Tabulé de quinoa

Escrito por Nutrición a las seis el viernes, 12 de junio de 2015 | 6:00:00

¡Buenos días! Terminamos la semana con una receta apta para intolerantes y alérgicos. Pero antes vamos a hablar, como siempre, de uno de sus ingredientes. Hoy hablamos de una especia, el orégano.
El orégano, Origanunn vulgare, es una de las hierbas aromáticas más común que podemos encontrar. De un sabor cálido, algo picante y muy aromático, es una herbácea perenne, perteneciente a la familia de las labiadas. Con tallo recto y cuadrado, que alcanza hasta los 80 cm vive más de dos años. Tiene unas hojas que brotan de dos en dos en cada nudo y están enfrentadas, son ovaladas y acabadas en punta, recubiertas de una pelusilla por ambas caras, igual que el tallo. También tiene unas flores, que forman como espiguillas, muy pequeñas y de color violeta rosado, destilan unas gotitas de un líquido amarillento aromático.
La esencia aromática está contenida a lo largo de toda la planta, en unas glándulas. Esta esencia se compone de un estearopteno y de carvacrol y timol, dos tipos de fenoles. Además, las raíces contienen esteaquiosa y los tallos algunas sustancias tánicas.
Originaria de la zona mediterránea, las hojas de la planta son las que se utilizan como condimento en la cocina mediterránea y pueden utilizarse tanto en seco como frescas, aunque tiene más sabor y aroma en seco. Según su cultivo, es decir, el tipo de clima, la estación y el tipo de suelo, el aceite esencial varía en composición.
El orégano es fuente de nutrientes como el hierro y el calcio, y de sustancias no nutritivas, que son los compuestos fenólicos, previamente mencionados, el carvacrol y el timol.
Aunque se puede decir de muchas de las especias y plantas aromáticas, como es el caso del orégano, son ricas en hierro y calcio, la realidad es que debido a la ración de consumo, es decir, se ingiere una pizca, la cantidad que aportan de estos dos minerales no representa significación, aún así, se debe comentar. 
Sus propiedades han sido ampliamente estudiadas, entre ellas destacan su actividad antioxidante y antimicrobiana, y su aparente actividad antitumoral y antiséptica. Asimismo, se considera tónico y digestivo, además de actuar a nivel respiratorio, aliviando la tos y as secreciones bronquiales. 
Las infusiones de esta planta sirven para expulsar los gases intestinales, por su efecto carminativo y antiespasmódico. Por otra parte, parece que ayudan a rebajar los dolores menstruales por su efecto emenagogo. 
Por último, gracias a su contenido en un flavonoide llamado naringenina, tiene propiedades antiagregantes, favoreciendo la circulación.
Ahora pasamos a la cocina y preparamos un rico… Tabulé de quinoa
Ingredientes para 2 personas
  • 1 taza de quinoa
  • 1 pepino
  • ½ cebolleta
  • 1 tomate grande
  • ½ limón
  • Aceite de oliva
  • Perejil
  • Comino
  • Orégano
  • Hoja de laurel
  • Sal
Preparación
Lo primero que hacemos es medir una taza de las de café (pequeña) de quinoa, la ponemos en un colador y lavamos bien con agua fría.
Mientras, ponemos a hervir una cacerola con agua (3 partes de agua por 1 de quinoa), una hoja de laurel y una pizca de sal, cuando esté hirviendo añadimos la quinoa y dejamos cocer a fuego bajo según nos indique el fabricante, aproximadamente 15 minutos; no obstante, es mejor ir probando hasta que la quinoa esté tierna y esponjosa. Cuando esté lista, retiramos del fuego y dejamos enfriar a temperatura ambiente. Si sale espuma durante la cocción, debemos retirarla para eliminar las impurezas, aunque una vez lavada no debería existir ningún problema; por otra parte si vemos que se queda sin agua, se puede añadir mientras se está cociendo. 
Mientras la quinoa se está cociendo, preparamos el tabulé. Para ello picamos bien la cebolleta, el tomate, el pepino y las hojas de perejil, juntamos todo en una ensaladera y reservamos en la nevera. Además, preparamos la vinagreta con el zumo de medio limón, un chorrito de aceite de oliva, sal, orégano y una pizca de comino al gusto, movemos bien hasta que la vinagreta emulsione.
Cuando la quinoa esté lista, juntamos con las verduras y aliñamos con la vinagreta. Y ya podemos disfrutar de nuestro rico tabulé con quinoa, que junta los sabores de África con los de Sudamérica.
Nos vemos el lunes con un nuevo post, esperando que disfrutéis de este rico plato.
Realizado por Cristina Vallespín Escalada y Jorge Ibarra Morato
Fuentes

COMPARTIR

0 comentarios :

Publicar un comentario