Fondue de carne

Escrito por Nutrición a las seis el martes, 31 de enero de 2017 | 6:00:00

¡Buenos días! Hoy os traigo una receta con la que pasar un buen rato con familiares y amigos, vamos a hacer una rica fondue de carne pero antes… un poco de historia.

La palabra fondue viene del vocablo Francés fondre que significa fundir o derretir. No termina de definirse bien su origen, unos lo ubican en Suiza mientras que otros sitúan su origen en Francia.
La fondue por excelencia, la más conocida, es la de queso. Se cree que tuvo su origen en Suiza. Como todo, su invención fue fruto de la casualidad. Viajemos un poco en el tiempo, a un tiempo donde no existían las tecnologías suficientes como para conservar frescos los alimentos. Nos encontramos ante un grupo de pastores trashumantes, viajan durante días, en pleno invierno, y la comida que al salir de casa estaba fresca, ahora está seca y algo rancia ¿qué se puede hacer?
Ante el frío y las condiciones de la comida la mejor opción es encender una buena hoguera, probablemente alguno guarde un pequeño tazón de cerámica y con esto, sentados al fuego uno de ellos decide echar el queso en el recipiente junto con un poco de vino y calentarlo, viendo el trozo de pan duro que apenas puede morder decide con un palito sumergirlo en la mezcla del queso y entonces… asistimos a la primera fondue de la historia. Esta es una de las principales teorías en cuanto al origen de la fondue más famosa.
Volviendo a los hechos, el origen de la fondue de la que vamos a hablar hoy, la fondue de aceite, fue llamada Fondue Bourguignonne (Foudue de Borgoña). Su origen es incierto aunque una de las versiones más extendidas dice que nació en unos viñedos de la región Francesa de Borgoña, en donde los propietarios colocaban recipientes calientes en el campo para que los recolectores comieran cada vez que tenían hambre sin necesidad de parar por periodos prolongados. Ellos introducían trozos de carne en el aceite hirviendo y se cocinaban rápidamente con lo cual podían alimentarse y volver a sus labores rápidamente.
Una versión más ligera son las Fondues de “caldo”, que han sido una adaptación de los Calderos Mongoles o Hot Pots. Este método antiguo de cocinar los alimentos utilizaba recipientes circulares con una chimenea central bajo la cual era colocado el carbón para calentar el contenido del recipiente. Usualmente cordero y vegetales eran cocinados en el caldo hirviendo. 
Finalmente, el origen de la conocida fondue de chocolate, es bastante menos casual, se dice que se originó en una conferencia de prensa en el año 1966 en Nueva York, donde un fabricante de chocolates Suizos en barra estaba demostrando cómo sus productos podían derretirse y servirse con trozos de fruta, bizcocho y galletas. Esta forma de preparación cautivó a la mayoría de restaurantes de Nueva York y pronto se extendió a Europa, sobre todo en los hoteles y resorts invernales.
En la actualidad la Fondue de chocolate es una de las más populares y reconocidas de todas las preparaciones.
Y ahora pasemos a explicar los detalles de la elaboración de una rica Fondue de carne
Ingredientes
  • 100-150 gr de solomillo por persona
  • Salsas variadas
  • Pimentón
  • Ajo
  • Orégano
  • Laurel
  • Aceite de oliva
Preparación
Primero vamos a preparar la carne cortando los trozos de solomillo en pequeños cubitos de 1 cm de lado para que al freírse en la fondue queden bien jugosos, para darle un toque de sabor dejamos en adobo durante unas horas con sal, pimienta, ajo, orégano y laurel.
Llenamos la cazuela de la fondue con aceite de oliva hasta la mitad de su capacidad y lo calentamos en el fuego de la cocina. Cuando esté ya caliente lo llevamos a la mesa colocando la cazuela sobre la llama de la fondue que se alimenta de alcohol de quemar.
Alrededor de la fondue colocamos unos cuenquitos con las salsas elegidas, en este caso elaboramos una salsa de queso azul, salsa tártara, salsa de mango y miel y mojo picón. Lo bueno de esta preparación es que se puede utilizar cualquier salsa como acompañamiento.
Ya sólo queda sentarse a la mesa, pinchar cada uno su trocito de carne e introducirlo en el aceite, dejar que se cocine al gusto y servir en el plato.
Esta elaboración debería ir siempre acompañada de una rica ensalada.
Con esto me despido hasta el próximo post :)

Realizado por Tamara Valencia Dueñas
COMPARTIR

0 comentarios :

Publicar un comentario