Flan de huevo

Escrito por Nutrición a las seis el viernes, 27 de mayo de 2016 | 6:00:00

¡Buenos días! Acabamos la semana con una receta con el caramelo como protagonista y es de éste del que vamos a hablar hoy.
¿Qué es el caramelo?
El caramelo es un alimento preparado a base de azúcar, agua y ácido cítrico. El agua cumple con el papel de disolver el azúcar y ser un medio de transporte de calor, el nivel de agua residual en la estructura del azúcar va a determinar su dureza. La glucosa ayuda a obtener un caramelo de mejor calidad ya que se cristaliza con menor dificultad que la sacarosa, utilizada en las cantidades adecuadas mejora, entre otros aspectos, la elasticidad del caramelo. El ácido cítrico interviene en la descomposición del azúcar en glucosa y fructosa, interrumpiendo la formación de cristales al colocarse en la posición de la sacarosa; estabiliza las estructuras obtenidas.
Un poco de historia…
El caramelo nace a raíz de la necesidad del hombre por encontrar un alimento ligero que sirviese de sustento debido a los largos trayectos que debían ser cubiertos y los trabajos exigidos en la época que requerían de gran esfuerzo físico. Tenía que ser pequeño, fácil de transportar pero que además que aportara una gran cantidad de energía. El descubrimiento del caramelo está ligado al descubrimiento de lo dulce y sobre todo de la miel, los primeros dulces fueron creados con pulpa de fruta, cereales y miel.
El comienzo del uso del caramelo se remonta a 200 años a.C. Los viajeros preparaban una pasta dulce con pulpa de fruta y cereales pulverizados mezclados con miel y reducidas al fuego, para formar una mezcla homogénea fácil de llevar. Los antiguos egipcios preparaban sus caramelos a base de miel y fruta, y los moldeaban a mano, con molduras de bronce, hojas de palma, etc. Pero el caramelo tal y como lo conocemos ahora sitúa su origen en la India donde se cultiva la caña de azúcar, producto del cual se obtiene el azúcar. 
Cuando el caramelo llegó a Europa, fue Francia la que se encargó de perfeccionarlo y convertirlo en un manjar para los reyes. Gran parte de los ciudadanos franceses no tuvieron conocimiento de su existencia hasta la revolución francesa que terminó en 1799, fecha en la cual la monarquía terminaba y todos los grandes chefs de los castillos comenzaban a trabajar para el pueblo francés por lo que salieron a la luz todas las exquisiteces elaboradas hasta ese momento solo para la realeza. Pero el caramelo no fue conocido a nivel casi global hasta el siglo XIX, fue Estados Unidos el que industrializó y comercializó el caramelo, reduciendo los costos de producción y mejorando en gran parte su presentación con empaques novedosos y de bajo precio para el público, poniéndolo por primera vez al alcance de todas las personas. 
El caramelo ha sido desde siempre un producto sencillo y delicioso, pero en estos últimos años los nuevos cocineros han ido un paso más allá utilizando el caramelo para elaborar platos que pasan de lo tradicional a platos muy llamativos. 
No debemos olvidar que este es un alimento muy calórico del que no se debe abusar, y ahora pasemos a la cocina para hacer un rico… Flan de huevo
Ingredientes para 4 personas
  • 3 huevos
  • 9 cucharadas de azúcar
  • 2 vasos de leche desnatada
Preparación
Lo primero que vamos a hacer es el caramelo, en un cazo alto que nos servirá de molde añadimos 5 cucharadas de azúcar, ponemos a fuego bajo para que el azúcar se tueste y se vaya haciendo el caramelo. Cuando ya está preparado, movemos el cazo de forma circular para que las paredes se impregnen del caramelo y recubran nuestro flan. Reservamos y dejamos enfriar.
A continuación, en un bol batimos los huevos junto a las 4 cucharadas restantes de azúcar, cuando esté preparada la mezcla añadimos los 2 vasos de leche y volvemos a batir, para que se junten los ingredientes. Una vez listo, echamos en el cazo donde está el caramelo.
El siguiente paso es la preparación de nuestro flan, para ello, en una olla exprés ponemos 4 vasos de agua, y ponemos también el cazo donde esta nuestro flan, tapado con papel de aluminio. Cerramos la olla exprés y ponemos al fuego, cuando empiece a salir el vapor, dejamos durante 10 minutos, retiramos del fuego y esperamos a que el vapor se vaya por completo y podamos abrir la olla. Una vez abierta, se deja enfriar el flan en el cazo, y una vez frío lo servimos en una fuente honda.
Ya sólo queda degustar nuestro rico flan. Pero recordar que por su cantidad de azúcar debemos tener en cuenta que es un postre ocasional.
Con esto nos despedimos esperando que paséis un fin de semana fantástico. 
Realizado por Tamara Valencia Dueñas y Jorge Ibarra Morato

COMPARTIR

0 comentarios :

Publicar un comentario