La alimentación de los peques en Navidad

Escrito por Nutrición a las seis el miércoles, 2 de diciembre de 2015 | 6:00:00


¡¡Buenos días!! Otros años nos hemos centrado en la alimentación de estas fechas pero para los adultos de la casa, ¿y de los peques? Pues también es importante hablar de las Navidades y su alimentación.
No sólo hay que cuidar la alimentación de nosotros, los “menos peques” de la casa, es importante pensar en la alimentación de los niños. Entre los excesos de comidas y cenas, junto a la gran cantidad de dulces, refrescos, etc., los empachos pueden estar a la orden del día.
Lo ideal en este tiempo es buscar un equilibrio en la dieta navideña, por lo que es importante seguir algunos consejos durante estos días festivos.
Aunque se está en tiempo de vacaciones y el cole cierra sus puertas durante unas semanas, es importante que no dejemos la rutina de lado y sigan practicando los deportes que más les gusten durante las fiestas, para controlar el exceso de calorías.
Entre los alimentos a consumir, los más importantes a tener en cuenta son las frutas, las grandes olvidadas por los niños, no hay que olvidar que debe ser un pilar básico en la alimentación y deben estar presentes en todas las comidas principales, así, como en alguna de las medias tomas. Por ejemplo, en forma de pinchos de uvas, rulos de requesón y membrillo, etc. Tampoco debemos olvidarnos de las verduras, que deben estar presentes en las comidas ya sea como plato principal, ensalada o guarnición.
Al igual que las recomendaciones para adultos, los niños debería evitar los alimentos muy grasos y el exceso en el consumo de embutidos; debemos intentar que los niños tomen carnes magras y pescados, así como huevos, ya que su alimentación tampoco debe cambiar mucho a la del resto de los días, bien es cierto que siempre es algo más especial en los días claves, pero los excesos dan lugar a indigestiones. El resto de días debe ser como el resto del año, intentando incluir verduras, legumbres, cereales, etc.
El consumo de agua y líquidos tales como sopas de verduras, lácteos, etc., es esencial, ya que van a ayudar a la sensación de saciedad en los días clave, además de mantenerlos hidratados y para regular el tránsito intestinal, el cual es normal que pueda estar alterado debido al cambio de hábitos alimenticios y por el consumo excesivo de grasa. Es tendencia en estas fechas ofrecer refrescos a los niños ya que son fechas especiales, pero recordar que sea de forma moderada y sin pasarse, ya que por su alto contenido en azúcar, que no varía porque sean fechas especiales, no es el líquido que debamos beber como prioridad.
Un truco para evitar las indigestiones es que los niños no vayan a las comidas o cenas con el estómago vacío, lo que hace que coman más de la cuenta y se empachen. Para evitarlo, pueden tomar antes una fruta por ejemplo, de esta manera comerán menos. ¡Muchas veces comemos por los ojos! y en estas fechas es mucho más común perder la noción de lo que comemos ya que estamos hablando y divirtiéndonos como corresponde. 
En cuanto a los postres, hay que tomarlos de forma moderada, se pueden tomar turrones, mazapanes, polvorones, etc., pero siempre con moderación, no comerlos todos los días sino limitarlos a las comidas de celebración, ya que un trozo de turrón nunca va a sustituir el postre por excelencia, que es la fruta.
Pero sobre todo y lo más importante en estas fechas es que la comida y la bebida no deben ser el centro de las fiestas. Lo importante es compartir con los seres queridos las tradiciones navideñas.
Con esto nos despedimos hasta el viernes con una nueva receta, hasta tanto ¡ser felices!
Realizado por Jorge Ibarra Morato

COMPARTIR

1 comentarios :

  1. me gusta todo este tipo de información que este relacionada con la salud muy buen contenido
    http://lasdietasbalanceadas.esy.es/?p=4

    ResponderEliminar