Inicio » , , , » La vitamina K, la protectora de la sangre

La vitamina K, la protectora de la sangre

Escrito por Nutrición a las seis el miércoles, 18 de septiembre de 2013 | 6:00:00

¡¡Buenos días!! Hoy vamos a conocer una vitamina especial, la vitamina protectora de la sangre. No es otra que la vitamina K, perteneciente al grupo de las vitaminas liposolubles.
Descubierta en 1929 por el científico danés Heinrik Dam, éste demostró en unos estudios realizados sobre pollos que la vitamina K es necesaria para la coagulación de la sangre. Por ello, su nombre procede del danés koagulation, y se la conoce también como la vitamina de la coagulación o antihemorrágica.
En 1939, a partir de la alfalfa se obtuvo por primera vez la forma de la vitamina en estado puro (vitamina K1). Posteriormente, se evidenció que las bacterias también eran capaces de sintetizar otra forma de la vitamina K (k2), que se caracterizaba por tener una cadena lateral más insaturada que la anterior.
La vitamina K está formada sólo por átomos de carbono, hidrogeno y oxígeno, como podemos ver en la siguiente imagen:
Encontramos 3 tipos de vitamina K:
  • La filoquinona o vitamina K1, proveniente de fuentes de origen animal y vegetal.
  • La menaquinona o vitamina K2, proveniente de las bacterias intestinales. De esta forma obtiene el ser humano gran parte de los requerimientos.
  • La menadinona o vitamina K3, producida por la industria farmacéutica, se presenta en forma hidrosoluble y no tiene cadena lateral, el organismo debe añadir la cadena lateral a la menadinona antes de que pueda funcionar como vitamina K. Aunque es sintética, sus propiedades fisiológicas son similares a las anteriores.
Absorción y metabolismo
La vitamina K se absorbe sin dificultad a partir de los alimentos, siempre que la digestión y absorción de lípidos sea normal, siendo muy deficiente en los síndromes de malabsorción de las grasas. La vitamina K1 se absorbe en el intestino delgado, mientras que la K2 y K3 lo hacen al final del intestino, incluso en el colon.
La cantidad que se puede absorber es muy variable, puede oscilar entre el 10 a 70%, siempre teniendo en cuenta la presencia de sustancias grasas en la dieta, ya que como hemos dicho es una vitamina liposoluble, y de la acción emulsionante de los ácidos biliares y jugo pancreático.
La vitamina K es absorbida al igual que otros lípidos, se transporta a través de la linfa para incorporarse a los quilomicrones y posteriormente a las lipoproteínas, VDL y LDL, que van a transportar la vitamina hasta el hígado para distribuirse por el organismo. Una vez en las células, la vitamina se asocia sobre todo con las membranas celulares. La vitamina y sus metabolitos oxidados se eliminan a través de la orina y heces.
Aunque no se conocen datos sobre la concentración de la vitamina que se acumula en el organismo, sí se conoce que es el hígado el lugar más importante de almacenamiento.
Funciones
Las funciones de la vitamina K son 2 fundamentalmente:
  • Coagulación sanguínea, la vitamina K en el hígado participa en la síntesis de algunos factores que forman parte de la llamada cascada de la coagulación (factores II, VII, IX, X, proteína C, S y Z). La cascada de la coagulación es un proceso por el cual, nuestro organismo, a través de una serie de proteínas, es capaz de detener la hemorragia de los vasos sanguíneos dañados a través de la formación del coágulo. Por ello, también es llamada vitamina antihemorrágica.
  • Metabolismo óseo, la vitamina K también participa en el metabolismo del hueso ya que una proteína ósea, llamada osteocalcina requiere de la vitamina K para su maduración. Es decir, promueve la formación ósea en nuestro organismo. Existen estudios que sugieren que la vitamina K ayudaría a aumentar la densidad ósea y evitaría fracturas en personas con osteoporosis. De todos modos, se requieren más investigaciones para confirmar el papel de la vitamina K en relación a la prevención y tratamiento de la osteoporosis.
Requerimientos y toxicidad
Las necesidades diarias de esta vitamina en un adulto se sitúan alrededor de 1 mg/kg peso/día. Llegando a los 80 mg/día para hombres de más de 25 años y 65 mg diarios para mujeres de más de 25 años. De este requerimiento se asume que la mitad se suministra por la dieta y el resto por la síntesis bacteriana.
En cuanto a la toxicidad, los cuadros de intoxicación por vitamina K son excepcionales. Al tratarse de una molécula liposoluble no se conocen casos en seres humanos. Sin embargo, la menadiona (vitamina K3) sí puede ser tóxica, pues dosis excesivas (cantidades superiores a 1000 veces las recomendadas), pueden causar ictericia (pigmentación amarilla de la piel y las mucosas) en lactantes, así como anemia hemolítica.
Fuentes
La filoquinona es especialmente abundante en alfalfa y verduras con abundantes hojas. Los alimentos más ricos en vitamina K son los de origen vegetal y las verduras de hoja verde, como el brécol, col, repollo, las hojas de nabo, lechuga, perejil, espinacas, coliflor…
Ciertas cantidades de menaquinona existen en las carnes, especialmente en el hígado. Los aceites de colza y soja y, algo menos, el de oliva son fuentes aceptables, igual que la yema de huevo y queso. En cuanto a los cereales y las frutas contienen poca cantidad, aunque los cereales integrales pueden aportar cantidades significativas, ya que el germen y el salvado contienen vitamina K.
Los demás alimentos contienen poca cantidad de esta vitamina.
Clasificación de los alimentos según su contenido en vitamina K (mg / 100 g de alimento)
Alto > 150 mg
Medio 50 – 150 mg
Bajo < 50 mg
Lácteos
-
-
Leche, queso, yogur, mantequilla
Otros de origen animal
-
Carnes, hígado
Carnes magras, huevos, pescados
Hortalizas
Repollo, coles, perejil, coliflor, espinacas, brécol, lechuga
Zanahorias, patatas
Judías verdes, pepino, tomate, guisantes, espárragos, champiñones
Frutas
-
-
Manzanas, naranjas, fresas, plátanos
Cereales
-
-
Trigo, maíz

Deficiencias
Las deficiencias de vitamina K, aunque raras, se relacionan con la mala absorción de lípidos o la destrucción de la flora intestinal por el uso de antibióticos de forma continua, así como por carencias en la dieta. Además, enfermedades hepáticas que interfieran con la utilización de la vitamina provocan carencias graves.
La hemorragia es el signo predominante cuando existe una carencia importante de vitamina K (desde sangrados por la nariz, pasando por encías, orina…), y en los casos más graves su consecuencia es una anemia que puede causar la muerte debido a que hay dificultades en la coagulación. Cuando la deficiencia de esta vitamina es leve, no se producen signos clínicos.
En recién nacidos los niveles de vitamina K pueden ser deficitarios con mayor facilidad, especialmente en los niños prematuros, en aquellos que se alimentan de leche materna y su madre está en tratamiento con anticonvulsivos y, finalmente, en niños alimentados únicamente con leche materna, la cual contiene muy baja proporción de vitamina K.
Asimismo, la absorción que realizan los recién nacidos es menor a la del adulto porque su intestino todavía no está colonizado de bacterias que lleven a cabo el proceso de producción de vitamina K2.
Si no se controlan rápidamente las deficiencias en los recién nacidos, esta puede acabar en la enfermedad hemorrágica del recién nacido que se caracteriza por sangrados en las heces y la orina, alrededor del cordón umbilical y, muchas veces, intracraneal. Estas hemorragias pueden dar como resultado graves lesiones para toda la vida y, en ocasiones, la muerte.
Así como un uso excesivo de ácido acetil salicílico puede evitar la coagulación sanguínea normal mediante la interferencia con la agregación plaquetaria y la disminución de los niveles de factores dependientes de vitamina K.
Espero que con este artículo hayáis aprendido más sobre esta vitamina, y como en todas hay que mantenerlas en niveles aceptables. Un exceso o déficit puede ocasionarnos más de un susto.
¡¡Un saludo!!
Realizado por Jorge Ibarra Morato

COMPARTIR

2 comentarios :

  1. si gracias me a servido algo pero me queda una duda una mujer que tenga el problema de absorción de esta vitamina como serian sus menstruaciones y un parto? seria grave? necesito una respuesta gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola,

      Como hemos mencionado en el post, la deficiencia de vitamina K provoca grandes sangrados, por lo que las menstruaciónes serán muy abundantes dando como consecuencia anemia.

      Sin embargo, lo mejor es que consultes con el médico.

      Un saludo.

      Eliminar