Elige bien a tu comensal... hoy con coprina

Escrito por Nutrición a las seis el miércoles, 17 de diciembre de 2014 | 6:00:00


¡Buenos días! Seguimos en otoño, tiempo de setas y se acerca la navidad, época de excesos, entre los cuales cómo no, se incluye el alcohol. Alcohol y algunas setas hacen un coctel explosivo, por eso hoy en elige bien a tu comensal… el síndrome coprínico.
El síndrome coprínico, también conocido como intoxicación cardiovascular, se produce por las setas Clitocybe clavipes y Coprinus atramentarius, esta última especialmente responsable de la inmensa mayoría de las intoxicaciones.
Otras setas sospechosas son Boletus luridusCoprinus insignisCoprinus micaceusLaetiporus sulphureus, Pholiota squarrosa y Ptychoverpa bohemica.
Esta intoxicación también se denomina de tipo “antabus” por parecerse los síntomas a los provocados por la ingestión del tratamiento con disulfiram para deshabituarse del consumo de alcohol
¿Cuál es la causa de este síndrome? ¿Cuáles son entonces los síntomas?
La sustancia responsable de esta intoxicación es la coprina, que es una combinación del aminoácido glutamina con un derivado de la ciclopropanona, la cual interfiere en el metabolismo oxidativo del etanol, provocando la acumulación de acetaldehído en el organismo que provoca los síntomas que ahora describo.
El período de incubación es corto, apareciendo los primeros síntomas al poco tiempo de la ingesta de las setas. Además, es necesaria la consumición de alcohol, aproximadamente entre 5-10 mg/100 ml.
La sintomatología pasa por rubefacción facial, enrojecimiento torácico anterior y en extremidades, enrojecimiento de la mucosa conjuntival (ojos rojos), gusto metálico en la lengua, sudoración, cefalea, palpitaciones, taquiarritmias, dolor torácico, hipotensión (que en ocasiones es acentuada), angustia, náuseas y vómitos.
¿Cómo se trata?
El tratamiento es sintomático y de soporte, se basa en el control de los síntomas donde se debe rehidratar al paciente. La eliminación precoz de la toxina del tubo digestivo mediante descontaminación gastrointestinal no es con frecuencia necesaria por los vómitos copiosos previos. Sin embargo, en ocasiones los pacientes precisan de la utilización de líquidos vía endovenosa o de agentes vasoconstrictores para el control de la hipotensión grave. Si se precisa se pueden usar antiarrítmicos, vitamina C por vía intravenosa a dosis altas. 
En casos graves y muy seleccionados, se propone el empleo del antídoto 4-metilpirazol de difícil obtención y alto coste. Se debe proscribir la ingesta de alcohol durante 4-5 días después del consumo de las setas ya que los síntomas pueden repetirse si se vuelve a tomar alcohol.
Como siempre os digo, tener mucho cuidado con las setas que tomáis y si no las conocéis es mejor no comerlas, por todos los problemas que pueden ocasionar; en este caso, los síntomas no llegan a ser muy graves, pero en otros si no se acude rápidamente a urgencias pueden derivar en problemas más graves, e incluso la muerte.
En este caso las setas y el alcohol no son muy buenas amigas, por eso aprovechando que llegan las fiestas de Navidad, el consumo de alcohol que sea con moderación, y sobre todo, el mejor líquido que podemos tomar es el agua.
Con esto me despido hasta el viernes, que os traeré una receta rica, rica, con productos de temporada y que puede ser un entrante perfecto para estas navidades. Hasta entonces ¡ser felices!
Realizado por Jorge Ibarra Morato
Fuentes
Conocimientos adquiridos durante la Diplomatura de Nutrición Humana y Dietética.
Setas tóxicas e intoxicaciones. Pedro Arrillaga Anabitarte y Xabier Laskibar Urkiola. Volumen 22 Munibe - Aranzari. 2006

COMPARTIR

0 comentarios :

Publicar un comentario