Dietas Milagrosas - Dieta de la luna

Escrito por Nutrición a las seis el miércoles, 23 de enero de 2013 | 6:00:00


¡Buenos días! Hoy, continuando con nuestro apartado “Dietas milagro”, quería hablaros sobre una dieta que cuando leí sobre ella pensé que era una broma, que nadie la hacía, pero documentándome y leyendo algunos foros vi que, a pesar de no ser tan popular como otras dietas, sí que la hacen y recomiendan muchas personas. Y os preguntareis… ¿Cuál es esa dieta? Pues bien esta es la denominada “Dieta de la luna”.
Esta dieta, como su nombre indica, está ligada a la luna y a sus ciclos, se basa en la premisa de que la luna según su fase influye sobre la Tierra, las mareas y los flujos de agua. De ahí parte la idea de que si es capaz de influir sobre el agua y las mareas, lo mismo hará con el agua corporal y, por lo tanto, podemos utilizarla para adelgazar.
La dieta consiste entonces en realizar dos ayunos al mes coincidiendo con las fases de luna nueva y luna llena, son ayunos de 26 horas en los que sólo se pueden ingerir líquidos sin aditivos tales como zumos, caldos, tés y, por supuesto, agua.
Algunos sugieren realizar un día pre-ayuno y  otro post-ayuno, para ello dan varias opciones de alimentos permitidos de las que solo se puede escoger uno, entre las opciones están la de sólo frutas, sólo yogures desnatados…
Esta es una dieta que promete la pérdida de 3 Kg en un día gracias al ayuno. Bien, esto podría ser verdad, si nos pesamos antes y después de esos “mini” ayunos, es posible que la báscula nos diga que hemos perdido 3 Kg pero… ¿3 Kg de qué? Con toda seguridad puedo deciros que esa pérdida va a ser de retenciones líquidas, pero la grasa probablemente apenas se va a mover de donde está, de aquí sacamos que podemos eliminar líquidos retenidos pero bajar de peso implica eliminar la grasa que nos sobra e incluso a veces no se basa en bajar de peso sino mantenerlo intentando eliminar parte de la grasa y crear músculo en su lugar, está probado que la luna influye sobre alguno de los ciclos vitales, pero no está comprobado que ejerza esta influencia sobre la grasa corporal; además, dos ayunos al mes no van  a ayudar en la pérdida de grasa y puede ser peligroso para nuestra salud.
Estamos hablando del ayuno pero, ¿qué es el ayuno realmente?
El ayuno consiste en dejar de comer voluntariamente, casi siempre con fines depurativos, para mejorar el estado de salud (en algunos casos) y, en cierto modo, con un fin espiritual. Los ayunos con estos fines suelen tener éxito y los realizan personas que llevan a cabo una preparación pre-ayuno y una adaptación post-ayuno. Es una práctica que suele tener una duración de mínimo 3 días pero se ha llegado a hablar de hasta 1 mes (20-30 días).
Existen 2 tipos de ayunos:
  • Ayuno total, en el que no se ingiere ningún tipo de alimento salvo el agua y algunos tés.
  • Ayuno parcial, en el que se ingieren ciertos alimentos de carácter depurativo, tales como zumos, caldos vegetales, arroz integral…
Durante el ayuno, en las primeras 24 horas, el cuerpo consume la glucosa disponible. Tras consumirse, a los dos-tres días recurre a la gluconeogénesis hepática (consiste en la formación de glucosa a partir de las reservas en el hígado)  después llega el turno de las reservas de grasa produciéndose entonces cetogénesis, se crearan cuerpos cetónicos que las células consumirán para dejar una reserva de  azúcar para el cerebro, siendo la glucosa el único combustible para el mismo, como último recurso el cerebro consumirá como sustituto a la glucosa esos cuerpos cetónicos, con las consecuencias que ello origina; también se utilizan las proteínas para la obtención de energía (el consumo de estas decrece según avanza el ayuno). En casos en los que el ayuno se prolongue más allá de los 40 días puede comenzar el consumo de proteínas imprescindibles, muy peligroso para la salud por lo que debería suprimirse el ayuno.
Para los ayunos prolongados siempre es mejor consultar con un médico que haga los estudios necesarios para comprobar que no hay riesgo, ya que el ayuno, aunque recomendado en ciertas patologías (obesidad, gota, colesterol, problemas cardiovasculares…), no se recomienda en personas embarazadas, periodos de lactancia, diabetes, hipoglucemia, insuficiencia renal
Por lo tanto, para concluir, la dieta de la luna tiene sus riesgos ya que el ayuno repetido puede entrañar problemas psicológicos tales como estrés, irritabilidad, depresión… puede provocar la aparición de ciertos problemas de salud tales como intolerancias al frío, problemas en el sistema digestivo (náuseas, vómitos, diarrea, estreñimiento…), arritmias… y por supuesto déficits en ciertas vitaminas y minerales tales como zinc, hierro, tiamina, niacina…
Con esto me despido, nos vemos en el siguiente post :) 
Realizado por Tamara Valencia Dueñas

COMPARTIR

2 comentarios :

  1. Desde luego sacan unas dietas raras,raras. En vez de buscar este tipo de regímenes, que no dan resultados, lo primero hacerse un buen chequeo médico y después ponerse en manos de nutricionistas diplomados para enseñarnos a alimentarnos correctamente. Un saludo a este equipo que semana a semana nos aportan información veraz

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola María!

      Pues sí, todas las dietas milagro son muy raras, pero muchísima gente las hace, como prometen pérdidas de peso muy grandes en poco tiempo parece que son ideales, pero en verdad, lo único que hacen es perjudicar nuestra salud.

      Un saludo muy grande. El equipo de Nutrición a las 6.

      Eliminar