Carne al estilo árabe

Escrito por Nutrición a las seis el viernes, 22 de enero de 2016 | 6:00:00


¡Buenos días! Terminamos la semana y con ello os traemos una nueva receta. El protagonista de hoy es una especia que proporciona un intenso sabor y aroma, el clavo.
El clavo (Syzygium aromaticum o Eugenia caryophyllata) es el brote seco de la flor del clavero, que pertenece al árbol del clavo. Cuando este brote se torna de color rojizo brillante, se recolecta y se pone a secar unos tres días, adquiriendo ese color oscuro que lo caracteriza.
Originario de Indonesia, se lo conoce como Islas especias, debido a que proceden concretamente de las Islas Maluku (Molucas). Tras transportar este árbol, fueron los chinos quienes comenzaron a distribuir esta especia a través de la ruta de las especias. En el antiguo Egipto era conocido y también los griegos y romanos, aunque éstos no lo utilizaban demasiado. El clavo llegó a Europa a través de los portugueses, cuando descubrieron las Islas Maluku.
Lo más destacado del clavo es que contiene un aceite esencial cuyo principio activo es el eugenol, que proporciona al clavo propiedades carminativas, antisépticas, antiinflamatorias y anestésicas.
Parece ser que el clavo es una de las mejores especias antioxidantes debido a que contiene 80 mg de vitamina C por cada 100 gr., además de carotenos, vitamina E y selenio. Además de selenio, esta especia contiene una cantidad importante de calcio, potasio, magnesio, fósforo y en menor medida hierro y sodio. Por otra parte, cabe destacar su contenido en fibra y fitoesteroles, todo ello convirtiendo al clavo en una fuente interesante de nutrientes para nuestro organismo.
El clavo debe usarse con mucho cuidado ya que es una especia muy potente y si se usa en exceso puede arruinarnos el plato. Asimismo, en dosis elevadas puede irritar el conducto digestivo, por lo que quienes padezcan de estómago delicado deberían vigilar su consumo.
Además de su uso en la gastronomía como especia, los clavos de olor se usan también para fabricar incienso y el aceite esencial de esta especia se usa ampliamente para aromaterapia y otras medicinas alternativas.
Ya conocemos las propiedades de esta especia, ahora pasamos a la cocina a hacer una rica Carne al estilo árabe
Ingredientes
  • 1 Kg de carne de ternera
  • 2 cebollas
  • 1 puñado de arándanos secos
  • 25 gr. de almendras naturales trituradas
  • 100 ml de vinagre de manzana
  • 125 ml de agua
  • 1 cucharadita de curry
  • 1 cucharadita de mezcla de especias clavo, pimienta negra, las semillas de cardamomo, pimienta blanca, cominos, cilantro
  • Sal y pimienta
Preparación
Primero tostamos las especias ligeramente en la sartén sin nada de grasa. Una vez tostadas se ponen en el mortero y se machacan de forma que queden lo más fino posible.
En un bol ponemos la carne junto con el curry, la mezcla de especias, sal y pimienta.
Pelamos las cebollas y las cortamos finamente. Las echamos en una sartén con un poco de aceite, sazonamos y las rehogamos a fuego lento hasta que estén blandas.
En una cazuela ponemos la carne con un poquito de aceite de oliva y rehogamos hasta que tenga un poco de color. A medida de que vayan estando incorporamos la cebolla rehogada.
Posteriormente echamos los arándanos, las almendras trituradas, el vinagre de manzana y el agua. Dejamos que empiece a hervir. Bajamos el fuego, tapamos y cocinamos durante 1 hora y media. Pasado el tiempo comprobamos que la carne este tierna y probamos por si hay que rectificar el punto de sal.
Servimos. 
Esta carne queda muy rica acompañada de unas verduritas salteadas. En el caso del plato de hoy, la hemos acompañado con unas verduras salteadas en el wok y arroz rojo.
Realizado por Cristina Vallespín Escalada y Tamara Valencia Dueñas
Fuentes

COMPARTIR

0 comentarios :

Publicar un comentario