Dietas Milagrosas - Dieta de la galleta

Escrito por Nutrición a las seis el lunes, 7 de octubre de 2013 | 6:00:00

Comenzamos una semana muy especial para nuestro blog, el motivo lo descubriremos el viernes con la sección de recetas. Mientras tanto, hoy volvemos a traer una nueva dieta milagro para ponerla de manifiesto. En esta ocasión hablaré de la “Cookie diet” o “Dieta de la galleta”. ¿Adivináis en qué puede consistir?
Antes que nada, empezaré por su historia y cómo ha nacido esta dieta. Hace mucho tiempo, allá por el año 1975, estaba este doctor, llamado Dr. Siegal, en su consulta de Miami tratando a sus pacientes con problemas de peso y se le ocurrió inventar unas galletas “especiales” para ayudar a sus pacientes a perder peso. Son galletas cuya composición tiene una mezcla de aminoácidos de distintas sustancias proteicas que él mismo elabora, unas 60 calorías por galleta y fibra, diseñadas para saciar el apetito. A lo largo de los años y hasta el día de hoy, este doctor a reformulado la receta para hacerla más natural, apta para vegetarianos y más asequibles. Otra mejora ha sido reducir su aporte calórico a la mitad, teniendo cada galleta unas 33 calorías, para así poder comer más cantidad a lo largo del día.
Viendo la fama que tuvo, dio el salto y, además de su clínica en Miami, abrió una en Beverly Hills, California, lo que le dio alas y de ahí al estrellato.
Claro que, el hombre se debería de dar cuenta que las galletas pueden aburrir; así que, decidió también sacar al mercado unos batiditos muy ricos también, de diferentes sabores, para que podamos sustituirlos por una galleta en algún momento determinado.
Por supuesto, estas galletas no las puedes encontrar en ningún otro sitio más que en su página web a un “módico precio”. Eso sí, hay una gran variedad de sabores: de chocolate, de vainilla, con pasas, con arándanos, con plátano, de manteca, etc.
Pero si nos fijamos en la composición nutricional y los ingredientes que tienen estas galletas, lo único que vamos a ver es que su composición no difiere mucho (o nada) de cualquier otra galleta que podamos encontrarnos por la calle. Claro que, por otra parte es normal, no creo que el susodicho esté dispuesto a poner en la composición nutricional la fórmula mágica de estas galletas.
Y bien, ¿en qué consiste esta dieta? Muy fácil, se han de comprar dichas galletas y tomar 9 al día (si son las de 33 calorías entonces podrás tomar más cantidad), y una cena ligera de no más de 300 calorías que contenga proteína magra (pollo, por ejemplo) y una verdura. Esto hace que al día se tomen alrededor de unas 1000-1200 calorías. Hasta vosotros os daréis cuenta que es una barbaridad (no de muchas calorías sino todo lo contrario), ¿verdad? En cuanto a las bebidas, la dieta te deja beber toda el agua que quieras y café o té sin azúcar; pero nada de alcohol. Tampoco te deja comer dulces, tomar lácteos ni cualquier otro alimento a parte de la carne o el pescado magro y algunas verduras. Según testimonios, siguiendo esta dieta se pueden perder, al menos, 4 kilos y medio, si no son 6. Comiendo sólo 1000 calorías al día, ¿quién es el torpe que no bajaría de peso? Eso sí, se comenta que durante las primeras semanas se está cansado, apagado y sin energía para realizar cualquier actividad física. ¿A alguien le extraña? Lo que me extraña a mí es que la gente sea capaz de levantarse de la cama y poder incluso ir al baño... (vale, soy una exagerada pero es la realidad).
En una entrevista que salió publicada en el periódico The Times, el doctor admite que 1.200 calorías son pocas, pero aseguraba que es la mejor manera de perder peso: “Por supuesto que 1.200 calorías es poco, pero es así como se pierde peso. Todas las dietas son duras y tienes que estar motivado, pero no hay ningún peligro para la salud. He tratado a cientos de miles de pacientes y no he visto todavía a nadie que haya sufrido un problema”.
Llegados a este punto, es dónde me empieza a hervir la sangre... Cómo hacer entender a la gente que para perder peso no es necesario sufrir ni recurrir a milagros (¡que no existen!). Aunque no se lo crean, la mejor manera de perder peso es comiendo de todo, en su justa medida y sin sufrir. Por supuesto que hay que estar motivado, eso nadie lo niega, puesto que nuestro ánimo influye muchísimo, pero tomar 1000 calorías al día, sufrir aunque estaremos de “buen ánimo” (es un poco contradictorio porque se está sufriendo, si se sufre no se puede estar contento) ya que perdemos mucho peso y rápido... ¿merece la pena?, ¿alguien piensa en qué pasará cuando dejemos de comer las galletas y al cabo del tiempo recuperemos el peso?, ¿y cómo nos sentiremos cuando hayamos recuperado el peso?, ¿alguien piensa en cómo se resiente su salud, sus órganos y el propio cuerpo al seguir esta dieta? Me parece que no, porque sino no nos creeríamos toda esta publicidad engañosa.
Y... ¿el doctor todavía no ha visto a nadie que haya sufrido ningún problema? Esto me da risa. Pues claro que todavía no ha habido problemas... los problemas aparecen con el paso de mucho tiempo y, lo más importante de todo, si se hace un estudio y seguimiento de esos pacientes y viendo cómo llevan su vida después de hacer la dieta. Lo que esto convencida es que, tras dejar de comer esas “magníficas” (ejem, ejem) galletas, los pacientes vuelven a comer como lo habían hecho hasta ahora y volverían a ganar peso, como siempre pasa. ¿Por qué pasa eso? Muy sencillo, porque no hay una reeducación en los hábitos de la persona (lo que si os acordáis y habéis leído la posición de la AEDN con respecto a las dietas milagro, es lo que nos indica que estamos ante una dieta milagro).
Sigamos con los testimonios del doctor: “No hay nada mágico en las galletas”, asegura, “no cambian tu metabolismo ni nada de eso, sólo sacian el hambre, y cualquier adulto que siga una dieta de 1.200 calorías va a adelgazar”. En su opinión la idea de que la mejor manera de perder peso es hacerlo poco a poco está errada. “Nada motiva más a mis pacientes que pesarse en la báscula y ver que su peso ha bajado enormemente”, asegura Siegal. “Si el peso baja demasiado lento el proceso es desalentador”. 
Nada tengo que añadir que no haya dicho hace dos párrafos... Sólo preguntarme y preguntarle, ¿por qué esta errada la idea de perder peso poco a poco? Es la única manera para que el cuerpo de acostumbre y acople al nuevo peso y no tenga la necesidad de volver a ganarlo para estar en lo que él piensa es la normalidad. Queramos o no, cuando adelgazamos el cuerpo lo ve como algo raro, no está acostumbrado a ese peso y lo único que quiere es volver a él, a su normalidad; pero si le damos tiempo de ver como normal el nuevo peso, nuestro organismo no querrá volver al peso previo.
Y llegamos al punto que más gracia me hace y que todos vosotros deberíais poder identificar. El propio Siegal recomienda dejar de tomar las galletas pasado un tiempo; es decir, no podemos estar toda la vida comiendo estas galletas. Qué gran sorpresa me da leer este testimonio (por si no se nota, va con un sentido totalmente irónico).
Para ir terminando el post, destacar que con la poca cantidad de verduras que se toman, y nula cantidad de fruta, es de esperar que haya deficiencia de vitaminas y minerales. Por este motivo, y siendo muy listo, el doctor Siegal recomienda a sus clientes (¿no deberían llamarlos pacientes?) consumir suplementos vitamínicos que, supongo que a nadie sorprende, vende también.
Como reflexión definitiva, a todos nos encantaría de primeras tener una dieta a base de galletas o chocolate o las cosas que más nos gustan y sabemos que no son demasiado sanas para comer todos los días, pero a la larga y si nos obligan a comerlo, al final nos aburriría y, no sólo eso, al no poder comer más que esos alimentos al final nos llevaría al aislamiento social ya que el resto de la humanidad tiene una dieta normal en la que come todos los grupos de alimentos. Es decir, “hay que vivir en el mundo real, y en el mundo real la gente no come galletas, come comida”, tal y como dice Sian Porter, portavoz de la Asociación Británica de Dietistas que, con motivo del desembarco de la dieta de las galletas en Gran Bretaña, ha explicado en The Times, en una entrevista que se le hizo.
Con esto me despido hasta el próximo día.
Realizado por Cristina Vallespín Escalada

COMPARTIR

0 comentarios :

Publicar un comentario