Inicio » , , , , » Nutrición en las diferentes etapas de la vida XI - La mujer lactante

Nutrición en las diferentes etapas de la vida XI - La mujer lactante

Escrito por Nutrición a las seis el lunes, 18 de noviembre de 2013 | 6:00:00


Buenos días a todos. Hoy toca hablar de otra de las etapas de la vida, y siguiendo un poco el hilo conductor, hoy toca hablar de la mujer lactante. Atrás hemos dejado a la mujer embarazada y, ¿de quién sino toca hablar que de las lactantes?
¿Qué es la lactancia?
La lactancia es un periodo de la vida en el que la madre ofrece al recién nacido un alimento (la leche materna) que es tanto cualitativa como cuantitativamente adecuado para sus necesidades.
La lactancia materna es el mejor alimento que puede recibir un recién nacido y supera con creces cualquier fórmula artificial de lactancia materna, como creo que comentamos en el primer post de esta sección. Evidentemente para aquellas mujeres que por distintas razones no pueden amamantar a sus bebés, dichas fórmulas son la única opción que tienen para nutrir al recién nacido; algunas de estas razones pueden ser que el lactante presente alguna metabolopatía como la galactosemia, o que la madre padezca algún cáncer, que presente tuberculosis, que se esté tratando con algún fármaco, etc.
Para que la lactancia materna tenga éxito, se debe iniciar en las primeras horas de vida del bebé y se alargará durante varios meses, en los cuales las necesidades de la madre deben estar bien cubiertas para que al bebé no le falte de nada, ya que si la madre está malnutrida su leche no será de calidad y el bebé entonces estará también malnutrido.
Por esta razón, quiero recalcar que no es el momento idóneo para ponerse a hacer dietas. ¿Por qué digo esto? En esta etapa, las madres tienden a querer perder el peso ganado durante el embarazo cuando ya han dado a luz y se sienten recuperadas del proceso del parto. Pero no tengáis prisa, disfrutar del bebé y disfrutar comiendo lo que debéis y con control... el peso se va perdiendo a lo largo de la lactancia hasta llegar al peso previo a la gestación sin necesidad de restricciones ni dietas de adelgazamiento. ¿Y por qué lo vamos perdiendo? Porque la lactancia es una etapa de elevado gasto calórico ya que la producción de leche requiere mucha energía, el coste aproximado para producir 1 litro de leche es de unas 700 kcal.
Necesidades nutricionales durante la lactancia
Energía
Durante este periodo las necesidades calóricas de la mujer aumentan notablemente, sobre todo, por el coste energético de la lactación, es decir, a la producción de leche (como he comentado previamente). Aunque producir un litro de leche requiere unas 700 kcal, la ingesta energética recomendada extra es de unas 500 kcal. Esta diferencia que no cubriremos con la alimentación sirve para movilizar los depósitos adiposos aumentados durante la gestación para así normalizar el peso materno. La ingesta media de energía debería ser de unas 2800 kcal/día.
Proteínas
Están aumentadas en un 20-30% con respecto a la mujer no lactante, siendo oportuno una consumición media de unos 15 gr. adicionales durante los primeros 6 meses de la lactancia. Al menos la mitad de estas proteínas deben ser de elevado valor biológico, que nos aporten todos los aminoácidos esenciales.
Hidratos de carbono y grasas
No hay variaciones significativas con respecto a la mujer no lactante. Aunque la elección de los alimentos utilizados que nos aporten estos dos nutrientes se verá reflejado en la calidad de la leche que produzca.
Vitaminas
Existe un aumento generalizado de todas ellas. Siendo las de especial relevancia las vitaminas A, E, C, B1, B2, Niacina, ácido fólico y folato y la B12. Si la alimentación es variada y equilibrada no habrá necesidad de suplementos farmacológicos para cubrir las necesidades. Especial mención requiere la vitamina B12 y las mujeres vegetarianas, en las que probablemente sea necesario suplementación.
La vitamina D también es importante, pero con exponerse, tanto la madre como el bebé (con sus debidas protecciones, 15 minutos al sol, como sabemos, es más que suficiente. Teniendo en cuenta en verano no exponerse en las horas centrales del día.
Minerales
Los más importantes son el calcio y fósforo puesto que intervienen en la mineralización ósea, desarrollo mental, etc., que con la leche se aportan al bebé.
Otro mineral a tener en cuenta es el hierro, aunque como no hay pérdidas por la menstruación en realidad las recomendaciones no varían demasiado con respecto a las mujeres no lactantes.
El magnesio, zinc, yodo y selenio también son relevantes.
Recomendaciones nutricionales generales
Una parte fundamental en esta etapa es la hidratación constante de la mujer lactante. Esto se debe principalmente a que la leche está compuesta por, al menos, un 85% de agua, con lo cual es conveniente beber de 2 a 3 litros de líquido al día. Se debe beber aunque no tengamos sed, y 1 de esos 3 litros debe corresponder a leche o su correspondiente en productos lácteos. Otras razones para ingerir abundante líquido son que nos va ayudar en el tránsito intestinal, reducir la retención de líquidos, va a aumentar la oliguria, etc.
Es importante vigilar qué alimentos tomamos ya que hay algunos que afectan y pueden modificar las características organolépticas de la leche y con ello, hacer que el bebé la rechace. Entre estos alimentos encontramos las coles, el ajo, las alcachofas, los espárragos, los rábanos, las cebollas y algunas especias.
Las comidas deben estar divididas en varias tomas y que no sean demasiado abundantes para controlar la sensación de hambre y además, controlar las glucemias. Esto no quiere decir que estemos durante todo el día picoteando, y menos aún alimentos con calorías vacías. Se deben elegir las frutas, lácteos, tostadas con diferentes acompañamientos, etc. También hay que comer despacio y masticando bien los alimentos, como se aconseja a la población general.
En cuanto a las técnicas culinarias, no hay que restringir ninguna a menos que signifique tener que añadir gran cantidad de grasa, que dificultaría las digestiones. La sal se debe usar con moderación, así como controlar alimentos que contienen grandes cantidades como alimentos en salazón, encurtidos, embutidos, precocinados, etc.
Las grasas mejor que provengan del aceite de oliva, de frutos secos y de pescados azules. En cuanto a los azúcares, controlar su consumo para evitar picos glucémicos y que nos aporten además calorías vacías.
En cuanto a grupos de alimentos:
  • Las carnes consumidas deben ser preferiblemente magras.
  • Se aconseja consumir al menos 4 veces a la semana pescado, tanto blanco como azul, ya que éstos últimos nos proporcionaran w-3 y w-9. Además nos aportarán yodo.
  • Menos en los casos contraindicados, se deben tomar de 3 a 4 huevos a la semana, los cuales nos aportarán las mejores proteínas.
  • Frutas, verduras y hortalizas deberán estar presentes en casi todas las comidas, al menos 5 veces al día, incluyendo una ensalada y un cítrico. Estos alimentos nos van a aportar todas las vitaminas hidrosolubles necesarias y fibra.
  • No nos olvidemos de las legumbres, que juntándolas debidamente nos van a complementar algunos platos para conseguir proteínas de alto valor biológico.
En cuanto al alcohol, tabaco y bebidas excitantes, se deberían limitar o casi eliminar por completo, ya que al igual que todos los nutrientes, van a pasar a la leche y perjudicar al niño. Además, el alcohol inhibe la evacuación de la leche.
Por último, en cuanto a medicamentos, existen una serie de consideraciones que deben tenerse en cuenta como pueden ser la dosificación, duración y vía de administración, así como el propio fármaco, ya que al igual que en el caso anterior, puede pasar al bebé a través de la leche. Es importante consultar con el médico, y en el caso de que se pueda tomar, tomarlo 3 o 4 horas antes de la toma.
Con esto me despido, sin antes recordaros que la dieta debe ser como la de cualquier otra etapa, variada, equilibrada y que contenga una gran variedad de alimentos que nos asegure el aporte de todos los nutrientes necesarios. También, que, ante cualquier duda, siempre consultar con el especialista de turno.
Un saludo, hasta el próximo día.
Realizado por Cristina Vallespín Escalada
Fuentes
Conocimientos adquiridos durante la Diplomatura de Nutrición Humana y Dietética.
Nutrición y alimentación humana.2a ed. Mataix J. Ergon 2009.
Krause Dietoterapia. 12a ed. Mahan L. K., Escott-Stump S., Raymond J.L.. Elsevier Masson 2009.

COMPARTIR

1 comentarios :

  1. Excelente articula, La nutrición no solamente es importante cuando sos joven, toda la vida debemos llevar una dieta equilibrada. Si bien la etapa mas importante es la juventud ya que es cuando crecemos y debemos hacerlo de una forma fuerte. Curso de nutrición a distancia en http://www.ceac.es/cursos/tecnico-en-dietetica-y-nutricion/

    ResponderEliminar