La vitamina B5, una vitamina omnipresente

Escrito por Nutrición a las seis el lunes, 15 de febrero de 2016 | 6:00:00



¡Buenos días! Hace tiempo que no hablamos de ningún mineral o vitamina, así que me gustaría empezar la semana con una nueva entrega, en esta ocasión voy a hablar de una vitamina. Antiguamente se la conocía como vitamina B5, aunque hoy en día se la conoce por ácido pantoténico, y es una vitamina termolábil e hidrosoluble pero insoluble en medio alcalino.
El ácido pantoténico o vitamina B5 está constituida por una molécula de ácido pantoico unida a la β-alanina por enlace peptídico. 
A su vez, cuando esta vitamina se une a otra molécula (β-tioetanolamina) forman un compuesto denominado panteteína, que es parte estructural de la coenzima A (conocida por muchos).
Metabolismo
La vitamina Bse encuentra ampliamente distribuida en los alimentos (como veremos más adelante) y se absorbe a nivel intestinal, concretamente en el yeyuno, y se transporta en la circulación plasmática para llegar a todos los tejidos. 
Al ser una vitamina soluble en agua, la mayor excreción es a través de vía urinaria.
Existe un cierto grado de síntesis endógena, es decir que el propio organismo puede sintetizarla, pero es insuficiente para llegar a las necesidades diarias.
Funciones
Al formar parte de la estructura de la coenzima A, y como muchas de las otras vitaminas del grupo B, el ácido pantoténico es esencial en el metabolismo de hidratos de carbono, proteínas y grasas para la obtención de energía. También favorece el crecimiento y el desarrollo corporal.
Participa además en la formación de anticuerpos y colesterol, y en la producción de corticoesteroides y otras hormonas
Fuentes alimentarias
Como comentaba, esta vitamina se encuentra prácticamente en todos los alimentos. Carne (sobre todo las vísceras), pescado, huevos, leche y productos lácteos, legumbres, cereales integrales, levadura, verduras (setas, repollo, brócoli), patatas, frutas, 
Ingestas recomendadas y deficiencia vitamínica
Las recomendaciones diarias de esta vitamina se sitúan en unos 4-7 mg/día para los adultos y 2-6 mg/día para los niños. 
No suele existir deficiencia de esta vitamina dada su abundancia en los alimentos, sin embargo, en casos de desnutrición o malnutrición es cuando pueden existir carencias. Alteraciones gastrointestinales, calambres musculares, alteraciones neurológicas, hormigueo de pies, fatiga o debilidad son algunos de los síntomas que podemos encontrar si hay una deficiencia.
De igual manera, tampoco suele existir una hipervitaminosis debido a su solubilidad en agua y no hay descritos casos de toxicidad en tratamientos en los que se han administrado dosis altas de esta vitamina, que generalmente se administra a modo de complejo vitamínico junto con otras vitaminas. 
Con esto me despido hasta el próximo día, no sin antes desearos un feliz día y comienzo de semana. ¡Saludos!
Realizado por Cristina Vallespín Escalada
Fuentes
Nutrición y alimentación humana.2ed. Mataix J. Ergon 2009.

COMPARTIR

0 comentarios :

Publicar un comentario