Salmón al horno con patatas asadas

Escrito por Nutrición a las seis el viernes, 7 de diciembre de 2012 | 6:00:00


¡Buenos días! Hoy os traemos una receta con el salmón como protagonista.
El salmón es un alimento muy bien valorado por su alto contenido en grasas del tipo poliinsaturado como es el Omega 3 que, como dijimos en el post anterior, es un componente que ayuda en el control de los niveles de colesterol y triglicéridos plasmáticos, además de que contribuye a la fluidificación de la sangre evitando así la formación de coágulos.
Antes de seguir contando más propiedades del salmón, deberíamos definir, ¿qué es el salmón?
El salmón es un pescado azul, perteneciente a la familia de los Salmónidos. Existen dos grandes familias de salmones:
  • Salmón del Atlántico o europeo (Salmón salar), suele ser el salmón que encontramos fresco en el mercado así como el ahumado, que en España suele ser de este tipo también.
  • Salmón del Pacífico, más utilizado para congelados y otros derivados.
Existen diversas variedades dentro de estas dos grandes familias como el salmón plateado, salmón rosado, salmón rojo o el salmón keta.
La mayoría de los salmones que se comercializan suelen provenir de grandes piscifactorías en las que se respetan los ciclos del salmón; es decir los salmones pasan la mayor parte de su vida en el mar y hacia el final ascienden río arriba para desovar, allí la mayoría muere por agotamiento. Este proceso se lleva a cabo en ambientes cerrados y controlados. Esa es la teoría, realmente los salmones se mantienen en balsas en el mar hasta que llegan a la etapa de reproducción, entonces se trasladan en estanques cerrados y controlados (niveles de agua, oxígeno…) a piscifactorías para el desove, dichas piscifactorías son estanques de agua dulce. Posteriormente las huevas fertilizadas se mantendrán en incubación en medios con agua dulce.
Sí que se suele respetar ese viaje corriente arriba de los salmones ya maduros.
También el salmón está siendo modificado genéticamente, encontrándonos con salmones transgénicos como podemos ver en este artículo muy interesante.
Con respecto a su composición nutricional, en relación al contenido en vitaminas y minerales, destaca su contenido en vitaminas del grupo B muy importante en el desarrollo de los procesos de síntesis de glóbulos rojos, procesos de síntesis del material genético, correcto funcionamiento del sistema nervioso y del sistema de defensas… Al ser un pescado graso es importante la presencia de vitaminas liposolubles estas son la vitamina A y D, siendo la vitamina A un importante elemento para los procesos de mantenimiento, crecimiento y reparación de mucosas así como de la piel y otros tejidos, ayuda en la resistencia contra infecciones y clave para el desarrollo del sistema nervioso y visión nocturna entre otras funciones.
La vitamina D es importante en la regulación de los niveles de calcio en sangre, favorece la absorción y fijación de este mineral en los huesos.
Entre los minerales presentes en el salmón destacan el potasio, fósforo, yodo (indispensable para el buen funcionamiento del tiroides) y magnesio (relacionado con el buen funcionamiento del intestino, nervios y músculos, mejora el sistema inmunitario y posee un ligero efecto laxante). Del salmón también podríamos destacar que, al contrario que otros pescados similares, posee un bajo contenido en hierro.
Las personas con niveles elevados de ácido úrico o con tendencia a ser elevados deben tener cuidado con su consumo ya que posee un alto contenido en purinas que, en el organismo, se transforman en ácido úrico.

Y como siempre, después de conocer todas las propiedades de este rico alimento, toca emplearlo en una deliciosa receta Salmón al horno con patatas asadas
Ingredientes para 4 personas
  • 2 colas de salmón en lomos
  • 2 patatas de medianas a pequeñas
  • Aceite
  • Sal, pan rallado y perejil
Preparación
Precalentamos el horno a 180oC.
Lavamos los filetes de salmón, los secamos bien y los colocamos boca abajo, es decir, con la piel hacia arriba, en una bandeja para horno con una cama de aceite unas horas antes de que lo vayamos a consumir.
Una vez se ha impregnado bien con el aceite, se le da la vuelta y se procede a salarlo. Espolvoreamos con pan rallado y perejil por encima. Cuando el horno esté caliente, metemos la bandeja.
 Mientras tanto pelamos las patatas, las cortamos en cubos no demasiado grandes y las vamos colocando en un plato, sazonamos y echamos un chorro de agua por encima (este agua va a evitar que en el microondas las patatas se deshidraten, se nos peguen al plato y queden secas) y las metemos en el micro unos 5 minutos para que se ablanden, el tiempo depende del tipo de microondas y el tamaño de las patatas, pinchamos para comprobar. Cuando estén blandas, descartamos el agua y las ponemos en la bandeja del salmón en el horno para que terminen de hacerse. En total el salmón tiene que estar unos 15-20 minutos. 
Cuidado que el salmón no se pase de tiempo o si no se os quedará un poco seco. Cuando esté listo, se saca del horno y está listo para servir, bien calentito, y comer. Este plato es ideal para comerlo como plato principal, seguido de una macedonia que nos aportará un montón de vitaminas.
Con esto nos despedimos, no sin antes desearos un magnífico fin de semana.
Realizado por Tamara Valencia Dueñas y Cristina Vallespín Escalada

COMPARTIR

5 comentarios :

  1. Una preguntita sobre la receta. Si el slmon de por si es ya contiene bastante grasa, el añadir aceite y mantequilla, no estáis aumentando la grasa a esta receta?
    Por lo demás estupendo. Un saludo para todo el equipo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Maria!
      En el caso del Salmón hablamos de grasas "buenas" lo que si, el valor calórico aumenta, pero no es un tipo de grasa saturada y siempre debemos tener en cuenta que la grasa no es mala, es un plato que suele ser único o en ocasiones puede ir precedido por una ensalada, pero si aún así prefieres una receta algo menos calórica una opción para evitar que el salmón quede demasiado seco (ya que el aceite y la mantequilla no le protege)es hacerlo en papillote en el horno, el salmón se envuelve en papel de aluminio o en papeles especiales para el cocinado en el horno y así se consigue no solo que no se quede seco sino que se cueza en su propio jugo, si además se le añaden algunas verduras la mezcla de aromas y sabores es muy rica.
      Muchas gracias por leernos. Un saludo de parte de todo el equipo.

      Eliminar
  2. Muy buen articulo! Queria compartir con ustedes en retribución a este gran post un espacio donde también se debate y hay mucha info sobre alimentación: https://www.facebook.com/ComunidadLedesma. Esperemos poder cambiar malos habitos entre todos para una mejor nutrición. Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Buenos días, hace algún tiempo llevo siguiendo este blog, gracias a que una amiga me hablo de él.
    Reconozco que prácticamente lo único que sigo son las recetas, porque siempre me ha gustado cocinar.
    Desde que habéis subido esta receta la hago cada fin de semana. Mmmmm el salmón se deshace en la boca. Hacéis muy buen trabajo, gracias. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Hola!!

      Nos alegra que nuestros lectores preparen nuestras recetas y nos comenten sus impresiones. La verdad que es una receta muy rica y fácil de preparar.

      Si has hecho alguna más nos gustaría saber qué te ha parecido.

      ¡¡Muchas gracias por seguirnos y comentarnos!!.

      Un saludo.

      El Equipo de Nutrición a las 6. :)

      Eliminar