Fideuá al estilo Nutrición a las 6

Escrito por Nutrición a las seis el viernes, 5 de febrero de 2016 | 6:00:00

¡Buenos días! Hoy os vamos a hablar de uno de los moluscos más consumidos en España, tanto en su forma fresca como en conservas, no es otro que el mejillón.
Está formado por una concha y una masa visceral. La concha, de color negro azulado, es alargada y con dos valvas iguales. La superficie es sensiblemente lisa, marcándose únicamente las líneas concéntricas de crecimiento. Su carne es blanda y jugosa, de color amarillo o rojizo, más intenso en las hembras que en los machos. Su talla máxima es de 15 cm, aunque la común oscila entre 5 y 8 cm.
La mayor producción está en las Rías Baixas, aunque en el Mediterráneo se produce otro, de menor tamaño y también de excelente calidad. Ambos proceden, desde hace muchos años, de la acuicultura, la práctica totalidad del cultivo se hace por el sistema de bateas, es decir, en unas plataformas flotantes sujetas al fondo del mar, de las que penden unas cuerdas, se adhiere la semilla o cría del mejillón en unas mallas.
Al poco tiempo estas mallas se deshacen dejando libre al mejillón que ya ha fabricado el biso con el que se sujeta a la cuerda. Los mejillones se retiran de las cuerdas y se colocan en otras para repartir el peso, el conocido como desdoble. Están así hasta que alcanzan el tamaño comercial en un año aproximadamente.
En la naturaleza, el mejillón vive fijo a las rocas en la zona litoral, tanto en mar abierto como en estuarios, siempre que existan movimientos de aguas significativos. 
En cuanto a su composición nutricional, el mejillón destaca por su aporte de proteínas de buena calidad, aunque en cantidad algo inferior a las del resto de los moluscos. Contiene muy poca cantidad de grasa por lo que su valor calórico no es muy elevado.
De su contenido en minerales, el selenio es el más destacado, a continuación, destacan los aportes de hierro, fósforo y yodo. El hierro que contienen es superior incluso al de muchas carnes como la de cerdo o ternera, si bien hay que tener en cuenta que los mejillones se consumen en cantidades inferiores a las carnes, y con menos frecuencia.
Así mismo es fuente de vitaminas del grupo B, con aportes muy buenos de vitamina B12. De las vitaminas liposolubles, sólo se puede destacar discretamente el contenido en vitaminas E.
Después de conocer la composición y propiedades de los mejillones, cojamos el delantal y pasemos a la cocina a preparar una rica Fideuá al estilo Nutrición a las 6
Ingredientes para 4 personas

  • 1.5 kg de morralla
  • 400 gr de fideos gruesos
  • 400 gr de cola de rape
  • 400 gr de calamar
  • 250 gr de chirlas
  • 12 gambas rojas
  • 12 mejillones
  • 1 puerro
  • 1 cebolleta
  • 1 tomate
  • 3 dientes de ajo
  • Aceite de oliva
  • Sal, pimentón y perejil
  • Hebras de azafrán
Preparación

El secreto de que salga una sabrosa fideuá radica en preparar un buen caldo de pescado, para lo cual ponemos a cocer la morralla con las chirlas, los mejillones, el puerro y la cebolleta en una cazuela con agua y unas ramas de perejil. Sazonamos y cocinamos durante 60 minutos aproximadamente. Colamos el caldo (reservando las chirlas y los mejillones) y lo reservamos caliente.
Mientras se prepara el caldo, o seguidamente, ponemos la paella al fuego con aceite de oliva. Cuando esté bien caliente, agregamos las gambas y sofreímos. Cuando tomen un color rosáceo, las sacamos a un plato y reservamos. Repetimos el proceso con el rape y el calamar troceado y reservamos también. 
Pelamos y picamos finamente los dientes de ajo y los añadimos a la paella junto con el azafrán, el pimentón y el tomate rallado (o en su defecto salsa de tomate). Sofreímos unos minutos, incorporamos las gambas, rape y calamar reservados y rehogamos. Añadimos la pasta, removemos bien para que se integre con los demás ingredientes y a continuación echamos el caldo caliente (el doble de caldo que de pasta). Probamos y rectificamos el punto de sal, de ser necesario. 
Colocamos por encima las chirlas y los mejillones, y dejamos cocinar a fuego medio unos 8-10 minutos o hasta que el caldo se evapore. Pasado este tiempo, dejamos reposar unos minutos tapado y ¡listo para servir!
Esperamos que paséis un buen fin de semana y os animéis a preparar esta deliciosa receta. ¡Saludos!
Realizado por Jorge Ibarra Morato y Cristina Vallespín Escalada
Fuentes

COMPARTIR

0 comentarios :

Publicar un comentario