Tostas de puerro caramelizado con queso de cabra

Escrito por Nutrición a las seis el viernes, 5 de septiembre de 2014 | 6:00:00

¡¡Buenos días!! Hoy comenzamos la tercera temporada de recetas, y como cada viernes hasta ahora os traemos una rica receta que esperamos os guste.
El protagonista de hoy es el queso, del que ya hemos hablado en una receta pasada, conociendo sus tipos y su elaboración. Pero no vamos a hablar del queso de forma general, vamos a hablar del queso de cabra en cuestión.
El queso de cabra se elabora principalmente de leche de cabra. Sin embargo, dado el sabor fuerte de este tipo de queso, en muchas ocasiones cuando se habla del queso de cabra, se refiera a un queso realizado a partir de mezclas entre leche de cabra y vaca. Aunque en muchos países, la elaboración se hace exclusivamente con queso de cabra.
El queso de cabra suele tener un sabor más ácido que el resto de quesos debido a su mayor contenido en ácidos grasos caproico, cáprico y caprílico. Sin embargo, suelen ser más cremosos y más blandos que los quesos de vaca. 
La combinación de leche de vaca y cabra da lugar a quesos mantecosos y suaves. La leche de vaca es la responsable de la suavidad, mientras que el toque mantecoso lo aporta la leche de cabra con mayor contenido graso.
En cuanto al contenido nutricional, las propiedades nutricionales son iguales que las de la leche, aunque algunas han sido acentuadas por su proceso de elaboración, es decir, del tipo de queso, si es curado, semicurado o tierno, pero hablaremos de manera general.
Composición nutricional por cada 100 gr
Queso de cabra curado
Queso de cabra semicurado
Queso de cabra tierno
Agua (gr)
29.08
50.46
68.52
Calorías (kcal)
467
327
208
Grasa (gr)
39.60
28.20
17.60
Proteínas (gr)
27.60
18.30
11.10
Carbohidratos (gr)
0.00
0.10
1.20
Potasio (mg)
114
250
132
Fósforo (mg)
796
218
216
Hierro (mg)
1.10
1
0.20
Sodio (mg)
790
570
330
Magnesio (mg)
26
16
26
Calcio (mg)
190
102
150
Zinc (mg)
0.50
2.9
0.5
Vitamina A (mg)
437
345
437
Tiamina, B1 (mg)
0.14
0.08
0.14
Riboflavina, B2 (mg)
1.20
0.77
1.20
Niacina, B3 (mg)
7.23
4.60
2.36
Piridoxina, B6 (mg)
0.10
0.08
0.10
Ácido fólico, B9 (mg)
53
125
53
Cobalamina, B12 (mg)
1.50
1.50
1.50
Vitamina E (mg)
0.90
0.80
0.90
Vitamina D
0.20
0.20
0.20

Al contener menos agua que la leche, es más rico en grasa, entorno al 35%. El contenido en grasa también dependerá de si el queso es fresco o curado, cuanto más curado sea un queso, mayor será su contenido graso. El contenido proteico también es importante, alrededor del 30% de proteínas.
En lo referente a su contenido mineral, es elevado en calcio y fósforo, que ayudarán en el crecimiento óseo y en la prevención de la osteoporosis, así como en el cuidado del pelo y las uñas. Además, su contenido en fósforo ayuda a tener una mayor resistencia física y este mineral contribuye, además, a mejorar las funciones biológicas del cerebro.
También presenta una elevada cantidad de sodio, por lo que su consumo debe ser moderado en personas que presentan hipertensión o retención de líquidos. En cambio, su contenido en potasio es de los más bajos dentro de los quesos.
Pasando a las vitaminas, destacan las del grupo B, como la niacina y la riboflavina, así como vitamina A y E.
Al tener vitamina A o niacina, el queso de cabra previene enfermedades oculares, fortalece el sistema inmunitario y tiene propiedades anticancerígenas. También por su alto contenido de vitamina A, este queso favorece el buen estado de la piel y de las mucosas.
Su contenido en vitamina B2 puede ayudar a superar las migrañas y también es útil para mejorar problemas nerviosos como el insomnio, la ansiedad o el estrés. El ácido fólico o vitamina B9, hace de éste un alimento recomendado durante el embarazo o la lactancia
Y ahora procedemos a cocinar un rico aperitivo, unas ricas Tostas de puerro caramelizado con queso de cabra
Ingredientes
  • 1 puerro 
  • 3 cucharadas de azúcar
  • 1 vasito pequeño de Moscatel o vino dulce 
  • 1 medallón de queso de cabra (100 g)
  • Aceite de oliva
  • Pan (mejor si es integral)
Preparación
Comenzamos cortando el puerro en juliana y lo pochamos en una sartén con un par de cucharadas de aceite. Posteriormente, añadimos el azúcar y mezclamos bien. Dejamos que se vaya caramelizando lentamente sin olvidarnos de remover de vez en cuando. 
Cuando los puerros estén pochados echamos un vasito de vino y dejamos reducir. Los puerros estarán listos en unos minutos y con un color marrón tostado.
Procedemos a montar el plato. Sobre una tostadita de pan añadimos un poco del puerro caramelizado y encima un rodajita de queso de cabra que habremos cortado del medallón. Introducimos el plato en el horno para gratinar ligeramente el queso y listo para comer. 
Con esto nos despedimos hasta el lunes, feliz fin de semana. :)
Realizado por Jorge Ibarra Morato y Tamara Valencia Dueñas
Fuentes
Conocimientos adquiridos durante la Diplomatura de Nutrición Humana y Dietética.

COMPARTIR

0 comentarios :

Publicar un comentario