Helado cremoso de nectarina

Escrito por Nutrición a las seis el viernes, 11 de julio de 2014 | 6:00:00

¡Buenos días! Como cada viernes os traemos una nueva receta, en este caso un postre muy rico, pero antes de ver qué cocinamos, conoceremos un poco más su ingrediente principal, la nectarina.
La nectarina es una fruta de la familia de las rosáceas. Se considera que el origen de esta fruta está en China, al igual que el melocotón. Según los datos disponibles, las nectarinas tendrían una antigüedad que se remontaría hasta el año 2000 a.C. Esta variedad habría seguido un trayecto más o menos lineal desde China recorriendo países como Irán y Turquía para, al poco tiempo, pasar a Europa. Alrededor del siglo XVI los árboles fueron introducidos por primera vez en el continente americano.
La nectarina es una mutación del melocotón, por lo que comparten numerosas propiedades y valor nutritivo. Se dice que esta fruta es un cruce entre la ciruela y el melocotón, pero no es así, de forma espontánea tuvo lugar la mutación del melocotonero.
Los frutos son de forma redonda y su pulpa es carnosa, jugosa y dulce. Su piel es lisa, rojiza, brillante y, al contrario que su pariente el melocotón, no tiene vellosidades. Existen muchas clases de nectarinas clasificadas según su origen y tiempo de maduración, los dos grupos más importantes son:
  • Las nectarinas de pulpa blanca.
  • Las de pulpa amarilla o anaranjada.
En cuanto a su valor nutricional es muy similar al del melocotón, pero con pequeñas diferencias. La nectarina destaca por su contenido en vitamina C, beta-caroteno, potasio, calcio, magnesio, hierro y fósforo. Al igual que el melocotón, la nectarina es un poderoso antioxidante y una fruta muy digestiva. Sin olvidarnos de sus propiedades laxantes gracias a la fibra insoluble en forma de pectina.
Aunque su contenido en fructosa duplica al del melocotón, gracias a su contenido en agua es una fruta con pocas calorías, en torno a las 46 kcal por 100 gramos de producto comestible.
En cuanto a sus micronutrientes, su contenido de vitamina C es modesto, ya que un fruto de tamaño medio puede aportar aproximadamente un 10% de la ingesta diaria recomendada de esta vitamina. Como hemos mencionado alguna vez en el blog, esta vitamina protege contra el cáncer y fortifica el sistema de defensas. 
Asimismo, el contenido en beta-caroteno (provitamina A) también es interesante, nuestro organismo se encarga de transformar esta provitamina A en vitamina A, la cual es esencial para la vista, el crecimiento, el desarrollo de los huesos, el mantenimiento de los tejidos corporales, la reproducción y el desarrollo hormonal. Además, protege frente a la oxidación de las células y el envejecimiento, sin olvidarnos que mejora el funcionamiento del sistema inmunológico.
Finalmente, también destaca la cantidad de potasio que sigue siendo superior a la del melocotón. El potasio es uno de los minerales más importantes, debido a su papel en la transmisión y generación del impulso nervioso y para la actividad muscular normal; además, interviene en el equilibrio de agua dentro y fuera de la célula. Cabe mencionar su contenido en otro mineral, el magnesio, que le confiere propiedades ligeramente sedantes, por lo que se recomienda en situaciones de estrés.
Y ahora sí, después de conocer este fruto bien rico pasamos a la cocina para preparar un Helado cremoso de nectarina
Ingredientes
  • 1 bote de leche evaporada (NO en polvo)
  • 350 gr de nectarina (troceada o en puré)
  • 200 gr de azúcar glasé
  • Vainilla o piel de limón
  • 1 limón
Preparación
Lo primero que haremos será congelar la leche evaporada y la fruta por separado.
A continuación, aromatizaremos el azúcar, simplemente debemos mezclar el azúcar con la vainilla o la piel de limón, ambas son muy buenas opciones para dar sabor al helado.
Cuando la leche y la fruta estén congeladas, pelamos y limpiamos bien el limón, para que no quede ninguna pepita, y ponemos todos los ingredientes en un bol. Mezclamos todo bien con una batidora a velocidad máxima, con cuidado que no salpique y se ensucie todo.
Cuando la mezcla quede homogénea estará listo para servir.
Y ya tenemos listo un helado bajo en calorías y saludable, ya que lo hemos preparado en casa con fruta de temporada. Con esto nos despedimos hasta la semana que viene ¡ser felices! :) 
Realizado por Jorge Ibarra Morato y Tamara Valencia Dueñas
Fuentes

COMPARTIR

0 comentarios :

Publicar un comentario