Inicio » , , , , » Vitamina B12 o cobalamina, la vitamina de origen animal

Vitamina B12 o cobalamina, la vitamina de origen animal

Escrito por Nutrición a las seis el lunes, 28 de octubre de 2013 | 6:00:00



¡¡Buenos días!! Hoy traemos al blog la vitamina B12, una vitamina muy importante por sus numerosas e importantes funciones. Empecemos.
En los primeros años del siglo pasado, Combe, médico escocés, fue el primero en intuir un cierto tipo de anemia, a la que se denominó posteriormente “anemia megaloblástica”. En 1929, Castle y colaboradores postularon la existencia de un factor intrínseco en el jugo gástrico que, junto a otro factor extrínseco presente en la carne, sería necesario para producirse una absorción normal del “factor antianemia perniciosa”. En 1948 se consiguió aislar el factor extrínseco.
Es una de las vitaminas que tienen mayor complejidad estructural, está formada por carbono, hidrógeno, oxígeno y nitrógeno. En su centro se encuentra un átomo de cobalto que se une, a su vez, a otros materiales; el ion cobalto constituye el centro activo de la cobalamina.
En el caso de la vitamina comercial, estos grupos están sustituidos por otro de cianuro, por lo que la vitamina recibe entonces el nombre de cianocobalamina.
Pero, ¿cómo se absorbe y se metaboliza en el cuerpo?
La cobalamina presente en los alimentos en forma de complejo proteínico, se libera de su unión con las proteínas de la dieta en el tubo digestivo por acción del ácido clorhídrico y de las enzimas gastrointestinales. Posteriormente, una pequeña parte se absorbe por difusión pasiva, pero el mecanismo más importante de absorción se realiza mediante la unión con una proteína específica de la mucosa intestinal, llamada factor intrínseco.
Una vez que pasa al plasma, es transportada unida a unas proteínas específicas, las transcobalaminas I y II, que las transfieren al interior de las células tras unirse a receptores específicos situados en la porción terminal del íleon. En el interior de éstas, se liberará de dicha transcobalamina, transformándose en coenzimas activas: la metilcobalamina y adenosilcobalamina.
La concentración más elevada se encuentra en el hígado y, hasta cierto grado, en el riñón, de donde se libera según se requiera hacia la médula ósea y otros tejidos.
En cuanto a su metabolización, la bilis es la vía principal de excreción, pero a través de la circulación enterohepática se recicla gran parte de la misma, siendo reabsorbida por la mucosa intestinal, lo que explica su larga vida media. El organismo humano contiene un total de 2 a 5 mg de vitamina B12, siendo las reservas orgánicas suficientes para cubrir las necesidades en un periodo de dos años.
Las cantidades superiores a las necesidades diarias se excretan por la orina.
¿Cuáles son sus funciones?

Es una vitamina indispensable para el desarrollo de numerosas reacciones enzimáticas, donde participa en forma de sus coenzimas activas.
La metilcobalamina es la coenzima indispensable para la conversión de la homocisteína en metionina, estando así, la B12, implicada directamente en la síntesis de proteínas. Por otro lado, la 5-desoxiadenosilcobalamina está implicada en compuestos necesarios para la degradación de determinados aminoácidos y ácidos grasos.
La cobalamina es esencial para la función normal en el metabolismo de todas las células, en especial para aquellas del tracto gastrointestinal, la médula ósea y el tejido nervioso. Interviniendo en la formación de glóbulos rojos, y afectando a la formación de la mielina.
¿Cuáles son sus requerimientos y toxicidad?
Las recomendaciones para las vitaminas y demás nutrientes están ideadas para conseguir un margen de seguridad por encima de los requerimientos fisiológicos medios, teniendo en cuenta la edad y el sexo. Para la vitamina B12, las Ingestas Dietéticas Recomendadas son:
  • Personas adultas y jóvenes mayores de 11 años: 2 mg/día.
  • Mujer embarazada: 2.2 mg/día.
  • Mujer lactante: 2.6 mg/día.
  • Lactante de 0 a 5 meses: 0.3 mg/día.
  • Lactante de 5 meses a 1 año: 0.5 mg/ día.
  • Niños, de 1 a 3 años: 0.7 mg/día.
  • Niños, de 4 a 6 años: 1 mg/día.
  • Niños, de 7 a 10 años: 1.4 mg/día.

No se ha descrito una toxicidad clara con la ingestión oral diaria de hasta 100 mg de vitamina B12.

¿Cuáles son sus fuentes?
Las bacterias, los hongos y las algas pueden sintetizar vitamina B12, mientras que las levaduras, plantas superiores y los animales son incapaces de hacerlo. En la dieta humana, esta vitamina procede casi exclusivamente de los alimentos de origen animal, donde se ha acumulado a partir de la síntesis bacteriana. Los alimentos vegetales carecen casi por completo de esta vitamina.
Las fuentes más abundantes son el hígado y el riñón, seguidos de la leche, huevos, pescado graso, moluscos marinos, queso y carne proveniente del músculo. Una fuente adicional no dietética de pequeña cantidad de B12 absorbible, puede proceder de las bacterias del intestino delgado humano, sin embargo, no se absorbe ya que ocurre en el colon antes del íleon terminal.
Por lo general, la manipulación culinaria de estos alimentos no comporta pérdidas en esta vitamina, aunque la carne y el pescado hervidos llegan a perder hasta un 30% de su contenido en el agua de cocción, dada su capacidad hidrosoluble. Y del 40 al 90% de la vitamina se pierde cuando la leche se pasteuriza o evapora.
Las etiquetas de algunos productos fermentados de soja, tales como el tempeh, declaran que son una buena fuente de esta vitamina. Y las casas de productos dietéticos también alaban al alga espirulina como una fuente rica. Sin embargo, estas declaraciones son dudosas, ya que dichos productos no son fuentes fiables de vitamina B12. La confusión se debe a que el método común de analizar el contenido de vitamina B12 no distingue entre las formas de la vitamina activas en el ser humano, y las que son activas en las bacterias pero no para en el humano. Estas últimas formas se llaman formas análogas, mientras que las formas activas se llaman cobalaminas.
La cianocobalamina es la forma más estable y, por lo tanto, la forma en la cual la vitamina se produce de manera comercial a partir de fermentación bacteriana.
Por último queda un punto importante, ¿qué pasa si existe déficit?
La deficiencia de esta vitamina produce alteraciones en la síntesis de ADN, una proliferación defectuosa de la división celular que en el hombre se manifiesta por anemia megaloblástica, glositis e hipospermia. La falta de esta vitamina produce una degeneración subaguda de la materia blanca cerebral, los nervios ópticos, la médula espinal y los nervios periféricos. Las causas del déficit deben buscarse en otras deficiencias nutricionales que provocan alteraciones de la secreción gástrica o intestinal. Los signos más frecuentes son lengua enrojecida, lisa e hinchada. Tinte ictérico por eritropoyesis ineficaz y trastornos neurológicos.
Espero que os haya gustado, con esto me despido hasta el próximo post.
¡¡Saludos!! :D
Realizado por Jorge Ibarra Morato
Fuentes
Nutrición y alimentación humana.2a ed. Mataix J. Ergon 2009.
Nutrición y dietética. Martin Salinas C, Díaz Gómez J, Montilla Valeriano T, Martínez Montero P. Ediciones DAE (grupo Paradigma) 2000.

COMPARTIR

0 comentarios :

Publicar un comentario