Guisantes a la gallega

Escrito por Nutrición a las seis el viernes, 10 de enero de 2014 | 6:00:00

¡¡Muy buenos días!! Tras el parón navideño llega a nuestro blog la primera receta del año, hoy contamos como protagonista con una legumbre, aunque para muchos es considerada como una verdura, no es nada menos que el guisante.
El guisante, arveja o chícharo (Pisum sativum) es la pequeña semilla comestible de la planta que se cultiva para su producción. La planta es una trepadora de 2 m de alto, con zarcillos ramificados y flores blancas o moradas de hasta 30 mm de ancho.
Los guisantes pertenecen a la familia de las leguminosas, pese a que el acerbo popular los considere verduras. No obstante, parte de razón no falta, y es que durante los meses de primavera se recolecta una variedad de guisantes tempranos, conocidos también como tirabeques, cuyos granos frescos y tiernos tienen una composición nutricional que se asemeja más a la composición de las verduras que a la de las legumbres secas.
El guisante es un alimento oriundo de Oriente Medio y de Asia Central, donde se cultiva desde hace miles de años. Hoy en día, es una legumbre conocida en todo el mundo.
Desde que nacen las plantas hasta que se inicia la floración, cuando las temperaturas son óptimas, suele transcurrir entre 90 y 140 días, según variedades. Los guisantes son una cosecha de estación fresca que se puede disfrutar tanto en primavera como en otoño.
En cuanto a su composición nutricional, son fuente de proteínas, fibra, fósforo, tiamina, niacina, ácido fólico y vitamina C.
Una ración media de guisantes tiene casi tanta proteína como un huevo entero, menos de un gramo de grasa y nada de colesterol. Además, aporta un contenido significativo de minerales tales como el fósforo, el potasio, el hierro y el magnesio.
En cuanto a las vitaminas, hay que destacar su contenido en tiamina, niacina, ácido fólico y, fundamentalmente, en vitamina C. La importancia del ácido fólico merece una mención especial ya que se ha demostrado que es efectivo frente a anemias meganoblásticas y en la prevención de alteraciones del tubo neural en el recién nacido (espina bífida), dado que el ácido fólico es requerido para la síntesis de ADN durante la división celular, siendo ambas situaciones de riesgo para las mujeres embarazadas.
De ahí la importancia de ingerir alimentos con altos niveles de ácido fólico en este periodo tan crítico, y que podemos recordar en el post que dedicamos a esta vitamina.
Respecto a su contenido en carotenoides, a pesar de su contenido significativo de beta-carotenos (449 μg/100 gr de porción comestible), es aún más rico en carotenoides sin actividad provitamínica-A, como la luteína y zeaxantina (2477 μg/100 gr de porción comestible).
Tampoco podemos olvidar su aporte a la dieta de aminoácidos como la leucina, la lisina, la fenilalanina, la arginina, o la alanina.
Todo ello hace del guisante una legumbre muy completa y bien rica. Y ahora sí, pasamos a la cocina y no todo son guisantes con jamón, hoy cocinamos… Guisantes a la gallega
Ingredientes para 6 personas
  • 600 gr. de guisantes
  • 1 cebolla mediana
  • 1 puerro fino
  • 2 patatas medianas
  • 200 gr. de lacón
  • 50 gr. de taquitos de jamón serrano
  • 1,5 L. de caldo de pollo
  • Pimentón dulce
Preparación
Primero vamos a preparar los ingredientes, picamos bien la cebolla y el puerro y reservamos. Continuamos troceando el lacón, picando en dados el jamón serrano (a no ser que lo compremos ya en taquitos) y pelamos y troceamos las patatas en dados.
Empezamos a calentar aceite en una olla y cuando esté caliente añadimos la cebolla y el puerro, lo dejamos pochar hasta que la cebolla empiece a blanquear.
A continuación, añadimos el jamón serrano y el lacón, rehogamos dos minutos y añadimos el pimentón (además del dulce yo le echo pimentón picante y queda genial).
Después, incorporamos las patatas y los guisantes, rehogamos un par de minutos más para, finalmente añadir el caldo hirviendo y dejar cocer durante 15-20 minutos. Ya está listo para servir.
Como habréis observado para esta receta no he utilizado sal, ya que el lacón y el jamón serrano serán los encargados de darle sabor al plato junto con el resto de ingredientes.
Con esto nos despedimos, no dudéis en escribirnos vuestras impresiones sobre este plato en el que los guisantes pasan a un primer plano, algo poco habitual en este alimento.
Realizado por Jorge Ibarra Morato y Tamara Valencia Dueñas
Fuentes

COMPARTIR

4 comentarios :

  1. Cómo me gustan..y me salen de llorar, que lo sepáis...;-))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Patricia!!

      Habrá que probarlos... esperamos tu receta ;)

      Eliminar
  2. Tengo que probar esta receta, tiene muy buena pinta. A mi los guisantes me gustan pero siempre los tomo con jamon.
    Un abrazo.
    H

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola,

      Lo más normal es hacer los guisantes con jamón, por eso hemos querido publicar esta receta que salga de esa normalidad. Si te decides a probarla cuéntanos tus impresiones y resultados.

      Saludos.

      Eliminar