Elige bien a tu comensal... hoy con muscarina

Escrito por Nutrición a las seis el miércoles, 20 de mayo de 2015 | 6:00:00


¡Buenos días! Hoy en "Elige bien a tu comensal" volvemos a hablar de las setas, después de ver el mes anterior el parásito causante de la famosa “diarrea del viajero, hoy tratamos un síndrome muy húmedo, ya que se caracteriza por la sudoración, hablamos del síndrome muscarínico o sudorífero.
Las especies causantes de este síndrome están formadas en primer lugar por los clitocybes  blancos de pequeño tamaño  (rivulosa, dealbata y cerussata), que se pueden fácilmente confundir con el clitopilus prunulus.
Otro grupo de setas que contiene esta toxina son los inocybes, y entre ellos el más peligroso es el de patouillardii, aunque como su tamaño es pequeño, no suelen llamar la atención de los recolectores de setas.
¿A qué se debe este síndrome?
El principal tóxico causante de esta intoxicación es la muscarina, que genera una sobreestimulación de las glándulas exocrinas. Es por esto por lo que también es conocido como “el síndrome sudorífero”. Debemos tener cuidado y no confundirlo con el ocasionado por la Amanita muscaria, ya que el nombre muscaria lo podemos asociar a la muscarina, y no es así, ya que la Amanita muscaria provoca, como ya vimos, el síndrome panterínico.
El periodo de incubación de este síndrome es corto, los primeros síntomas aparecen a los 15 minutos después de la ingesta, pudiendo llegar a 2 o 4 horas. En ocasiones, los síntomas se inician antes de haber terminado la comida. 
¿Cuáles son los síntomas de este síndrome? ¿Cómo se trata?
Como su propio nombre indica, uno de los síntomas principales es la sudoración intensa, pero además, la muscarina, al estimular las glándulas exocrinas y el sistema nervioso colinérgico, produce un aumento de la secreción salivar y bronquial, con lagrimeo y contracción de las pupilas (miosis) lo que dificulta la visión, cefalea, vértigos, hormigueos (parestesias), pulso lento (bradicardia) e hipotensión
De forma variable pueden aparecer vómitos, diarreas y dolor abdominal. 
Una vez que hemos visto los síntomas, pasamos a conocer el tratamiento. El tratamiento que se utiliza es de soporte, donde se debe tratar la deshidratación por la intensa pérdida de líquidos y electrolitos, además, como en todos los síndromes, es importante realizar una descontaminación gastrointestinal, para eliminar cualquier resto de toxina en nuestro sistema digestivo mediante aspirado o lavado gástrico. 
Si existe en el paciente bradicardia y/o hipotensión, se deberá administrar como antídoto sulfato de atropina cuantas veces sea preciso, hasta controlar los síntomas. Este medicamento se utiliza para reducir la acumulación de saliva y líquidos en las vías respiratorias. Además, se utiliza en casos de emergencia para tratar un pulso cardíaco lento.
Y con esto me despido hasta el próximo post, cuidado con las setas que comemos, pero sobre todo ¡ser felices!
Realizado por Jorge Ibarra Morato
Fuentes
Conocimientos adquiridos durante la Diplomatura de Nutrición Humana y Dietética.
Setas tóxicas e intoxicaciones. Pedro Arrillaga Anabitarte y Xabier Laskibar Urkiola. Volumen 22 Munibe - Aranzari. 2006

COMPARTIR

0 comentarios :

Publicar un comentario