de almendras picadas
  • 1 diente de ajo pequeño
  • Perejil
  • 1 vaso de vino blanco
  • 1 cucharada de harina integral
  • Aceite de oliva
Preparación
Precalentamos el horno a 180oC.
Limpiamos el mero y lo fileteamos (otra opción es pedirle al pescadero que nos lo filetee cuando lo compremos). A continuación, ponemos los lomos en un recipiente con el zumo de limón y lo dejamos macerar.
Mientras, picamos finamente la cebolla y el ajo, y picamos, no muy pequeña, las almendras para que al comer se note crujiente. Ponemos una sartén al fuego con el aceite de oliva y cuando esté caliente pochamos la cebolla y el ajo. Una vez transparente incorporamos la almendra y dejamos unos 5 minutos para que dé su sabor. A continuación, echamos el perejil picado, unos dos puñaditos, y removemos bien para que se integren los ingredientes. Agregamos el vaso de vino y dejamos que reduzca a fuego medio, hasta que se evapore el alcohol, alrededor de 10 minutos; entonces echamos la harina para que espese, si espesa demasiado podemos añadirle un poco de agua, hasta conseguir la textura deseada.
Escurrimos el mero de la maceración y lo ponemos en una bandeja apta para horno, previamente untada con un poco de aceite. Salpimentamos los lomos de mero y echamos por encima el contenido de la sartén.
Metemos al horno unos 15-20 minutos o hasta que veamos que esté cocinado, el tiempo dependerá de cada horno y de los filetes de mero.
¡Con esto tenemos listo el mero para disfrutar! Esperamos que os guste y disfrutéis de este rico plato. Feliz fin de semana y hasta el lunes.
Realizado por Tamara Valencia Dueñas y Cristina Vallespín Escalada
Fuentes

COMPARTIR

0 comentarios :

Publicar un comentario