Inicio » , , , , , , » Cuida tu piel del calor y del sol con una buena alimentación

Cuida tu piel del calor y del sol con una buena alimentación

Escrito por Nutrición a las seis el lunes, 13 de julio de 2015 | 6:00:00

Buenos días a todos, ¿cómo va la ola de calor? Ya son muchos los días que llevamos con temperaturas muy altas y aprovechamos cualquier sitio con agua, piscinas, playas, ríos o embalses para darnos un chapuzón e intentar refrescarnos. Pero… ¿cuidamos de nuestra piel?
La piel es el órgano más grande, con varias funciones, entre las que encontramos una de las más importantes: la de protección, ya que la piel es la primera barrera que van a encontrar los microorganismos patógenos, por lo que nos va a proteger de ataques externos.
Aunque hay que cuidarla todo el año, nunca es tarde si la dicha es buena, ¿a qué estás esperando? Para ello, es importante una buena hidratación a base de cremas hidratantes o nutritivas, así como cremas de protección solar. No obstante, no debemos olvidarnos que la alimentación es importante para que la piel luzca sana y brillante.
Para mantener una piel sana vamos a necesitar vitaminas, minerales, ácidos grasos y, sobre todo, agua.
Entre las vitaminas que tienen acción protectora frente al envejecimiento celular y efecto regenerador sobre la piel, destacan la vitamina A, E, C y vitaminas del grupo B.
La vitamina A, es una de las más importantes cuando hablamos de la piel, ya que ejerce un papel importante en la renovación de las células de la piel y de las mucosas. Al ser una vitamina liposoluble, la podemos encontrar en múltiples alimentos de origen animal, entre los que destacan los lácteos. También la podemos encontrar en alimentos de origen vegetal, pero en forma de beta-caroteno.
El beta-caroteno, un precursor de la vitamina A como ya hemos hablado en este blog en numerosas ocasiones, se encuentra en las verduras de hoja verde y las hortalizas de colores que van del rojo al amarillo como la zanahoria y el tomate, además de estar presente en ciertas frutas, sobre todo las de temporada de verano como son el melocotón, la cerezas, el melón, etc.
Una de las propiedades por las que destaca el beta-caroteno es su efecto potenciador del bronceado, asimismo colabora en la prevención de la aparición y formación de arrugas tempranas, además, al ser un antioxidante, va a ayudar contra el acné.
Pero debemos tener cuidado, ya que si lo tomamos en exceso, provoca una coloración anaranjada de la piel, que además puede ser dañino para el hígado.
La vitamina E es un potente antioxidante que reduce el daño producido por los radicales libres, además tiene capacidad antiinflamatoria. La podemos encontrar en aceites vegetales, como el de girasol, en los frutos secos, en el germen de cereales o cereales integrales y en vegetales de hoja verde. 
La vitamina Ctambién es un potente antioxidante, pero otra de sus funciones principales es participar en el proceso de síntesis de colágeno, que es la proteína estructural más abundante, se distribuye en la piel y la mantiene firme y tersa, además, se encuentra en los huesos, los cartílagos y el tejido conjuntivo.
Finalmente, encontramos las vitaminas del grupo B que van a ayudar a mejorar la piel, el cabello y las mucosas e intervienen en los procesos de renovación celular. Las podemos encontrar en la gran parte de alimentos de origen vegetal y en los de origen animal. 
Entre los minerales, podemos destacar el selenio, el zinc y el azufre, este último indispensable en la síntesis de queratina y acción contra la seborrea. Al igual que las vitaminas del grupo B, los podemos encontrar en alimentos de origen animal y vegetal.
¿Y quién dijo que la grasa no es necesaria? La grasa también es necesaria dentro de una alimentación sana y equilibrada, destacando en este caso los ácidos grasos insaturados, que podemos encontrar del tipo monoinsaturados, como el ácido oleico, que se encuentra en el aceite de oliva, el aguacate y en frutos secos como la almendra. 
Así como los ácidos grasos poliinsaturados que podemos obtener de aceites de semillas, como el de girasol, frutos secos oleaginosos, como las nueces, y el pescado, entre los que destaca el pescado azul, rico en omega 3. 
Los ácidos grasos van a ayudar a mantener la piel bien estructurada e hidratada.
Por último, tenemos el aguamucho hemos hablado del líquido elemento con todas las propiedades que nos aporta, y es que es el agua el que nos va a aportar la hidratación necesaria para nuestra piel, ya que aproximadamente el 70% de la composición es agua. Como mínimo se recomienda beber 1.5 litros diarios, aunque en plena ola de calor, los requerimientos hídricos aumentan, y si no bebemos lo suficiente la piel se volverá áspera, frágil y tirante.
Y con esto nos despedimos, mientras tanto ser felices y disfrutar del verano y del sol, pero con precaución.
Realizado por Jorge Ibarra Morato
Fuentes
Conocimientos adquiridos durante la Diplomatura de Nutrición Humana y Dietética.

COMPARTIR

0 comentarios :

Publicar un comentario