Fruta y polen, ¿alergia compartida?

Escrito por Nutrición a las seis el miércoles, 4 de junio de 2014 | 6:00:00


¡Buenos días! Continuamos con nuestra semana temática. Hoy voy a hablar de la alergia a las frutas, patología cada vez más común, especialmente entre los niños. En el siguiente enlace podéis encontrar la diferencia entre alergia e intolerancia.
La prevalencia real de alergia a las frutas mediada por IgE (inmunoglobulina E) depende de la zona geográfica. En España, el 7,4% de los pacientes que acuden al alergólogo presentan alergia a los alimentos, las frutas suponen el 33% de los casos y las verduras el 7%. En el caso de las frutas suelen ser principalmente el melocotón (45%), el kiwi y el melón (25%), la manzana (23%) y el plátano (20%). Estos últimos, junto con las fresas a veces pueden provocar síntomas similares no relacionados con ésta. Normalmente, las reacciones alérgicas provocadas por las frutas suelen manifestarse con picor en la boca, garganta y oídos, sin aparecer cuadros más intensos
Si hablamos de la etapa infantil, entre los niños alérgicos a alimentos menores de 5 años, el porcentaje de reacciones por las frutas es de un 11%, ocupando el cuarto lugar, detrás del huevo, la leche y el pescado; en mayores de 5 años, es la alergia más frecuente con un porcentaje del 37% del total de alergias a alimentos.
Es curioso cómo la alergia a ciertas frutas está relacionada con alergias a ciertos tipos de pólenes, por ejemplo, personas que tienen alergia al polen del abedul también pueden desarrollar, con el tiempo, alergia a la manzana.
Esto es debido al tipo de alérgeno al que se es sensible y que el sistema inmune detecta como patógeno, también a esto se debe el que ciertas personas presenten síntomas al contacto con la piel de las frutas pero no ocurra al ingerir la misma sin piel (generalmente ocurre en especies de la familia de las rosáceas); o por el contrario mostrar síntomas sólo con oler la fruta.
Por lo general, la lista de las frutas más comunes causantes de alergias serían las siguientes:
  • Familia Cucurbitáceas: el pepino, el melón, la sandía...
  • Familia Dilináceas o actinidiáceas: kiwi.
  • Familia Musáceas: plátano.
  • Familia Rósaceas: nectarina, membrillo, manzana, pera, fresa, ciruela, cereza, albaricoque, melocotón...
  • Familia Rutáceas: pomelo, naranja, mandarina, limón...
Hablando ya de alérgenos los más importantes y por lo general, más comunes serían:
  • PR-2: Plátano, patata, tomate.
  • PR-3 (quitinasas): Castaña, aguacate, plátano.
  • PR-4 (quitinasas): Nabo, saúco.
  • PR-5 (taumatina): Manzana, cereza, pimiento, kiwi, uva.
  • PR-10: Manzana, cereza, albaricoque, pera, apio, zanahoria, avellana patata, perejil.
  • PR-14: Melocotón, manzana, cereza, albaricoque, ciruela, soja, espárrago, lechuga, uva y zanahoria.
  • Profilinas: Está presente en numerosas variedades de frutas y hortalizas.
  • Proteasas: Papaya, higo, piña, kiwi, soja, melón.
Como se puede observar, existen frutas que poseen varias proteínas alérgenas en su composición, por lo que es importante conocer a cuál se tiene alergia con el fin de tener en cuenta también posibles alergias a ciertos pólenes; esta relación en España sería la siguiente: 
  • Gramíneas. Tomate, cacahuete, rosáceas, melón, sandía.
  • Artemisa. Rosáceas como melocotón, níspero, nectarina, manzana, fresa, pera, escaramujo, etc.; y alimentos vegetales en general.
  • Plantago. Melón.
  • Plátano de sombra. Plátano, manzana, apio, maíz, lechuga.
Con respecto a sus síntomas, los más frecuentes son a nivel orofaríngeo, picor en lengua y boca en general, sensación de inflamación de la faringe, etc.; aunque pueden desarrollarse otras reacciones potencialmente graves como sería la obstrucción de las vías respiratorias por inflamación severa de la faringe. Son de tipo inmediato y suelen aparecer dentro de la primera hora tras la ingesta. 
Tratamiento
En realidad, no existe ningún medicamento específico para tratar la alergia a las frutas y que ésta desaparezca. Actualmente el procedimiento suele ser la supresión de la fruta o frutas que contengan el alérgeno causante de la reacción.
Para los peques alérgicos a alguna fruta se debería tener en cuenta:
Precaución con la introducción e ingesta de frutas exóticas.
Tener en cuenta otras alergias distintas a las frutas y comprobar su posible relación de cara a una futura alergia a alguna fruta.
En relación al anterior, es importante tener en cuenta que si es alérgico al plátano, al aguacate y al kiwi, podría presentarse algún tipo de reacción al látex.
En el caso de alergia a la piel de la fruta comerla pelada y estar pendientes ante posibles reacciones.
Tener en cuenta las frutas estacionales, ya que de una época a otra lo que antes se toleraba ahora puede provocar una reacción alérgica.
Es importante tener en cuenta otros productos elaborados a base de frutas y asegurarse bien que no contengan ninguno de los alérgenos causantes como sería el caso de aromas para ciertos productos, zumos, macedonias, yogures y otros productos lácteos, cereales, chocolates y bombones, bollería y dulces, gelatinas, helados, sorbetes o potitos y, si puede ser, limitar el consumo de productos industriales. Recordad que todo lo que preparemos en casa sabremos exactamente qué lleva mientras que un producto industrial es más complicado saber a ciencia cierta qué lleva.
En casos de alergias con sintomatología más grave se debería consultar al médico especialista la conveniencia de llevar adrenalina autoinyectable y lo más importante que paciente, familiares y cuidadores tengan el entrenamiento necesario para su administración.
Con esto me despido hasta el próximo post. :)
 Realizado por Tamara Valencia Dueñas
Fuentes

COMPARTIR

0 comentarios :

Publicar un comentario