Elige bien a tu comensal... hoy con Fasciola hepática

Escrito por Nutrición a las seis el miércoles, 16 de diciembre de 2015 | 6:00:00


¡Buenos días! En la última entrega del año de nuestra sección de microorganismos quiero hablar de un parásito que pertenece al grupo de los helmintos, a la clase Trematoda, subclase Digneas, voy a hablar de Fasciola hepática.
¿Qué es la Fasciola hepática?
Como ya os contamos en el primer post de la sección, los helmintos son gusanos, organismos pluricelulares, en el caso de la Fasciola hepática, pertenece al grupo de los gusanos planos, sin sistema respiratorio ni circulatorio, pero con un sistema reproductor muy desarrollado, es hermafrodita.
Tiene dos ventosas a nivel anterior para adherirse a los organismos que va a parasitar, en el caso de Fasciola hepática, se instala en el hígado
Ciclo evolutivo
El parásito adulto se localiza en las vías biliares del ganado ovino, bovino o porcino, y de manera accidental en el hombre. Se desplaza y coloca algunos centenares de huevos, los cuales a través de la bilis, llegan al intestino y de ahí son liberados al exterior mediante las heces.
Si las condiciones son favorables (agua, temperatura, humedad, nutrientes, etc.), en un plazo de 2-3 semanas, los huevos dan origen a un primer estado larval, que se denomina miracidio, de aspecto ovalado y recubierto de cilios. Este miracidio nada libremente, estimulado por la luz, hasta que encuentra, en un plazo no mayor de 24 horas, al hospedador adecuado, un caracol de agua dulce.
El miracidio es atraído por algunas sustancias que expele el caracol, penetra por su pie y pierde los cilios. Una vez dentro del caracol, se forma un esporoquiste (elemento alargado como una bolsa), en cuyo interior, a partir de brotes germinales, se forman dos generaciones de redias o esporocitos y, más tarde, cercarias. Las cercarias son de forma redondeada con una larga y fina cola no bifurcada. Por cada miracidio que penetra en un caracol se producen de 500 a 600 cercarias.
Entonces, las larvas abandonan el caracol y se dirigen nadando hacia las hierbas que crecen en la orilla y se adhieren a las hojas, pierden la cola y se enquistan a la espera del siguiente hospedador. Esta forma de cercaria se denomina metacercaria y es prácticamente invisible a simple vista ya que mide alrededor de 500 micras, es la forma infectante para el hospedador definitivo.
Cuando un animal, o incluso el propio ser humano, ingieren la metacercaria, ésta continúa su desarrollo en el tubo digestivo, disolviéndose la envoltura y quedando libre la forma juvenil, la cual atraviesa la pared intestinal y colocándose en la cavidad peritoneal. Permanece allí de 3 a 15 días, avanzando por el peritoneo hasta llegar a una cápsula, que perfora, y penetra por fin en el hígado.
Una vez en el hígado, migra a través del parénquima hepático y se coloca en los conductos biliares, donde alcanza el estado adulto unos 2 meses después de la infección, liberando huevos y comenzando de nuevo el ciclo biológico.
Mecanismo de transmisión
La transmisión se produce a través de la ingestión de aguas y vegetales crudos “acuáticos” (como los berros o lechuga) contaminados por metacercarias.
Epidemiología, control y prevención
Es de distribución cosmopolita. Como toda zoonosis, el tratamiento de agua y alimentos es parte importante del control y la prevención. Por tanto, las medidas de prevención van encaminadas a evitar el consumo de dichos vegetales sin la adecuada higiene y tomar agua sin hervir en aquellos lugares endémicos, es decir, hay que asegurar una correcta limpieza de los alimentos que se van a consumir y controlar la adecuada potabilización del agua.
Además se deben tomar medidas para evitar que el ganado pueda infectarse.
Con esto me despido hasta el próximo día. Un saludo :)
Realizado por Cristina Vallespín Escalada

COMPARTIR

0 comentarios :

Publicar un comentario