El síndrome de la pica, ¿qué es?

Escrito por Nutrición a las seis el lunes, 9 de junio de 2014 | 6:00:00


Buenos días a todos. Hoy me gustaría hablar de un trastorno de la ingestión que se puede englobar dentro de trastornos de la conducta alimentaria. Me refiero al síndrome de la pica, del que quizá no muchos de vosotros conozca.
La pica se puede definir como el consumo persistente de sustancias no nutritivas durante un período de por lo menos un mes. Autores consideran el consumo obsesivo de cantidades inusualmente elevadas de alimentos como “Pica para alimentos”.
El nombre de la enfermedad proviene del latín “pica pica” que significa “urraca”. Esta ave, de la familia de los córvidos, es conocida por consumir sustancias incomestibles y robar; conductas que se relacionan con rituales de cortejo y anidamiento. Pero en el caso de los humanos, nada tiene que ver con dichos rituales.
Ya en la civilización griega, Hipócrates hacía referencia en sus escritos a este tipo de trastorno de la conducta alimentaria. Era usual en aquella época el uso de arcilla para curar enfermedades o tratar el envenenamiento.
En el siglo X, Avicena, un médico, filósofo y científico persa, observa que este tipo de conducta se podía corregir con el consumo de vino fino (muy rico en hierro).
Durante los siglos XVI y XVII la pica se menciona como síntoma de una patología (clorosis) muy frecuente en esa época en Europa, que afectaba principalmente a las mujeres en la pubertad (irregularidades en la menstruación, palidez, pérdida del apetito, pérdida de peso y una marcada pica).
Durante los siglos siguientes, siguió siendo común en Europa en este comportamiento y hubo nuevas aportaciones gracias a los médicos y exploradores de colonias. Por ejemplo, Alexander von Humboldt que estudió a la tribu de los Otomacs en las orillas del rio Orinoco (Venezuela), observó que almacenaban arcilla y tierra de las orillas del rio para afrontar situaciones de escasez o hambrunas prolongadas. Por otra parte, esclavos de Sudamérica comían tierra mientras trabajaban y los señores tuvieron que diseñar unas máscaras especiales, como bozales, para evitar esta práctica, ya que este comportamiento les producía malestar, pérdida de peso, menos capacidad de trabajo e incluso la muerte.
Este trastorno suele darse más en niños, de edades entre 1 y 6 años, que en adultos Aunque también hay casos descritos en embarazadas. Es frecuente que lo padezcan discapacitados mentales o con problemas psicológicos (autismo, esquizofrenia, síndrome de Prader-Willi…). Sin embargo, no es un comportamiento exclusivo del hombre. Animales como caballos, perros, gatos, ovejas, loros, etc., ingieren sustancias como tierra, huesos, madera, heces, papel que les sirve para calmar problemas digestivos, como desintoxicante, para cubrir carencias minerales.
Los factores que originan esta enfermedad son de muy distinta naturaleza, por ello es imprescindible para la recuperación de estos pacientes la actuación de un equipo multidisciplinar (nutricionistas, psicólogos, pediatras…) y sobre todo el apoyo de la familia.
Debido a que la causa original de la pica se desconoce, en medicina se han agrupado una serie de criterios para diagnosticar este trastorno y considerarlo como tal.
  • Ingestión persistente de sustancias no nutritivas durante un período de por lo menos un mes. A partir de los 18-24 meses de edad se empieza a considerar anómalo.
  • La ingestión de sustancias no nutritivas es inapropiada para el nivel de desarrollo.
  • La conducta ingestiva no forma parte de prácticas sancionadas culturalmente.
  • Si la conducta ingestiva aparece exclusivamente en el transcurso de otro trastorno mental (por ejemplo retraso mental, trastorno generalizado del desarrollo, esquizofrenia) es de suficiente gravedad como para merecer atención clínica independiente. 
Aún hoy se desconoce la causa de este TCA; sin embargo parece ser que este tipo de trastorno está estrechamente relacionado con la presencia de niveles anormales de nutrientes, incluso algunas veces de desnutrición, por ello se realizan estudios para saber los niveles de hierro y zinc en sangre. Se realizan, también, exámenes para controlar la posibilidad de una anemia. 
Parece haber también factores psicológicos. Intento inconsciente de compensar carencias, llamadas de atención, autoestimularse o como una respuesta frente al estrés en autistas, esquizofrénicos u obsesivos-compulsivos. En ocasiones imitación de niños pequeños de mascotas (chuparse el pelo, comerse los excrementos…).
Existen muchos tipos de Pica, que se clasifican en función de la sustancia consumida. Se denominan mediante el uso del vocablo de esta sustancia en griego seguido del sufijo –FAGIA (que significa comer).
  • Pagofagia. Hasta 1984 no se consideró una forma de pica. Se trata de la ingestión de hielo. Fue a raíz de unos estudios realizados en 1968 en varias Bases Americanas, donde se observó una relación entre padecer anemia y consumir cantidades exageradas de hielo.
  • Tricofagia. Comer pelo. Produce unos síntomas muy graves, y está muy extendido sobre todo en niños.
  • Coprofagia. Comer excrementos. Es muy usual observar esta práctica en animales, para suplir carencias nutricionales. En humanos también se da este tipo de pica.
  • Cauterofagia. Comer fósforos quemados.
  • Onicofagia. Comerse las uñas. Este tipo de pica está muy difundido entre la población. Relacionado con problemas de ansiedad, estrés, etc.
  • Geofagia. Comer tierra, arcilla. Es el tipo de pica más estudiado y el más común. Típico en embarazadas para paliar las molestias de este estado. En muchas culturas se considera una forma de medicina y nutrición.
  • Mucofagia. Comerse los mocos. Típico de niños. Si este tipo de conductas no se corrigen pueden convertirse en una práctica adquirida y puede persistir de no revertirse el hábito.
  • Litofagia. Comer piedras, grava, guijarros… 
Estas son algunas de las formas de pica más comunes, pero no hay que olvidar que el abanico de sustancias ingeridas es mucho más amplio: desde papel, tiza, polvo, ceniza o incluso objetos más grandes como canicas, monedas, etc., hasta disolventes, pintura, plástico, betún para zapatos, harina o cantidades aberrantes de ciertos alimentos como la lechuga o los cacahuetes. Además la pica no es exclusiva de una sola sustancia sino que se pueden consumir varias a la vez, lo que se denomina “polipica”.
El Síndrome de la pica puede producir serias complicaciones y daños a la salud. Entre estos problemas, podemos encontrar:
  • Dentales. Gingivitis, úlceras, cuerpos extraños, rotura de esmalte…
  • Digestivos. Cuerpos extraños a lo largo del tubo digestivo, aclorhidria, malabsorción, vómitos, estreñimiento, bezoares, obstrucción, invaginación, perforación, peritonitis, etc.
  • Alteraciones metabólicas y bioquímicas. Deficiencia de hierro, deficiencia de zinc, hiperpotasemia, hipopotasemia, aumento de los niveles de cobre, hipoalbuminemia, hipercalcemia, deficiencia de vitaminas y/o minerales.
  • Parasitarios.
  • Psicológicos-Psiquiátricos. Agresividad, rabietas, aislamiento, hiperactividad, psicosis, depresión, demencia, trastorno obsesivo compulsivo, etc.
Las complicaciones más graves relacionadas con este trastorno son las intoxicaciones, las parasitosis y el abdomen quirúrgico. Por ello, la morbi-mortalidad es desconocida y difícil de estudiar.
Y ya para acabar, el tratamiento. El tratamiento de la pica involucra los comportamientos, el medio ambiente y de educación a la familia; para ello es imprescindible contar con un equipo profesional que analice en profundidad estos casos y se intente determinar la causa de la pica.
Los expertos en psicofarmacología dicen que no hay un tratamiento concreto para tratar este síndrome, pero si en algún caso tuvieran que recomienda algún fármaco recomendarían la serotonina.
Con esto acabo por hoy. Éste es un tema muy amplio y hoy no he querido extenderme mucho  y por ello, podría dar para hablar en otro post.
Un saludo a todos.
Realizado por Cristina Vallespín Escalada
Fuentes
Conocimientos adquiridos durante la Diplomatura de Nutrición Humana y Dietética.

COMPARTIR

3 comentarios :

  1. Nutricionalmente qué se sugiere en un caso de pica?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes,

      Cómo llevar la alimentación en estos síndromes va a depender sobremanera de qué tipo de pica sea. Si el síndrome de pica, por ejemplo, resulta de chupar metales o tiza, probablemente estemos ante un caso de deficiencia de algún mineral en cuyo caso se debería realizar una analítica para determinar qué mineral es el deficitario y, después poder pautar el tratamiento nutricional.

      Nuestro consejo es que si estás ante un síndrome como este, te pongas en manos expertas que te sepan guiar.

      Esperamos haberte servido de ayuda, un saludo.

      Eliminar