Dietas milagrosas - Aceite acalórico

Escrito por Nutrición a las seis el lunes, 9 de diciembre de 2013 | 6:00:00


¡¡Buenos días!! Un mes más llega a nuestro blog la sección de Dietas milagro, pero hoy no quiero hablaros de una de las numerosas dietas que existen, hoy os traigo aquí un producto del que hace tiempo he querido hablar y hasta hoy no he tenido la oportunidad.
Hará cosa de unos meses que, pasando por delante de una farmacia, pude ver un bonito cartel de publicidad que rezaba algo así como “Descubre el aceite (casi) sin calorías”, y como dicen los anuncios de la televisión, “en caso de duda consulte a su farmacéutico”, entré a la farmacia y pude ver el famoso aceite y su prospecto, no todos te dejan, pero es que mi farmacéutico es muy majo.
Ante mí tenía un aceite acalórico de la marca Ordesa, un aceite que aporta un 10% de las calorías de los aceites de mesa del mercado. ¿Publicidad engañosa tal vez? ¿Cómo podemos llamar aceite acalórico a algo que nos está aportando calorías? es algo que no entiendo, si aporta calorías ya no es acalórico ¿por qué se publicita de esta manera confundiendo al consumidor?; y por decirles, lo único acalórico que conozco es el agua.
Con el auge de las dietas tipo Dukan, este tipo de aceite se ha hecho de oro por su bajo valor calórico, se usa en dietas para disminuir de peso y en situaciones de estreñimiento debido a su composición, que conoceremos más adelante.
Pero realmente, ¿a qué nos enfrentamos? Son muchas las preguntas que me rondaban y a muchos de vosotros también os pueden rondar, las iremos descubriendo poco a poco.
¿Alimento o medicamento?
Aunque a simple vista podamos pensar en un aceite más que podemos usar en nuestro día a día, nos encontramos ante un medicamento y no un alimento por mucho que en su publicidad, y en la propia web (enlace), salga una aceitera causando confusión al consumidor que puede comparar con un alimento como el aceite de oliva, tanto por la aceitera como por su color amarillo. Además, goza de poder comprarse sin receta y con prospecto que podemos consultar en el vademécum.
Navegando por su web encontramos perlas como estas:

“DESCUENTA CALORÍAS CON EL ACEITE ACALÓRICO ORDESA”
Gracias a su origen vegetal y mineral, el Aceite Acalórico de Ordesa contiene un 90% menos de calorías que otros aceites vegetales. Además actúa como laxante facilitando el tránsito y la evacuación intestinal, por lo que es un complemento en dietas de adelgazamiento en personas con estreñimiento. Todo ello, conservando el “bouquet” de un buen aceite de mesa.
Añada una cucharada de Aceite Acalórico Ordesa en sus comidas y descubra lo fácil que es rebajar las calorías de su dieta de adelgazamiento sin notar la diferencia.
Cucharada de aceite:
  • Antes: 135 Kcal
  • Ahora: 13,5 Kcal

Medicamento sin receta.
Tratamiento coadyuvante en dietas de adelgazamiento.
Utilícese siempre en crudo.
Lea las instrucciones de este medicamento y consulte al farmacéutico.”
Según la ley que regula el uso de la publicidad en los medicamentos de uso humano (enlace), todo medicamento tiene unas prohibiciones recogidas en uno de sus artículos, como vemos a continuación:
Artículo 6. Prohibiciones.
1. La publicidad de un medicamento destinado al público no podrá incluir ningún elemento que:
g) Equiparse el medicamento a un producto alimenticio, un producto cosmético o cualquier otro producto de consumo.
Desconozco en qué piensan nuestras autoridades, pero por las frases que podemos ver en su web, publicidad, prospecto… presuntamente este punto no se llega a cumplir. No soy yo quien tiene que velar por el cumplimiento de las leyes, así que continuemos, pero quiero dejar constancia de este tipo de producto.
Ampliando las perlas que nos brinda el producto, en el prospecto se puede ver lo siguiente:
“DOSIFICACIÓN: Según criterio facultativo, Una cucharada sopera de aceite contiene 15 g de grasa. Una cucharada de ACEITE ACALÓRICO ORDESA contiene 1,5 g de grasa, lo que permite aliñar los alimentos generosamente.”
¿Esto quiere decir que puedo inundar el plato de aceite “acalórico” ya que casi no contiene grasas? Esto es un poco como los alimentos light, con eso de que tiene menos calorías tomo más, total… tiene menos calorías…
¿Cuál es su composición?
Antes pudimos leer que este medicamento tiene un origen vegetal y mineral, y están en lo cierto. Su composición se basa en una mezcla de aceite de oliva y aceite de parafina en la siguiente cantidad:
  • Aceite de oliva 10 ml
  • Sol. de Caroteno 0,066 gr
  • Aceite de parafina purísmo, c.s.p 100 ml
Pudiendo comprobar que el aceite de parafina es el mayoritario, pero ¿qué es el aceite de parafina?
Es un compuesto derivado del petróleo, incluido dentro de las naftas, que se obtiene por destilación del petróleo y posterior purificación. Existen diferentes tipos, que se clasifican en función de su viscosidad, en este caso se usa la parafina líquida. Se trata de un aceite mineral incoloro, inodoro e insípido, lo que le da color, olor y sabor al producto es el uso de esa pequeña proporción de aceite de oliva el cual APORTA CALORÍAS, de “acalórico” nada.
Tradicionalmente el aceite de parafina se ha usado como laxante, ya que pasa a través del tracto intestinal sin ser digerido, de manera que actúa como lubricante y reblandece las heces.
¿Es seguro?
Según el prospecto sí, siempre que se use en crudo, ya que si este aceite se calienta da lugar a productos tóxicos para el organismo.
Como efecto secundario nos informan sobre la acción laxante de la parafina, que en sobredosis puede producir diarrea y por consiguiente, perdida de electrolitos, calambres…. Pero en ningún momento se nos informa que debemos tener en cuenta que impide la absorción de vitaminas liposolubles y ácidos grasos esenciales, pudiendo producir carencias de dichos nutrientes. Además de incontinencia anal e irritación y prurito anal.
Si entra en los pulmones, puede producir neumonía lipoidea. Por eso se recomienda no administrar a personas propensas a sufrir aspiración pulmonar durante la ingestión, tales como ancianos, inválidos, personas con disfagia y niños de corta edad.
En ancianos, niños, inmunodeprimidos o personas con mayores requerimientos como mujeres embarazadas o lactantes, no es recomendable el uso de este producto.
Su consumo diario debería ser, según el Comité Mixto FAO/OMS de Expertos en Aditivos Alimentarios, de 20 mg/kg de peso corporal/día para el aceite de parafina, lo que supone un consumo diario de 1,4 gr de aceite para una persona de 70 kg de peso (más o menos la décima parte de una cuchara sopera). ¿Dónde queda eso de usarlo generosamente?
En resumen, y sobre todo en mi opinión, no haría uso de este tipo de medicamentos. La grasa es necesaria por sus múltiples funciones, y el cuerpo también necesita de grasa para su correcto funcionamiento, este tipo de productos intenta apartar el aceite de oliva en las dietas, y no debe ser así. Es cierto que el aceite aporta calorías, pero también nos aporta muchos elementos esenciales para que nuestro cuerpo funcione bien.
Con esto me despido, esperando que hayáis conocido un poco más este producto, o mejor dicho, medicamento, que ha caído hoy en nuestra sección de dietas milagro. Esperando vuestras opiniones sobre el mismo, y si de verdad, ¿lo utilizaríais?
¡¡Un saludo!!
Realizado por Jorge Ibarra Morato
Fuentes
Conocimientos propios.

COMPARTIR

0 comentarios :

Publicar un comentario