Rape al horno

Escrito por Nutrición a las seis el viernes, 26 de febrero de 2016 | 6:00:00

¡Buenos días! Terminamos la semana con una rica receta, y como invitado especial de hoy hablamos del rape.
El rape común o rape blanco (Lophius piscatorius) y el rape negro o rojo (Lophius budegassa) son las dos especies que podemos encontrar con mayor frecuencia en el mercado.

Posee una gran cabeza, ancha y plana, con una serie de lóbulos alrededor, en la que se sitúa una enorme boca, recorrida por dientes curvados, afilados y fuertes. De su apariencia destacan sus apéndices en la cabeza, semejantes a cañas de pescar, son señuelos para atraer a sus presas.
Es un pescado blanco que se puede encontrar en litorales y, especialmente, en profundidades entre 100 y 1.000 m, semienterrado y camuflado en fondos fangosos. Sus principales áreas de distribución son el Mediterráneo y el Atlántico.
Como ya hemos mencionado antes, el rape es un pescado blanco o magro, con un contenido graso muy bajo, lo que equivale a un valor calórico muy reducido. No obstante, su aporte proteico es considerable y resulta una buena fuente de vitaminas del grupo B, concretamente B12 y niacina o B3; y de minerales como el selenio, el fósforo y en menor proporción, el hierro.
Por todo esto, podemos decir que el rape es un alimento indicado para cualquier persona, especialmente para aquellas que sigan dietas hipocalóricas y mujeres embarazadas. Además, carece de espinas, salvo la central, por lo que es un buen modo de habituar a los más pequeños a comer pescado.
En conclusión es un pescado muy cotizado por la exquisitez de su carne suave, sin espinas y con un sabor que recuerda al marisco.
Conociendo ya todos los beneficios que nos ofrece el rape, ¿pasamos a la cocina a ver qué preparamos hoy? Vamos a cocinar Rape al horno
Ingredientes
  • 4 colas de rape pequeñas
  • 2 patatas
  • 2 tomates maduros
  • 1 calabacín grande
  • 1 cebolla
  • Aceite de oliva virgen
  • ½ vaso de vino blanco
  • Sal y pimienta
Preparación
Para empezar, en el caso de que las colas de rape sean congeladas, deberemos descongelarlas. A continuación, las salpimentamos y regamos con una cucharadita de aceite de oliva. Reservamos
Por otra parte, precalentamos el horno a 190oC.
Mientras se calienta, pelamos las patatas y las cortamos en rodajas finas, y hacemos lo mismo con la cebolla y el calabacín. El tomate por su parte, lo troceamos (pelado o no, según gustos). Cuando lo tenemos todo cortado, cogemos una fuente apta para horno, y colocamos una capa de patatas, por encima ponemos una capa de cebolla y encima la de calabacín, terminando con una capa de tomate. Salpimentamos, rociamos con un poco de aceite de oliva y regamos con medio vaso de agua y medio vaso de vino blanco.
Metemos al horno unos 40 minutos o hasta que veamos que empieza a dorarse. En este momento, colocamos por encima las colas de rape salpimentadas y volvemos a meter al horno unos 10 minutos.
¡Listo para servir! Una receta sencilla, deliciosa y saludable.
Con esto nos despedimos hasta la semana que viene. ¡Saludos!
Realizado por Tamara Valencia Dueñas y Cristina Vallespín Escalada
Fuentes

COMPARTIR

0 comentarios :

Publicar un comentario