Inicio » , , , , , » El ácido retinoico, mucho más que un antioxidante

El ácido retinoico, mucho más que un antioxidante

Escrito por Nutrición a las seis el lunes, 21 de julio de 2014 | 6:00:00

¡Buenos días! Hoy me gustaría traeros un resumen de recientes investigaciones realizadas sobre los efectos de la vitamina A y más concretamente de un derivado suyo, el ácido retinoico.
El ácido retinoico es el producto resultante de la oxidación de la vitamina A. Este compuesto es utilizado, entre otras cosas, para los tratamientos contra el acné.
Recientes estudios realizados por investigadores de la Universidad de Montreal, han iniciado una línea de investigación con la premisa de los posibles efectos beneficiosos para el tratamiento de la obesidad, la diabetes tipo 2 y las enfermedades cardiovasculares.
Los resultados de estos primeros estudios concluyeron que al tratar con este compuesto se producen beneficios como la reducción de los niveles de glucosa en sangre y la resistencia celular a la insulina, la reducción del peso corporal y de grasa abdominal, además de la disminución del tamaño de los adipocitos.
Esto puede ser debido a que el ácido retinoico, derivado de la vitamina A, al participar en la maduración y la diferenciación celular, guía a los preadipocitos para convertirse bien en grasa blanca o bien en grasa parda.
Existen dos tipos de grasa con funciones ligeramente distintas:
  • La grasa blanca es una reserva de energía formada a partir de la acumulación de triglicéridos. Además de la función de reserva energética, la grasa blanca tiene una función hormonal. Éste es el tipo de grasa que varía en función de nuestros hábitos y costumbres, y que va unida muy estrechamente a los cambios hormonales.
  • La grasa parda también tiene función de reserva energética, pero no así de función hormonal. Este tipo de grasa tiene la capacidad de producir calor. 
La función termogénica de la grasa parda se explica por el elevado contenido en mitocondrias de los adipocitos. Las mitocondrias son las encargadas de la respiración celular que tiene como resultado la producción de energía y calor. Para que estas mitocondrias produzcan ese calor, es necesaria una proteína como catalizador de la reacción, en este caso la UCP1.
La teoría de las bondades del ácido retinoico se basa en ese principio de la función mitocondrial y la acción estimuladora de la proteína UCP1 por parte de este compuesto. Con ello se concluiría que se favorece la formación de grasa parda frenando la formación de grasa blanca. A mayor cantidad de grasa parda, más elevado está el metabolismo basal del organismo. 
Hasta aquí su posible efecto sobre la reducción de peso en cuanto a porcentaje de grasa corporal se refiere. Pero también hablábamos del posible efecto cardioprotector
Con respecto a esto se ha trabajado con la premisa de que el ácido retinoico también influye sobre la genética favoreciendo una mayor expresión de genes cardioprotectores.
Estos genes codifican proteínas que actúan restringiendo la acumulación de colágeno en el músculo cardíaco que puede provocar fibrosis; siendo esta una de las causas que más elevan el riesgo de infarto de miocardio.
El ácido retinoico reduciría así la apoptosis celular, o muerte programada de las fibras musculares del corazón, reduciendo el riesgo de infarto.
Con respecto al cáncer, la vitamina A es un potente antioxidante por lo que ya de por sí actúa como protector. De hecho, el ácido retinoico suele combinarse con los compuestos quimioterapéuticos en el tratamiento de un tipo concreto de leucemia, la promielocítica aguda, cáncer de rápido crecimiento. El ácido retinoico actúa como protector evitando que las células inmaduras de la médula ósea en vez de transformarse en células sanguíneas funcionales, se transformen incorrectamente en células cancerosas.
Estos estudios son sin duda esperanzadores, pero no por ello significa que haya que consumir ahora vitamina A a mansalva, todo debe tomarse en su justa medida y siempre que llevemos una alimentación saludable y variada podremos disponer de los beneficios que esta vitamina nos aporta, además de muchos otros.
Con esto me despido, hasta el próximo post. :)
Realizado por Tamara Valencia Dueñas
Fuentes
Manolescu et al. All-trans retinoic acid lowers serum retinol-binding protein 4 concentrations and increases insulin sensitivity in diabetic mice. J Nutr, 2010
Manolescu et al. Natriuretic peptide and other cardio-protective genes are stimulated by Vitamin A (retinoid acid), preventing apoptosis and fibrosis in obese-diabetic mice heart. Applied Physiology, Nutrition, and Metabolism, Abril de 2014. 
Breitman et al. Induction of differentiation of the human promyelocytic leukemia cell line (HL-60) by retinoic acid. Proceedings of the National Academy of Sciences, 1980

COMPARTIR

0 comentarios :

Publicar un comentario